Grandes figuras del rock que por diversas causas perdieron millones

Lemmy Kilmister ataviado con piezas de su colección de memorabilia nazi sin que nadie lo tenga por tal.jpg

Lemmy Kilmister ataviado con piezas de su colección de memorabilia nazi sin que nadie lo tenga por tal.

Por CARLOS DEL RIEGO

En el mundo del espectáculo el éxito casi siempre viene acompañado de grandes cantidades de dinero, premisa que sirve para el mundo del rock & roll. Pero de igual modo que se ingresa puede evaporarse, puesto que existen casi infinitas maneas de perderlo, sobre todo en un ambiente tan traicionero y con tantos sinvergüenzas y aprovechados como este del rock & roll; y también puede desaparecer la pasta por ser un manirroto, por engañar al fisco, por pensar que la ley está para los demás…

Cuando un grupo o solista vende millones de discos (sea en el formato que sea) y llena grandes recintos se tiene la seguridad de que nadará en la abundancia. Es más, la estrella de rock tiene que parecerlo, y por eso ha de gastar a manos llenas y, en fin, hacer exhibición de poderío y de tener a su disposición cuentas corrientes inagotables. Pero, como es lógico, no siempre es así, sino que hay muchas grandes figuras del rock con tan mala cabeza que la pasta se les escabulle entre los dedos como si fuera agua. Problemas con el fisco como Jerry Lee Lewis o con la ley como David Crosby (que se hartó de pagar multas y sanciones), estafados por su compañía discográfica o su representante como Tom Petty, John Fogerty o Meat Loaf, o simples manirrotos que gastan a manos llenas sin el menor control como Ted Nugent. En fin, no todos los que triunfan manejan la pasta con cabeza

No muy conocido en España incluso en sus momentos de máximo éxito, Sly Stone está considerado como un auténtico precursor, un músico que combinó a la perfección el rock, el funk, la sicodelia; su ‘Higher & higher’ de Woodstock es una explosión de ritmo y pasión. Pero casi desde sus comienzos con Sly & The Family Stone (finales de los sesenta), su vida fue un continuo de conflictos familiares, pelas internas en el grupo con abandonos y odios viscerales, demandas y juicios con managers y discográficas…, y drogas, muchas drogas. A pesar de todo, hacia 2007-08 aun vivía como una estrella, con gran casa, terrenos, automóviles de lujo…, pero en 2011 lo había perdido todo y estaba viviendo en una caravana. Él dijo que disfrutaba de esa vida de nómada, que se sentía más libre, pero quienes vieron cómo eran las cosas realmente señalaron que sí, que era tan libre como lo es un mendigo. El enfrentamiento permanente con su disquera y, sobre todo, con su representante, Jerry Goldstein, y las drogas lo condujeron a la furgoneta. Resulta que demandó en 2010 al tal Goldstein por 50 millones, pero la causa fue desestimada, además, el manager presentó otra demanda por calumnias; lógicamente tuvo que pagar a los abogados y, de paso, se metía más y más polvo. En 2015 un jurado le dio la razón y obligó a Goldstein a pagarle cinco millones, pero a finales de ese año otro tribunal superior falló en su contra… Por suerte para Sly y muchos otros, en 2018 se promulgó la ‘Music Modernization Act’ que puso orden y razón a la ley de derechos de autor y acabó con esos agentes estafadores, lo que mejoró la situación del pionero Sly Stone’, que habrá aparcado ya la caravana.

Aunque ha vendido en todo el mundo, es en USA donde Billy Joel ha alcanzado sus mayores logros, con ventas millonarias y llenos a reventar en los recintos más grandes. O sea, el tipo ha ganado muchos millones, lo que no quita que ‘se moleste’ cuando le guindan los cuartos. Al parecer (según cuenta la prensa estadounidense, tanto especializada como generalista) a finales de los años ochenta del siglo pasado su representante, Frank Weber, presentó un balance de cuentas ridículo que llevó a Billy Joel a presentar una demanda contra él por malversación de unos cien millones de dólares. El mánager trincón otorgaba, a interés cero, préstamos a sus propias empresas con la guita de Joel, y para colmo lo enterraba en ruinosas inversiones; no contento con este desfalco, Weber hipotecó los derechos de autor del cantante y pianista sin, lógicamente, decir una palabra a su representado; eso sí, puntalmente presentaba cuentas y balances al artista en los que todo iba de maravilla. Finalmente, para completar la estafa, el desleal administrador se embolsó no menos de veinte millones por el cobro de diversas comisiones que, legalmente, correspondían al músico. En total, entre lo que es seguro y lo que se supone que robó (imposible saberlo con exactitud) el cálculo llega a los 200 millones. Aunque hayas ganado 500, seguro que fastidia que te roben 200.

