El CLA revisa la obra del artista húngaro Nicolás Muller, pionero de la fotografía documental

 

Nicolás Muller

Por CAMINO SAYAGO

Hasta el próximo 29 de enero el Centro Leonés de Arte (CLA) acoge una exposición sobre el húngaro Nicolás Muller, un artista de gran prestigio en el ámbito de la fotografía documental de la mitad del siglo XX y miembro de una destacada generación de fotógrafos, compatriotas y coetáneos, como Brassaï, Robert Cappa y André Kertész. La muestra reúne 76 fotografías originales, positivadas por el propio artista y propiedad de su hija Ana Muller, realizadas entre 1934 y 1960.

Comisariada por el fotógrafo leonés José Ferrero Villares  y Ana Muller (hija de Nicolas y fotógrafa), y coordinada por Luis García Martínez, el Centro Leonés de Arte trata de complementar con esta muestra las grandes exposiciones que sobre Nicolás Muller se han realizado en otras importantes instituciones y museos, basadas en nuevas copias impresas por Castro Prieto a partir del escaneado de los negativos, actualmente pertenecientes al Archivo Regional de la Comunidad de Madrid.

Nicolás Muller (1913, Orosháza), se doctoró en 1935 en derecho y ciencias políticas en la Universidad Francisco José de Szeged (Hungría). Pero su interés por la fotografía se habría despertado en él ya a los 13 años, cuando le regalaron su primera cámara. En ese momento comenzó su vinculación con el medio fotográfico que no abandonó hasta su muerte.

La cronología existencial y profesional del artista comienza en 1938 cuando deja atrás Budapest huyendo de los nazis y emprende un periplo en el que se forja como reportero y en el que experimenta con la mueva fotografía. El viaje le conduce primero a Italia, para continuar por Francia y Marruecos, hasta que en 1948 desembarca en España. Aquí se estableció y obtuvo la nacionalidad española en los sesenta. Vivió primero en Madrid y por su estudio pasaron los grandes intelectuales de la cultura española de la época y posteriormente en la localidad asturiana de Andrín, cercana a Llanes, donde falleció el 3 de enero del 2000. Tuvo una vida intensa en la que fue testigo de algunos de los momentos más determinantes de la historia del siglo XX y de los que ha dejado un testimonio gráfico comparable y a la altura de los mejores fotógrafos de su tiempo. De hecho, hasta su muerte siguió realizando exposiciones de fotografía.

Además de sus colaboraciones en revistas y como retratista de personalidades, Muller destaca por las fotografías que realiza en sus viajes por España, que constituyen un auténtico testimonio visual del país desde la posguerra hasta el desarrollismo de principios de los setenta, y publicadas en libros en colaboración con Azorín, Dionisio Ridruejo, Fernando Quiñones, Sainz de Robles, Caro Baroja y Manolo Arce.

‘Nicolás Muller fotografías originales 1934-1960’

Esta muestra recorre casi tres décadas de su trabajo a través de 76 fotografías originales de diferentes formatos pertenecientes al archivo de su hija Ana Muller, e ilustran magistralmente su proceso creativo y vital que junto con el de los fotógrafos Brassaï pseudónimo de Gyula Halász (1899 – 1984), Robert Capa, seudónimo de Endre Ernő Friedmann (Budapest, Hungría, 22 de octubre de 1913-Thai Binh, Vietnam, 25 de mayo de 1954) y André Kertész (Budapest, Hungría, 2 de julio de 1894 – Nueva York, Estados Unidos, 28 de septiembre de 1985), supuso una gran aportación documental y artística a la fotografía de la mitad del siglo XX.

Las fotografías expuestas, realizadas entre 1934 y 1960, corresponden a diferentes etapas de la trayectoria del fotógrafo. Una primera época documental en Hungría (1934-1937), muy influenciada por la Bauhaus y el Constructivismo soviético en la que trabajó como fotoreportero en la agencia internacional PhotoService, muy relacionada con el Ostërreichische Woche, órgano oficial del gobierno de Viena.

Le siguen las instantáneas pertenecientes al tránsito puntual que le llevo por distintas ciudades de Italia (1938) y el encuentro con el centro cultural del momento en París, un periodo en el que realiza fotografías de diferentes ciudades de Francia, como Marsella (1938-1939) y en el que entra en contacto con el ambiente cultural y artístico del momento, conociendo a personalidades como los fotógrafos Brassaï, Robert Capa o André Kertész, o a artistas como Pablo Picasso.

También se refleja la etapa correspondiente a su corto paso por Portugal que coincide con la huida de los nazis y que le lleva a atravesar España en 1939, para realizar un reportaje en el país luso para la revista France Magazine; y la de su estancia en Marruecos, en la ciudad de Tánger (1939-1947) donde reside durante nueve años; y por fin un último periodo en España con estudio en Madrid (1948-1960).

Además de este recorrido por su obra la exposición también incorpora una escultura busto de Nicolas Muller realizada por el escultor Pablo Serrano, así como un retrato pictórico de autor desconocido.

 

Tánger-Madrid

En estas dos ciudades, la magrebí y la española, se cierran las dos últimas etapas creativas de Nicolás Muller. En Tánger contactó con la amplia comunidad judía que había huido del nazismo y tuvo una gran actividad: trabajó en su propio estudio de fotografía y colaboró con diferentes revistas y periódicos. Allí conoció al asturiano Fernando Vela, secretario de José Ortega y Gasset, y gracias a él expuso en Madrid sus trabajos para el Protectorado Español de Marruecos y entra en contacto con la Revista de Occidente. Sin embargo sería otra revista, Mundo Hispánico, la que le organiza una exposición de 54 fotografías en la que ya aparecen numerosos retratos de los intelectuales españoles a los que había fotografiado meses antes: Ortega y Gasset, Azorín, Marañón, Camilo José Cela, Graciela Chacón, Fernando Vela…

A partir de entonces, terminada la Segunda Guerra Mundial y establecida su vida en Madrid, comienza a ganar popularidad y renombre, montando su propio estudio. Más tarde descubre Asturias de la mano, otra vez, de Fernando Vela, y se construye una casa en 1968 en Andrín, a dónde se traslada definitivamente en 1981, con 68 años.

Nicolás Muller

Acerca de Camino Sayago

Periodista leonesa

Un Comentario

  1. Muy lindo el sitio! A mi también me agrada el tema de fotografia documental!! Muy interesante!!!!!!!

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: