Envío 34 (en un sueño, globalización, encadenadas, arte negra…)

Fotografía: K&M

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ

Era una mujer con ropas de hombre, forzuda, solitaria. Vivió durante años en una tienda tendida bajo un árbol seco, una gran palera sobreviviente en el último prado de un polígono de la ciudad. Aquel espacio y su habitación eran muy visibles, todos podían ver su imagen de abandono y de independencia. Árbol y mujer fueron desarraigados con mala intención, quizás se encargaron de ello los jardineros municipales. El prado está esperando a la inmobiliaria.
Cuando los extrarradios eran más libres, hubo otros tarzanes y tarzanas. Y en los médanos que tenían fama infantil de ser arenas movedizas tuvo su casa el fakir Majataba, comedor de bombillas. 

En un sueño me cruzo con figuras que son proyecciones de luz vacía; es luz vacía lo que miro, escribí una vez. Como aquellos hombres huecos del poeta Eliot, como aquel Licenciado Vidriera. Hay días en que también las veo por las calles. 

Globalización:
Primero, una pintada: NO MÁS GALLEGOS. Incomprensible, ¿a qué se refiere?, ¿qué le han hecho los gallegos?
Después, en un bar la tele da el parte meteorológico: Lluvias en Islandia. ¿A quién de aquí le importa si va a llover o no en Islandia? Si aún fueran torrenciales…

Una señora a otra, mientras van caminando juntas. “Mi sobrina está en China”
¡Qué verso tan apreciable! Y además debe ser verdadero. Poesía y verdad, como pedía Goethe.

Los ancestros por la calle. Estoy en un bar con un amigo que me saca veintitantos años. Entra un joven africano, lleva colgada una gran ristra de monitos de peluche, se me debió iluminar la cara al verlo. A él también y con simpatía nos reconoció: Tú eres como mi abuelo, tú como mi padre. Y nos regaló una pulsera a cada uno. No quiso aceptar dinero, son mis regalos para vosotros. 

La anciana en el bar que veo hablando sola y en voz alta, ¡y lo primero que se me ocurre es que está hablando por el móvil! En unos pocos años se han invertido las situaciones; antes hablar solo y en voz alta eran señales de locura, tardé algún tiempo en distinguir a los perturbados de los usuarios de móviles. Y ahora veo a esa anciana, con todo el aspecto de estar demente, las ropas de colorines, agitada, dando vueltas por el bar, la escucho hablar, aunque no entienda lo que dice y en vez de componer la imagen de la demencia, pienso en el móvil. La última tecnología, las más poderosa, adueñándose de todos los espacios y todos los individuos del planeta.

Las ráfagas:
Escucho una pregunta: ¿Es propenso al lumbago? Sí, responde la otra. Pues entonces, ya está, concluye la primera.
En la parada del autobús baja una madre y su niña, la madre la riñe con severidad; la niña, entretanto, baila.
Otra mañana, de pronto, el autobús está lleno de risas sueltas.
Subiendo una escalera, para salvar el nivel de dos calles, la pareja que me precede: aquí siempre me huele a anís, dice ella, deben estar haciendo rosquillas; a Marie Brizard, precisa.
La tienda de bolsos y maletas. Las maletas están en la acera atadas con grandes cadenas. De imagen a símbolo: el viaje retenido, la aporía del viaje. Las maletas prisioneras.
Alguien en el autobús ha traído con él o con ella un olor a azúcar quemada, olor a flan que se expandió, un suspiro de olor que pronto se desvanecería.

Dos mariquitas de Dios iban emparejadas, como marido y mujer antiguos, una delante, la otra detrás, en línea, con una dirección fija. Al sentir la presencia del Coloso de Rodas, se quedan clavadas en su sitio, el tiempo que haga falta. El Coloso era yo. 

Entro en un Día y pregunto al chico que atiende: ¿Tienen mayonesa Musa? Él me mira con cara de susto y me pregunta: Pero, ¿cuánta quiere? Me ha tomado por andaluz. Musha. 

Unas amigas mirando un escaparate: Eso ya es invierno, dice una de ellas al fijarse en las nuevas prendas expuestas. Sí, aquí está ya anunciado el invierno, en ese escaparate.

“Arte negra: mirar sin ser visto a quien nos mira mirar”.
Blanca Varela

 

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: