Envío 37: escenas del desarraigo y del consuelo

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ.— Un nuevo envío del poeta y músico leonés Ildefonso Rodríguez, quien en esta ocasión reflexiona sobre la puesta en escena por la compañía El Mayal de la obra de teatro “Aquí en la tierra”, pero también sobre el libro de poemas “Vida en la reserva”, ambos de Víctor M. Díez, ambos publicados en el volumen “Valle durmiente” (Marciano Sonoro Ediciones)…

Envío 36 (paisajes abolidos, corazonada, con José-Miguel Ullán…)

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ.— Este nuevo envío del poeta y músico leonés Ildefonso Rodríguez, dentro de su sección “Despierto y por la calle”, está dedicado al poeta y artista José-Miguel Ullán (Villarino de los Aires, Salamanca, 1944 – Madrid, 2009), protagonista, hace solo unos días, de unas jornadas de homenaje en La Casa Encendida (Madrid), con motivo del décimo aniversario de su fallecimiento.

Envío 32 (danzantes, Bar Benito, cuerpo transparente…)

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ.— En esta nueva entrega de su peculiar álbum de la ciudad, el músico y poeta leonés posa su mirada en el espectáculo titulado ‘Contradanza para un cuerpo transparente’ que el poeta Víctor M. Díez, el bailarín Ángel Zotes y el músico Rodrigo Martínez dedicaron a la casi desconocida obra poética del autor rumano Max Blecher el pasado 5 de mayo, en la centenaria taberna Casa Benito (León), dentro del programa Le Pasquín Poético. Las fotos son de Vicente García.

© Fotografía: Miriam Vega.

Envío 24 (balanzas, mirar, Mallarmé…)

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ.— “A las puertas de la Casa del Libro, hay un tipo sentado en el suelo, sobre una manta, con un cartel TE REGALO MI POESÍA. Tiene delante una libreta con la hoja en blanco (“que su blancura defiende”, escribió Mallarmé), el boli en alto, la mirada abstraída, atisbando la inspiración…” / Con ilustración de MIRIAM VEGA.

Envío 23 (Mussi, Hula Hula, Benjamin…)

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ.— “Cruzando la pasarela del río, la pasarela ya para siempre de la memoria sangrienta (por la que tanto suspiraba mi madre entonces, para ir a León, evitando el temible puente de San Marcos, estrecho, ventoso, con camiones) oigo a unas mujeres hablando. Pillo una frase, sólo una: Allí ingresada, con tantas gomas…”