Parecido es el caso del cantautor canadiense Leonard Cohen. Durante los años noventa del siglo XX vivía de las rentas de sus éxitos pasados, sacando discos cada cinco o seis años y tomándose las cosas con mucha calma (incluso se retiró a un monasterio), pues estaba convencido de tener un buen remanente. Pero un día, a principios de siglo, se enteró de que le quedaban unos cien mil dólares y bajando. Su manager Kelley Lynch se había apropiado de un montón de pasta, e incluso había vendido derechos de los temas de Cohen embolsándose los beneficios. Acusaciones, demandas, insultos… Lynch se defendió acusando al músico de vivir a todo lujo y, como no grababa discos nuevos, había fundido el dinero; sin embargo, Cohen demostró que el agente cargó infinidad de facturas a su cuenta, la última apenas una semana antes de descubrirse el pastel. Lógicamente lo despidió, pero el estafador aun intentó sacar pasta de la cuenta de Cohen. Los abogados del demandante (que tuvo que hipotecar su casa para pagarlos) calcularon en unos 9 millones de dólares lo que Lynch había trincado. Así que se declaró en quiebra y, en 2005, ya con 71 años, se vio obligado a volver a grabar y a actuar para tratar de levantar cabeza. Murió diez años más tarde.

Elton John no ha estado nunca verdaderamente necesitado. Sin embargo, también es cierto que ha despilfarrado millones y millones a lo largo de los años. Según cuenta la prensa especializada de USA, el pianista y cantante siempre ha sido un gran derrochador, alguien que parecía disfrutar gastando y malgastando enormes cantidades (drogas, fiestas, lujos, amigos, caprichos…). El artista no lo negó, pero señaló que muchos de los que trabajaban para él y, sobre todo, los expertos en negocios que manejaban su dinero, llevaron a cabo una gestión desastrosa tanto de sus cuentas como de sus no pocas y variopintas empresas. Y luego estaban los recaudadores de hacienda, a quienes no les importaba un pimiento el estado de su economía, sino que exigía sus porcentajes por los ingresos; Elton contó que estuvo varios años trabajando exclusivamente para pagar sus deudas con el fisco. Todo empezó a mejorar cuando su marido, David Furnish, se hizo cargo de la contabilidad. De todos modos, por mucho que haya derrochado, no da la impresión de que esté o haya estado necesitado. Su aspiración, explicó, es tener lo suficiente para una cómoda jubilación y para atender las necesidades de sus hijos adoptivos. Con toda seguridad, no tendrá problemas financieros el resto de su vida.

Decir Lemmy Kilmister es decir Motörhead, que estuvo en el negocio del rock & roll desde 1971, cuando militó en Hawkwind; es decir, hasta su muerte en 2015 llevaba unos 45 años trabajando, componiendo, grabando, actuando y, claro, cotizando. Cualquiera diría que tendría un patrimonio más que abundante, sin embargo, el Metal Insider desveló que su herencia apenas era de unos 640.000 dólares, cuando debería superar los nueve millones…Dejó bastante a sus herederos, pero mucho menos de lo que esperaban tras tantos años de ‘curro’. ¿Y en qué se fueron los millones? En nada del otro mundo: excesos de todo tipo durante décadas, alcohol y sustancias sin tiento, despilfarro sin control, mujeres, muchas mujeres (él presumía de 1.200)…, y su conocida pasión de objetos de la II Guerra Mundial, sobre todo alemanes, que conforman una importante (y seguramente valiosa) colección. Cuando le acusaban de posar con memorabilia nazi, él replicaba que había tenido muchas novias negras y que era “el peor nazi de la historia”. En fin, nada raro en un tipo como Lemmy.

Las estrellas del rock ganan muchísimo y lo normal es que gasten otro tanto, por lo que no es raro que, cuando quieren hacer balance, las cuentas les den sustos importantes.

Visita el blog de Carlos del Riego.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: