Presentación informal de «La tarea contraria», el nuevo poemario de Víctor M. Díez, en el Ferecor

Este jueves 9 de diciembre, en el Ferecor, el bar (Av. del Padre Isla, 130, en León), el poeta Víctor M. Díez presenta su nuevo libro, «La tarea contraria» (Ediciones Liliputienses). «Será un acto informal, sencillo; escuchar unos poemas, tomar un vino y verse los amigos que quieran estar. Lo haremos a partir de las 20 horas», apunta el autor.

:: Un poema de «La tarea contraria»

Las viejas de San Esteban

Cargan pesadas puertas sobre la espalda curvada.
Puertas arrancadas al campo
que acarrean
igual que otrora un fardo de leña.
El peso real y el imaginario convergen
en un tiempo curvo
sobre el que arrastran los pies
hasta el borde,
sin barruntar qué bicho sea ese, que roe
y roe su mundo de siempre.

Traen un zumbido de enjambre,
un aroma de vecindad, que las reúne
llegadas de todos los senderos del barrio.
Un extraño magnetismo las separa y junta
en esquinas, que no existen sin ellas.
Zahorís del fresco en verano, del raquítico sol
invernal; del entretiempo, conocen la abrigada.
Aun quedan trazas, en sus risas, de las mozas
en el baile. Aunque nadie se los pide,
saben cantares y decires, que dan calambre
y producen urticaria.

Las viejas son honorables samuráis que rezongan.
Armadas de bastón y mandil, siguen cuidando
a la prole de su prole, amén.
Mientras luchan,  de reojo, contra el mundo
miserable e imaginario
que su prole recrea sin piedad.

Conocen el idioma de pararse un momento
a hablar en su propia lengua.
Lo que se dice está muy por debajo de las palabras,
agazapado como un conejo en el resuello
de la cuesta. Son indias. Nadie las ve.
Te están mirando.

:: Sobre Víctor M. Díez

Víctor M. Díez (León, 1968) reside en su ciudad natal. Ha colaborado en prensa, revistas, catálogos de pintura, libros de viajes, etc.

Entre sus poemarios más conocidos se encuentran: Evaporado va, Oído en tierra, Ser no represenable, Voz fuera de campo, Funeral celeste, Discurso privado o Todo lo zurdo. Su antología Maldito baile obligatorio, puede encontrarse en Liliputienses.

También es actor y autor teatral de las piezas: Aquí en la tierra y (212) Medea. Habitual de la escena performativa y musical, ha pertenecido a colectivos improvisatorios como En crudo, Blanca doble o SIN RED. En la actualidad, mantiene un dúo antro-poético-musical, llamado caja baja, junto a Rodrigo Martínez. Como conocido agitador cultural y creador de decenas de programas, suele defenderse diciendo: «Tengo la manía de montar telares».

Información complementaria:

Víctor M. Díez, durante una lectura poética en el Musac.

 

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.