Muertes sospechosas en el mundo del rock

Brian Jones.

Por CARLOS DEL RIEGO

Si la muerte prematura y repentina de un amigo, hijo o familiar cercano ya resulta dolorosa, cuando no quedan claras las circunstancias surge una inquietud, un recelo que no permite pasar página. Varias veces se ha dado esta situación con músicos de rock.

A veces el palo de la muerte de alguien cercano viene acompañado del recargo de la sospecha. De este modo, cuando la desgracia no tiene una explicación clara y convincente, cuando a los informes oficiales les faltan respuestas, los allegados del finado han de vivir con un insoportable y permanente resquemor, una incertidumbre que pone al pensamiento a dar vueltas, una y otra vez, en torno a lo que pudo ocurrir, a lo que le pasó a él o ella aquel día fatídico. Esto ha sucedido a varios músicos de rock.

Una de las muertes más dudosas de la historia del rock es la que protagonizó, seguro que de modo indeseado, el fundador de los Rolling Stones, Brian Jones. La cosa empieza cuando en 1969 sus compañeros del grupo lo ponen de patitas en la calle. Y termina unas semanas después al ser descubierto su cadáver flotando en la piscina de su casa. La noche de autos la pasó con su novia Anna y otra pareja (Frank y Janet) en casa. Luego hay varias versiones. La amiga que lo encontró, Janet, dijo en principio que debió lanzarse a la piscina puesto de drogas hasta las cejas y…; después añadió que Jones y su amigo se pusieron a jugar como tontos en el agua a medianoche y, eso sí, después de doparse abundantemente; y más tarde explicó que, en realidad, ella vio antes a Frank con muy mala cara y temblando y, después, el cadáver flotante de Jones. Posteriormente, la novia del músico, Anna Wohlin, afirmó estar convencida de que Frank debió matar a Brian involuntariamente mientras jugaban en el agua. La cosa se complica cuando un especialista publica que, en su lecho de muerte, Frank confesó el crimen a un chófer de grupos de rock. Y para rematar el puzle, un investigador acusó de la muerte de Brian Jones a dicho chófer. Una cosa más, al parecer, la autopsia reveló que las cantidades de alcohol y drogas halladas en el cuerpo del finado no eran tan elevadas como declararon los testigos. No cabe duda, es una muerte sospechosa.

Todo conocedor de este gremio sabe que Jim Morrison llegó a su fin en 1971 en París, y también que nunca hubo una explicación definitiva. De entrada, el cantante murió el 3 de julio y su representante lo comunicó días después; de hecho, hubo periodistas que, en ese intervalo, escucharon rumores y preguntaron, pero les dijeron que Jim tenía un problemilla de salud, que estaba descansando y no se le podía molestar. El certificado de defunción infirmó que había sufrido un ataque al corazón, aunque no se realizó autopsia. Su esposa, Pam, declaró que lo vio toser y escupir sangre mientras se daba un baño; sin embargo, Morrison no había presentado ningún síntoma, al contrario, parecía sano los días anteriores, y además, la mujer dijo no haber estado presente en el momento de la muerte. Luego, un fotógrafo contó que el representante le había confesado que el solista de Doors esnifó gran cantidad de heroína creyendo que era coca. Lo último que se ha dicho sobre el asunto es lo que declaró la cantante Marianne Faithful (relacionada con varias estrellas del rock), la cual afirmó que uno de sus antiguos novios le había pasado a Jim Morrison ‘caballo’ casi puro, casi sin cortar… Y otra vez no se practicó autopsia, por lo que no hay certeza para este ‘The end’.

Más interrogantes plantea el caso de Richey Edwards, guitarrista y letrista de Manic Street Preachers. Sus antecedentes muestran depresión y tendencia a la autolesión. Un día de febrero de 1995 desapareció de un hotel. Sin más. Menos de un mes después la policía encontró su coche en un puente utilizado por los suicidas, pero no su cuerpo. Trece años después, ante la falta total de pistas, se le dio oficialmente por muerto. Pero él había dicho varias veces que nunca había pensado en suicidarse, además, no se tiene conocimiento de intentos anteriores (algo muy habitual en casos de suicidio); asimismo, días antes retiró importantes sumas de dinero de sus cuentas; también se ha sabido que el coche ya estaba donde fue encontrado unas doce horas antes de lo que se pensaba, detalle que plantea más cuestiones insolubles, de momento. Son ya 23 años de dudas.

Otra desaparición enigmática es la de Phillip Taylor Kramer, bajo, teclados y voz de Iron Butterfly (los de ‘In a gadda da vida’) de 1974 a 1977. Al deshacerse el grupo Kramer estudió Ingeniería Aerospacial y entró en el Departamento de Defensa de Usa, ideó un sistema de guiado de misiles, creó una empresa de investigación tecnológica, desarrolló técnicas de compresión de datos e investigó la fibra óptica; es más, tras su muerte se supo que trabajaba en un sistema de reconocimiento facial y en el ordenador cuántico. Era lo que se dice un genio de la ciencia. Con su empresa en bancarrota acudió a una cita con un posible financiero en el aeropuerto de Los Ángeles en febrero de 1995. Entonces, la policía recibió una llamada suya en la que afirmaba su intención de suicidarse, y sólo añadió que OJ Simpson era inocente (??). Su empresa estaba casi en quiebra, sí, pero nunca había mostrado síntomas de desequilibrio, no trasegaba de nada y estaba enamorado de su familia. Se especuló que había intereses en callarlo y que por ello fue secuestrado; se dijo que su desaparición era cuestión de seguridad nacional… En 1999 sus huesos fueron descubiertos dentro de su camioneta en el fondo de un cañón en California. El informe oficial determinó el suicidio, pero su padre gritó a los cuatro vientos que el músico-científico le había dicho varias veces que se sentía acosado y que aunque lo dijeran, jamás se quitaría la vida… ¿Hay para sospechar? Phillip Taylor Kramer, en fin, merece recuerdo y reconocimiento.

Otro ‘suicidio’ sospechoso es el de Bobby Fuller, que logró el éxito en 1966 con su versión del ‘I fought the law’. Pocos meses después fue hallado muerto en el coche de su madre frente a la casa de ésta; tenía en la mano una goma conectada a un bidón de gasolina (¿), estaba empapado en ésta, presentaba magulladuras y tenía sangre por la ropa; se determinó accidente o suicidio y que llevaba muchas horas muerto. Tenía 23 años, ¿por qué se podría suicidar un joven al que la vida sonreía? Se habló de mafiosos y de oscuros intereses. En todo caso, es otra muerte sin aclarar. Ah, por uno u otro lado Fuller estaba relacionado con Buddy Holly y Richie Valens

Muchas cosas raras y de imposible explicación. No hay pistas ni sospechosos.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: