Grandes compositores que no se atrevieron a cantar

Leiber y Stoller crearon algunos de los primeros clásicos del rock%2c como el %27Hound dog%27%2c que escribieron en veinte minutos%2c pero ellos nunca los cantaron.jpg

Leiber y Stoller crearon algunos de los primeros clásicos del rock, como el ‘Hound dog’ que escribieron en veinte minutos, pero ellos nunca los cantaron. 

Por CARLOS DEL RIEGO

Fácil es para el aficionado enumerar a los mejores compositores del rock, la mayoría de los cuales son más famosos como cantantes. Pero también hay autores de éxito mundial que, por lo que sea, nunca se pusieron ante el micrófono.

Una de las características del rock & roll, la cual se ha venido consolidando con el tiempo, es que la mayoría de los grupos adscritos al género cantan sus propias canciones, es decir, cada uno compone y escribe aquello que quiere comunicar e interpretar; y aunque es habitual recrear ocasionalmente piezas de otros, ser el autor de casi todos los títulos que se graban y tocan en vivo es algo que siempre ha dado mucho prestigio, mucha credibilidad. Por tanto, en el barrio del rock, lo más normal es que el grupo o el solista construya su personalidad artística ideando todo lo que luego ofrece (lógicamente, hay excepciones).

Pero tampoco es una rareza la figura del compositor o equipo de compositores que, por la razón que sea, se limita a eso, a engendrar una melodía y adecuar a ella las palabras (o al revés), nada más; o sea, su intención es entregar la obra a otros para que la defiendan ante el público, la hagan famosa y la vendan por todo el mundo. Algunos de esos creadores de magia (como bien puede llamarse a quien crea una obra de arte) han conseguido que sus nombres sean reconocidos gracias a títulos eternos que, curiosamente, ellos jamás han interpretado en un escenario. El caso es que esos que diseñan partituras para que otros se luzcan han de tener sobradas aptitudes musicales, pero por no tener voz apropiada, por la presencia física o incluso por timidez, deciden quedarse siempre en un segundo o tercer plano. En todo caso, algunos de los nombres de creadores de éxitos que jamás los cantaron merecen permanecer en la memoria de todos los amantes del rock & roll.

Un caso que resulta muy explicativo es el del trío Holland-Dozier-Holland, responsables de más de dos docenas de éxitos mundiales. Los tres habían probado como cantantes, pero la cosa no les convenció, e incluso uno de ellos, Eddie Holland (hermano de Brian), se ponía terriblemente nervioso en el escenario (miedo escénico), por lo que pronto se dieron cuenta de que lo suyo era componer y dejar que otros y otras con más tirón comercial dieran la cara. Así, desde 1963, este prodigioso trío de compositores se sacaron de la manga auténticos pelotazos discográficos que aun hoy mantienen la gracia y siguen siendo reconocidos. Eso sí, ellos jamás se pusieron ante el micro, dejando tan comprometida tarea a Martha & The Vandelas, The Supremes, Four Tops o el mismísimo Marvin Gaye, que no tuvieron problemas para colocar piezas como ‘Heat wave’, ‘Reach out (I´ll be there)’, ‘Can I get a witness’, ‘You can´t hurry love’ o ‘You keep me hangin´ on’ en lo más alto de las listas de todo el mundo; y eso  sucede una y otra vez con esas canciones independientemente quien las cante, pues las partituras de H-D-H han conocido infinitas versiones desde su estreno…, pero ninguna cantada por ellos.

Al dúo Leiber y Stoller se deben algunos de los más emblemáticos clásicos del primer rock & roll; Jerry (el primero) siempre se encargaba de la letra y Mike de la música; éste tocaba en un grupo y aquel era un vendedor. Apasionados por la música negra, en 1953 alguien les dijo que necesitaba una canción para cierta artista, así que se pusieron manos a la obra y en menos de veinte minutos (afirma la leyenda) se habían inventado el ‘Hound dog’, que en poco tiempo recorrió Usa (y el planeta) en la voz de un tal Elvis Presley; no era su primera composición, pues  el año anterior ya habían hecho ‘Kansas city’ aunque ninguno había cumplido los veinte. Debieron pensar “vaya, esto se nos da bien”, ya que a partir de ese momento empezaron a idear títulos que, invariablemente, daban la vuelta al mundo fuera quien fuese el intérprete. ¿Quién no ha escuchado miles de veces el ‘Jaihouse rock (el ‘Rock de la cárcel’)?, e igualmente ‘King creole’, ‘Poison Ivy’, ‘Stand by me’…, temas que ha sido grabado cientos y cientos de veces por otros tantos artistas (desde Beatles hasta Johnny Cash) a lo largo de las décadas. Pero ellos jamás vieron un disco con sus caras en la portada.

Whitfield & Strong ya se dedicaban a la música cuando se conocieron y empezaron a trabajar juntos. De su colaboración surgió la chispa para idear auténticos emblemas de la música negra como la innovadora ‘Papa was a rolling stone’ o la fabulosa ‘Ball of confusson’, la pacifista ‘War’, ‘Funky music’, ‘I heard it throu the grapevine’… Además, Norman Whitfield escribió no pocas con otros autores, como el arriba mencionado Eddy Holland, mientras que Barret Strong sí que hizo carrera como cantante, aunque su fama y mérito están limitados a su cooperación con Whitfield, pues cuando se habla de soul o funk, la presencia de este dúo es obligada.

Chinn & Chapman condujeron a grupos de los setenta como The Sweet o Suzi Quatro a la cima de las listas mundiales con éxitos construidos a base de melodías fáciles y estribillos muy pegadizos, arreglos atrevidos y, generalmente, ritmos vivarachos; a ellos se deben imprescindibles del glam rock como ‘Ballroom blitz’, ‘Can the can’, ’48 crash’ o ‘Living next door to Alice’. ¡Cuánto sonaron aquellas canciones!

También merecen ser recordados Bryant & Bryant (Felice y Boudleaux, esposa y esposo), que hicieron grandes a los Everly Brothers fabricándoles éxitos como ‘Bye bye love’, ‘All I have to do is dream’ o ‘Wake up little Susie’, canciones dotadas de melodías y armonías que han recorrido el tiempo sin perder frescura; también escribieron para otros como Roy Orbison (‘Love hurts’), y su encanto sedujo a otros grandes del negocio como Bob Dylan o Ray Charles. Es preciso mencionar a Pomus & Schuman (Doc y Mort), que regalaron temas tan evocadores como ‘Viva Las Vegas’ o la deliciosa ‘Save the last dance for me’. Y ¿alguien recuerda a Stock Aitken Waterman, tan típicos de los ochenta?

Creaban magia, pero no sabían o no se atrevieron a presentarla ellos mismos.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: