Desde mi celda (10)

© Ilustración: Avelino Fierro.

El autor de “Querido diario” y “Calendario” alcanza con esta su décima entrega, de carácter epistolar, en la sección que ha titulado “Desde mi celda”, y que se extenderá durante los días que duren las medidas de contención del coronavirus —que recomiendan y obligan a los ciudadanos a permanecer en sus casas, con el objetivo de reducir al mínimo las posibilidades de contagio, y que han desembocado en la declaración del “estado de alarma, con el fin de afrontar la situación de emergencia sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19, en todo el territorio español”—.

Por AVELINO FIERRO

Domingo, 22 de marzo.- Seguimos comprando el periódico, David. Gracias por enviarme ese correo tan certero en el que me cuentas cómo funciona estos días la Redacción. Tan preciso, como si tuvieras que escribir una columna con un número tasado de palabras; va a ser deformación profesional: “hacer un periódico a distancia es peligrosamente fácil”, “luchar contra los bulos”, “caen los ingresos por publicidad; la gente cree que no es buena idea gastarse el dinero en publicidad teniendo el negocio cerrado, pero se equivocan”, “la parte buena es que tenemos más visitas en la página web y vendemos más en los kioscos”.

Hace poco leí a un periodista, M. A. Basteiner, ya fallecido, que afirmaba que el único porvenir que pueden tener el periodismo y el periodista es su versión digital. Citaba a un experto que proponía que el periódico on-line no fuera uno, sino trino. Una primera versión sería el periódico de papel, volcado en el medio digital, que contendría las “joyas de la corona”, las mejores colaboraciones, las historias más relevantes. Otra, el periódico continuo, ininterrumpido, aquel en el que el lector tuviera lo último en tiempo real. Una tercera sería la combinación de las dos anteriores. Decía que esa formulación “trinitaria” requería un despliegue redaccional importante y fijar unas horas de cierre para evitar la esquizofrenia de los redactores, enfrentados a un mismo día de la marmota que nunca termina.

Y más adelante, apuntaba que el peligro que encierra Internet consiste en hacer olvidar la calle. Tú también te refieres en tu carta a ello: “El sector llevaba ya demasiado tiempo habituado a trabajar en remoto, es decir, a escribir lo que nos cuentan y no lo que vemos”. Basteiner también habla de eso, del trabajo presencial, el olor y color de las cosas, los sonidos de las palabras, los gestos… La transcripción de una entrevista, dice, no es más que una parte de lo que se dijo y no siempre lo más importante de lo hablado. La efectividad del cara a cara.

Me sucedió hace poco algo que tiene que ver con eso: me hicieron una entrevista por teléfono, me enviaron la transcripción y casi no me reconocía en algunas partes. Lo limamos, pulimos y limpiamos. Al final, el periodista redactó la noticia. Como J. Cruz es un grandísimo profesional, hizo que aflorase en su texto algo que incluso estaba oculto en la palabra hablada. Pero lo más habitual es que de lo que dices a lo que escriben haya un trecho.

Yo de esto entiendo nada y menos. Os sigo imaginando adictos al periodismo de investigación, entrevistándoos en un sótano o garaje con cualquier “garganta profunda” –la del informador del Watergate, no la de Linda Lovelace–, o preparando la mochila y despidiéndoos de la familia antes de salir a todo trapo a cubrir la erupción de un volcán o un conflicto armado en el Congo belga. O pasándolas canutas celebrando la Navidad lejos de casa, como en las historias del Golfo que cuenta Enric González en aquel libro que te regalé, Memorias líquidas. Bueno, para la aventura ya tenemos a López, que creo que acaba de volver de retratar a los refugiados en las montañas de Bosnia.

Así os veo. Gastando suelas en busca de la noticia, destrozando las sandalias, como me contaba mi amigo Andy Symington en los dos meses que pateó la Patagonia para la Lonely Planet. La importancia del calzado. Hay un libro que recoge la escapada de Chéjov hacia la isla de Sajalín para aquel reportaje sobre los presos deportados por el Zar. Se titula Unos buenos zapatos y un cuaderno de notas. Se habla de los preparativos del viaje, de las lecturas y de la información sobre el lugar.

Y permíteme que te relate una casualidad. Acabo de leer esta mañana una carta de otro ruso, que es a la vez una excelente crónica. Maxim Gorki escribe a una tal Y. P. Péshkova, relatándole el funeral de Chéjov y su traslado en un vagón “para transportar ostras frescas”. Habla de la multitud asistente, “una nube espesa y grasienta de vulgaridad triunfante”.

Ya ves, os sigo viendo tan viajeros… Pero copio aquí tu último párrafo: “Te aseguro que estos días los héroes están en los hospitales, en los supermercados, en los camiones… no en ningún periódico”.

Echo de menos encontrarte en la calle o en los bares, o en tu bicicleta yendo o viniendo al periódico. Otra vez gracias. Un abrazo del tío Ave.

  1. josé Luna Borge

    Gracias, Avelino, por estas cartas llenas de palabras frescas, verdaderas tan lejos de esa gastada y sobada retórica tan frecuente en estos días de trueno vírico, con o sin corona.
    Abrazo grande.

  2. Zana

    Cuánto necesario es el periodismo de verdad, no los sucedáneos morbosos, parciales, incluso embusteros (y creadores del mismo embuste). Qué imprescindibles son los y las periodistas de verdad, no esos escribidores o charlatanes a sueldo, veletas que arriman su hocico al viento que les llene la faltriquera. Cómo se echa en falta cuando, como ahora escasea, y cómo se agradece cuando se encuentra uno con uno de ellos, que los hay… aquí, en León (David, Alfonso, Noemí, Ana, Marta…)

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: