Grandes canciones con letras inquietantes

Pink Floyd hizo muchas canciones con contenido inquietante%2c entre ellas el %27Cuidado con ese hacha%2c Eugene%27%2c en la que Water emites unos alaridos escalofriantes.jpg

Pink Floyd hizo muchas canciones con contenido inquietante, entre ellas el ‘Cuidado con ese hacha Eugene’, en la que Water emite unos alaridos escalofriantes. 

Por CARLOS DEL RIEGO

Noticias e informaciones que causan inquietud y preocupación saltan todos los días a los titulares de los medios de información. Narran crímenes, accidentes, agresiones, acosos, desgracias…, y suelen causar alarma y desazón por más que el lector esté acostumbrado. En el mundillo del rock & roll son muy abundantes las canciones con textos perturbadores, e incluso muchas de ellas han logrado enormes éxitos a pesar de que sus letras resultan desagradables.

Muy raro es el día en que el ciudadano no es bombardeado con imágenes de las  desgracias que sufren sus prójimos. Por ello, porque esas calamidades que intranquilizan son cosa cotidiana, no es de extrañar que el rock & roll haya prestado atención especial y haya dedicado a las inquietudes que afectan a la persona muchas canciones, algunas de las cuales son ya auténticos clásicos aún cuando lo que cuentan resulta molesto, irritante, odioso.

Una canción que casi todo el mundo ha escuchado y tarareado es ‘Luka’ (1987), el gran éxito de la californiana Suzanne Vega. El tema narra un caso de abuso y maltrato infantil, algo verdaderamente escaso en el departamento del rock. Lo curioso es que la melodía es tremendamente pegadiza y no da sensación de tristeza…, hasta que se conoce la letra (“te pegan hasta que lloras”). Se produce el contraste entre el ambiente imperante y lo desagradable del texto; la propia artista contó: “Es una canción que habla del abuso que sufren muchos niños y, por lo tanto, afecta de modo diferente a las personas, algo que no sucede con, por ejemplo, una canción de amor”. La pieza mantiene el tipo a pesar de los años y también su capacidad para conmover. Desgraciadamente no habla de algo extraño o de otro tiempo.

Terriblemente desasosegante es el contenido de ‘One’ (1989) de Metallica. Esa letra surge de la novela de Dalton Trumbo ‘Johnny cogió su fusil’ (tan terrible como la película que sobre ella se hizo). Cuenta los pensamientos de un soldado que pierde en la guerra sus brazos y piernas, sus ojos, nariz, boca y oídos. Al despertar cree estar en un sueño, pero pronto entiende lo que pasa y le invade la desesperación. Los versos resultan espeluznantes: “Aguanto el aliento deseando la muerte (…) la oscuridad me aprisiona (…) no puedo vivir, no puedo morir. Atrapado en mi mismo, el cuerpo es mi prisión”. Es una gran canción (con ese vertiginoso solo de guitarra) pero si se interioriza la letra produce un insoportable mal rollo.

Otro título con letra sobrecogedora es el ‘Carefull with tha axe, Eugene’ (1968), o sea, ‘Cuidado con el hacha, Eugene’, de Pink Floyd. La atmósfera, en general, tiene mucho de un sicodélico ‘mal viaje’. El tono suave y etéreo del comienzo va tomando cuerpo hasta desembocar en un caos sonoro coronado por unos alaridos escalofriantes de terror, de dolor (los pone Roger Waters)…, para luego regresar a una calma que, no obstante, sugiere que algo terrible le ha ocurrido a Eugene al manejar el hacha…

The Beatles también supieron hacer canciones con mensajes nada tranquilizadores. Por ejemplo el ‘She’s leavin home’, que habla de una chica que desapareció de casa sin más, causando tremendo dolor a sus padres. También puede ser inquietante el ‘Revolution 9’ del ‘Álbum blanco’, que parece surgir de una paranoia lisérgica y que, seguro, sin la indeseable Ono su espacio en el disco hubiera sido utilizado para algo muchísimo mejor. Pero tal vez sea ‘Maxwell silver hammer’ (El martillo de plata de Maxwell), de 1969, la que produzca más inquietud; y es que, encajada en una melodía más bien divertida y un ambiente festivo, la letra es cruel, sádica, ya que refiere la historia de un desalmado que liquida a la gente con su martillo de plata. Hasta para hablar de temas desagradables lo hacían con enorme estilo y talento.

Evidentemente, Rolling Stones no dejaron de escribir sobre asuntos escabrosos, al revés, casi podía decirse que era una de sus especialidades. Así, su fantástico álbum ‘Sticky fingers’ (1971) incluye el ‘Brown sugar’, uno de los mejores y más emblemáticos rythm & blues; sin embargo el texto haba de sexo duro y violento, de drogas, de esclavitud, de maltrato…, hasta el punto de que su autor, Mick Jagger, reconoció a finales del siglo XX que “nunca se me hubiera ocurrido escribir esta canción hoy, seguro que me la hubieran censurado, aunque yo mismo me hubiera censurado. Ahora me sería imposible escribir algo parecido”. A primera vista va de un blanco que mantiene relaciones con una mujer negra, pero el hombre es el amo, ella la esclava y la relación es violación. Claro que también hay quien afirma que todo es una metáfora del dominio que ejerce la droga sobre el adicto. Se mire como se mire, el tema no es tan ligero como se piensa.

De todo aficionado es conocido el contenido del ‘Every breath you take’ (1983) de Police. Hasta no hace mucho se tenía por una canción de amor inocente en la que el enamorado le dice a ella lo que siente cada vez que respira, cada vez que se mueve…; sin embargo, el verso con que concluye el supuesto halago es de lo más alarmante, pues viene a señalar que ‘hagas lo que hagas yo te estaré observando’; en otras palabras, puro acoso. El autor, Sting, desveló cuál era su intención, la cual poco tenia de complaciente: “es una canción siniestra”; además, también desveló que no sólo se refiere al tiparraco que espía todo lo que hace la chica, sino que trataba de denunciar a los gobiernos, siempre intentando averiguar lo que hacen y dicen los ciudadanos. Hay que imaginarse a un tipo que continuamente dice: ‘sé qué haces, se dónde estás, te vigilo constantemente’. Es para preocuparse, ¿verdad?

No es que fuera lo que se dice un gran éxito, de hecho ni siquiera es un título popular, pero el ‘Frankie teardrop’ (1977) de los estadounidenses Suicide es de lo más siniestro y atemorizador. En realidad no hay mucha música, sólo un ruido obsesivo, una voz temblorosa y, repentinamente, unos alaridos que ponen los pelos de punta. La cosa va de un tipo que pierde el trabajo y que, como no puede alimentar a su familia, los mata a todos y luego a sí mismo (terrible, real y frecuente suceso). Pero luego el tal Frankie aparece en el infierno, donde su principal tormento es la desesperación. Más mal rollo. .

Claro que para repertorio tremendista, turbador y preocupante, el de Joy Division, la mayoría de cuyas letras (firmadas por el suicida Ian Curtis) sólo contienen ideas tétricas, pesimistas, desesperadas. Una de sus piezas más conocidas es la póstuma ‘Love will tea rus apart’ (1980), que viene a ser ‘El amor nos desgarrará’, una terrible y fatal previsión que escribió pensando en su matrimonio roto. El tono depresivo y tenebroso se palpa desde la primera nota…, como casi todo lo publicado por Joy Division.

Sí, el rock ha reflexionado mucho acerca de lo que inquieta a la persona.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: