Las guerras estelares

Por LUIS GRAU LOBO

¿Sabían que el pasado martes hubo elecciones en Madrid? Quizás no. La noticia ha sido muy amortiguada por una mucho más importante y de alcance mundial: la celebración del Día de Star Wars (‘La guerra de las galaxias’ para los talluditos). Se ha especulado mucho sobre ello pero se desconocen las razones de la elección de tal fecha para aquella cita con las urnas, mientras que la de esta universal conmemoración tiene un origen tan preciso que conmueve el entendimiento. Se debe a un juego de palabras, procedimiento garante de inmortalidad. El 4 de mayo de 1979 los correligionarios del partido felicitaron desde la prensa el nombramiento de Margaret Thatcher como primera ministra con la frase «May the 4th Be With You, Maggie». Imitaban el «May the Force be with you» («Que la fuerza te acompañe») de la conocida saga estelar, estrenada dos años antes. Así nacen las tradiciones. Por ese motivo puede que no estemos ante una coincidencia y la fecha elegida para Madrid tenga una elucidación cósmica, habida cuenta de las afinidades, más deseadas que reales, entre la Dama de hierro y la Dama del yerro. ¿Sabían ustedes que hay una plaza Margaret Thatcher en Madrid justo al lado de la de Colón? Quizás solo los designios de la Fuerza expliquen esos alineamientos astrales.

Como personaje nadie duda de que Ayuso da mucho más juego que sus predecesores en cualquier saga, incluso en una supuestamente aburrida como la presidencia de una comunidad, por autónoma que sea. Ha de agradecerse que la de Madrid proporcione diversión y emociones a raudales. Para mí, Espe Aguirre era un poco un C3PO caído en el lado oscuro y Cifuentes algo así como el maestro Yoda sin estudios. Y mientras que Ángel Garrido apenas tomaba un vermú rápido en la cantina de Tatooine, Gallardón sin embargo, pertenecía al universo trekkie, ejemplar klingon. Pero un punto a lo princesa Leia sí tiene Ayuso, aunque su interior esté habitado, más que por la Fuerza, por un Chewbacca que aúlla sin que nadie le entienda, ganándose así nuestros corazones. No sé qué tiene Chewie que, pese al deje espeluznante de sus gruñidos, cae bien; para el público es un peluche grandullón y sin malicia. Un juguetito. Ayuso, esa wookiee con su pistolita láser disparando al tuntún, rodetes al viento, ha liberado Madrid de las garras del Imperio galáctico –que era… ¿el suyo?– gracias a una Fuerza (Nueva) y algo magufa. El resto de la galaxia, de León a Alderaan, incluyendo Badajoz y docena y media de sistemas planetarios del mismo exterior, continúa, sin embargo, bajo la opresión de fuerzas malignísimas. A New Hope: la lógica retrocede ante muy y mucho siderales fuerzas emanadas del espíritu rebelde de Raticulín. Nada tiene sentido. Algunos seguidores de aquellas galaxias tan lejanas celebran con sorna el 5 de mayo como «La venganza de los Fifth». May the 5th Be With You, Isabel.

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 9 de mayo de 2021)

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .