El rock se burla de la política y los políticos

El cerdo de Pink Floyd ha dado para muchas chanzas.jpg

El cerdo de Pink Floyd ha dado para muchas chanzas. 

Por CARLOS DEL RIEGO

La política y los políticos han sido siempre objetivo fácil de chanzas, parodias y sarcasmos, y todo indica que así seguirá siendo en el futuro, pues estas criaturas no necesitan ayuda para ser motivo de risa. El rock & roll se ha ocupado bastante de los que están al mando, casi siempre en términos (merecidamente)  despectivos o insultantes, aunque también ha tenido tiempo de burlarse de ellos.

No hay más que echar un vistazo a los mandamases que ocupan las poltronas de medio mundo para concluir que inevitablemente tienden a la memez…, si no son ya auténticos zoquetes. Es decir, se trata de gente fácil de ridiculizar, y eso es precisamente lo que han hecho algunos músicos de rock, que han conseguido reírse de ellos utilizando excelentes melodías.

En 1977 Pink Floyd publicó su álbum ‘Animals’, cuya temática está basada en ‘Rebelión en la granja’, de George Orwell. Uno de sus temas es ‘Pigs (3 different ones). Inicialmente, Roger Waters (ideólogo del álbum) escribió esto sobre una mujer, Mary Whitehouse, que encabezaba una especie de movimiento puritano que exigía desterrar el sexo de la televisión. Waters, indignado, pensó que la tal no tenía derecho a decidir por los demás, ni tampoco a imponerles lo que tienen que ver y lo que no “:.. interfería en la vida de todos (…) trataba de que la sociedad inglesa volviera a la época victoriana”, explicó el bajista del grupo. El caso es que, como en el libro de Orwell, en el ‘Animals’ la gente se divide en perros, ovejas y cerdos, siendo los cerdos los que se creen autoridades morales legitimadas para imponer sus ideas a los demás, o sea, como esta mojigata señora (o sea, como el propio Waters cuando les señala a sus colegas dónde no deben actuar). Pero lo mejor es que en USA (donde no se tenía idea de la puritana) siempre se pensó que lo de cerdo iba para el presidente: “Todos asumieron allí que era una burla al presidente, a Washington, a la Casa Blanca”. Hoy, cuando Waters actúa en USA, aprovecha esta canción para mostrar imágenes de Trump asociadas al cerdo, e incluso suele proyectar en pantalla “Trump es el cerdo”. No, no es muy sutil en sus mofas.

Directamente contra los presidentes de USA y URSS (entonces en plena guerra fría) es el trepidante ‘Two tribes’ (1984) de Frankie Goes To Hollywood. La letra es de Holly Johnson, que dijo haberse inspirado  en la (presunta) creencia del presidente Ronald Reagan de que Cristo volvería después de una guerra nuclear (puede parecer disparatado, pero Reagan era así). Las “dos tribus que van a la guerra” son Estados Unidos y la Unión Soviética, aunque el tema también habla de intereses económicos, de petróleo, del horror como nueva forma de entretenimiento. Pero la burla más evidente está en el magnífico vídeo de la canción, en el que dobles de Reagan y Chernenko combaten en el ring jaleados por árabes, judíos, banqueros…; la ridiculización de todas estas figuras, de todos estos estereotipos resulta muy gratificante.

El actor-presidente Ronald Reagan también mereció la chanza de Ramones en una de las pocas veces que el grupo salía de su universo; fue en su ‘Mi cerebro cuelga boca abajo (Bonzo va a Bitburg)’, de 1986. Joey, Dee Dee y el productor Jean Beauviour idearon la canción para protestar y burlarse de Ronald Reagan cuando anunció su visita al cementerio de la ciudad alemana de Bitburg, donde están enterrados oficiales de las SS y donde Reagan y Kohl depositaron una corona de flores. El caso es que Reagan había protagonizado en 1951 una película titulada ‘La hora de dormir de Bonzo’ (‘Bedtime for Bonzo’), en la que Bonzo es un chimpancé, de modo que Joey Ramone relacionó la incomprensible visita a ese cementerio con la película, convirtiendo a Reagan en el chimpancé Bonzo: ‘Bonzo goes to Bitburg’, burlándose y abochornando públicamente al entonces presidente de USA. Claro que Jonnhy Ramone se negó siempre a tocar esta canción, ya que era muy republicano y fan incondicional de Ronald Reagan.

Más allá de la sátira, el ‘God save the Queen’ de los Sex Pistols es una provocación cantada en un tono entre iracundo, desafiante y divertido. Es sabido que el texto ataca a la corona, a la Reina, a los símbolos británicos, a la política de aquel momento (1977). El punk estaba canalizando la rabia en que se había convertido la insatisfacción juvenil, y esta pieza encajaba como un guante en ese ambiente, ya que el ataque a lo inglés era jaleado por todo joven punk (abundantísimos entonces) y molestaba muchísimo a la realeza y a las aristocracias británicas; además, el cantante pronunciaba ‘save’, salve, como ‘shave’, afeitar, con lo que el verso quedaba ‘Dios afeite a la Reina’.

Hay unos cuantos títulos más en los que los autores de rock se chotean de los políticos, pero tuvieron menos repercusión. Si acaso se puede recordar al dúo alemán (con cantante español) DAF, que en 1981 publicaron su ‘Der Mussolini’; con sonido techno sencillo, agresivo y muy conectado a las tendencias de su tiempo, el texto es minimalista, simple y desenfadado: “Arrodíllate, mueve las caderas, aplaude. Baila el Mussolini, baila el Adolf Hitler”; ¿alguien se imagina a estos dos tipos bailando?

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: