Protagonistas de la prehistoria del rock

La forma de tocar y el sonido que Rosetta Tharpe extraía a su guitarra fue determinante para los pioneros del rock; la imagen, de los primeros 40, es puro rock & roll.

Por CARLOS DEL RIEGO

Decir hoy día rock & roll es decir música, un estilo nacido el siglo pasado que supuso una auténtica revolución socio-cultural; sin embargo, esa combinación de monosílabos era conocida y usada en los siglos anteriores. Esta y otras circunstancias y peripecias confluyen en lo que puede definirse como la prehistoria del rock & roll.

Todos los movimientos sociales suceden como consecuencia de hechos y pensamientos previos, es decir, surgen como una evolución, como una conclusión. Tal ha pasado con el rock & roll, que tiene importantes antecedentes y antepasados situados mucho antes de que se pusiera en marcha ese reloj alrededor del cual creció el rock (‘Rock around the clock’). 

Por ejemplo el propio nombre. La voz rock and roll ya era utilizada antes de que alguien la asociara al nuevo género musical. Al parecer, eso de ‘roll’ viene de antiguo y tenía un significado cien por cien sexual. El término ‘rock’ ya aparece en textos del siglo XVII y tiene que ver con molestar e incluso atizar a otro. E incluso se sabe que ‘rock & roll’ se decía para referirse al movimiento de los barcos en el mar. Ya en las primeras décadas del siglo XX, los jóvenes estadounidenses empezaron a fusionar su significado sexual con los vaivenes del baile. Luego, cuando los pioneros del blues (negros legendarios) empezaron a incorporar ritmos alegres, atrevidos, distintos, así como detalles y matices de géneros como el góspel o el folk, a alguien se le ocurrió llamar a eso rock & roll. Y así se llega a los años 50 del siglo XX, cuando el locutor Alan Freed nombró con esas palabras mágicas el estilo musical recién nacido. Era el año 1951.

Huddie William Ledbetter, conocido como Leadbelly (1888-1949), fue un guitarrista y compositor de enorme talento que escribió y grabó cientos de canciones, algunas de las cuales se han hecho sitio en los anales del rock, como ‘Midnight special, ‘Cotton fields’ o la irresistible ‘Black Betty’. Lo suyo era el blues y el folk, pero también se aventuró por el sendero que conducía al rock & roll. Cuentan que su apodo, ‘Lead Belly’, le cayó durante una de las dos condenas que cumplió en la trena. La primera fue por asesinar a un pariente; y luego intentó huir y fue castigado, así que decidió cambiar y comportarse como un preso modelo para salir antes. En estas estaba cuando le encargaron que cantara para el gobernador de Texas, al que le encantó la música de Leadbelly, por lo que las actuaciones fueron numerosas. Antes de una de ellas, el bluesman compuso una con una letra en la que pedía perdón, prometía ser bueno y solicitaba la libertad, y se la cantaba cada vez al político en cuestión… Casi un año después de interpretar insistentemente esa pieza para el gobernador, Leadbelly salió de la cárcel. Pero unos cinco años más tarde el cantante volvió a verse entre rejas, condenado por apuñalar a otro; entonces repitió la operación: escribió otra canción rogando por su liberación y la cantó cada vez que tenía público delante (que no serían pocas); otro poderoso polítco la escuchó y se la pidió en varias ocasiones, resultado que a los pocos meses Leadbelly fue nuevamente liberado… Claro que otros expertos en el tema afirman que, en realidad, en esta segunda ocasión, el gran cantante, compositor y guitarrista fue excarcelado prematuramente porque en aquel momento, en plena Gran Depresión, las prisiones se quedaron sin presupuesto y liberaron a muchos reclusos al no tener con qué darles de comer…

Si hubiera que representar el rock con un único instrumento sería, sin duda, la guitarra eléctrica. Uno de los pioneros de la guitarra eléctrica fue Sister Rosetta Tharpe (1915-1973), una cantante de góspel cuyo modo de tocar supuso un importantísimo avance en la génesis del rock & roll. Proporcionó un ritmo y un sonido al góspel que eran desconocidos y que, para muchos, supuso una revelación; de hecho, los grandes pioneros como Berry (quien afirmó ser uno imitador de Rosetta), Little Richard (que a los 14 años tocó con ella), Jerry Lee, Elvis… la reconocían con auténtica veneración. En los años 30 y 40 Rosseta ganaba seguidores y admiradores con cada concierto, sobre todo cuando empezó a incorporar recursos y sonidos del blues y del rythm a su innovadora técnica, de modo que el rock & roll empezaba a asomarse entre los trastes de su guitarra. No era exagerado que, a finales de los cincuenta y principios de los sesenta, se la llamara ‘La Madrina del rock & roll’. Y no es exagerado, ya que Rosetta muchas veces distorsionaba el sonido de su Gibson, con lo que sus espirituales negros cobraban novísima dimensión. Cuando alguien le dijo que tocaba tan bien como un hombre, ella respondió: “Ningún hombre toca como yo, toco mejor que cualquier hombre”. En fin, ella resultó decisiva para la formación del rock y del blues-rock. Su aportación aún no ha sido suficientemente reconocida, de hecho, sin ella todo sería distinto y, seguro, menos rico, menos excitante.

Según el Salón de la Fama del Rock & Roll, la canción ‘Wabash Cannonball’, original de 1882, es la más antigua influencia de la música rock & roll. Desde entonces se ha grabado infinidad de veces, se ha versionado otro tanto y ha visto no pocas variaciones, conservando casi siempre muchos elementos originales; también ha inspirado muchos otros títulos. El autor fue J.A. Roff, quien la tituló ‘The great rock Island route’, pero la primera grabación que alcanzó la fama fue la de Carter Family en 1929. Desde entonces no se han resistido a grabarla desde Johnny Cash hasta Bing Crosby, Lonnie Donnegan, Leon Russell, Robert Fripp y muchos más; otros como Woody Guthrie o Chuck Berry hicieron sus propias adaptaciones. El tema tiene una evidente raíz folclórica y cuenta un viaje en tren por una de las rutas del llamado ‘Rock island rock’, que es una red de vías de ferrocarril que parte de Chicago en varias direcciones; su sonido, ambiente y ritmo son muy descriptivos y, por lo que se ve, se adapta fácilmente a cualquier tendencia. Es decir, aunque fuera concebida en el siglo XIX, ‘Wabash Cannonball’ es un claro ancestro del rock & roll que, sorprendentemente, se sigue grabando, radiando, escuchando…   

Además del mestizaje de estilos precedentes, el rock & roll posee, como puede verse, otros antepasados.

Visita el blog de Carlos del Riego.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .