Muere Meat Loaf, experiencias, opiniones y disparates

Meat Loaf, el cantante grueso con voz finísima.

Por CARLOS DEL RIEGO

Ha muerto Meat Loaf. El cantante grueso de voz fina. Aunque por aquí se conocían sólo un par de elepés y algunas canciones, en realidad fue lo que se dice un superventas. Pero además de su trayectoria artística y sus éxitos, Meat Loaf, ‘Cacho Carne’, era un tipo con mucha personalidad que no perdía ocasión de contar sus experiencias o expresar disparatadas opiniones.

Dicen las estadísticas que aun hoy, 45 años después de su lanzamiento, su álbum ‘Bat out of Hell’ (‘Murciélago fuera del infierno’) vende alrededor de 200.000 copias anuales; e igualmente sus temas emblemáticos, como ‘I´d do anything for love’, siguen escuchándose clásicos. Actor de cine y teatro, este gran tejano no perdió el tiempo.

Contaba que el primero que le puso un apodo relacionado con su tamaño fue su padre (policía, alcohólico, violento), que cuando él tenía apenas nueve meses dijo que era ‘beefy’, que podría ser ‘carnoso’ o ‘robusto’. Más tarde, “cuando era niño todos me llamaban así, Carne’. Su sobrepeso fue la causa por la que los abusones se metían con él continuamente, algo que incomprensiblemente no es excepcional.

Sin embargo sus primeros años de colegio no fueron sólo acoso.  Contó que se lo montó con dos chicas cuando tenía once años…, claro que, como los pescadores, es fácil que exagerara: “Hice un trío en el coche de mi madre en quinto grado (11 ó 12 años)…, sí, vale, sólo fue besuqueo con una y besuqueo con otra, pero fue un trío, ¿no?”, relataba con orgullo. 

Más tarde se encontró con Charles Manson. En su libro de memorias ‘To Hell & back’ (1999), Meat Loaf recordó aquel episodio. Hacia el 67 ó 68 recogió en su coche a un autoestopista que le dijo que tenía que ver a Dennis Wilson, de Beach Boys, y que si lo llevaba se lo presentaría. Lo llevó, pero allí no había nadie. Frustrado, ‘reveló’ que el fin del mundo estaba muy próximo, pero a la vez predijo un gran éxito al cantante. Éste olvidó el asunto y no le dio mayor importancia…, hasta que volvió a verlo en la prensa y la televisión después de haber llevado a cabo sus sanguinarios crímenes. 

Cuando todos los jóvenes estadounidenses sin gran poder económico estaban destinados a pasar por Vietnam, Meat Loaf decidió engordar un poco más para librarse por exceso de peso. Parece que la treta no le dio resultado, pues no fue rechazado a pesar de pesar unos 30 kilos más de lo normal; lo que no cuenta es qué pasó cuando lo llamaron a filas y él no se presentó..

El artista tejano creía firmemente en la existencia de fantasmas. Y también tenía fama de exagerado y de contar fábulas y fantasías. “Yo he visto fantasmas y he estado cerca de ellos”, dijo en una entrevista en 2012. “los hay que son sólo energía que se diluye…, y los hay que demuestran gran inteligencia. Una vez perseguí a uno…”. Cuando estaban grabando su álbum de más éxito “vi a una chica vestida de blanco en mi habitación, bajé y llamé a los otros, pero cuando llegaron había desaparecido”. Lógico, ¿no?

La periodista Cindy Adams, especialista en chismes y famoseo, relató que en 2019 hizo un viaje larguísimo en avión para entrevistarlo, pero “me dejó plantada hasta tres veces”. Pero luego añadía que “después supe por qué, y es que Meat Loaf tiene graves problemas de movilidad, pues había sufrido varias caídas y accidentes bastante graves”. Finalmente el encuentro se produjo; la periodista entonces comprendió: “caminaba muy despacio, apoyándose en un bastón y con un ayudante pendiente de él”. Y es que son conocidos los no pocos incidentes y trompazos que se dio en su vida. El doliente cantante le explicó: “Me caí en el escenario en un concierto en Dallas, me rompí la clavícula y me lastimé otros huesos; estuve doce días en el hospital con fortísimos dolores, me dieron medicación muy fuerte y perdí más de 30 kilos; la última operación duró más de siete horas”. El pobre artista era propenso a las caídas y golpes, y se cuentan no menos de docena y media de accidentes de escenario, otros varios de coche y alguno de avión, con fracturas, contusiones y conmociones cerebrales. Al terminar la entrevista con Adams le confesó: “En el último año y medio he tenido que rechazar seis giras, ha sido terrible”.

Además, Meat Loaf negaba el cambio climático. Y por eso proclamó en 2020 que a la activista Greta Thunberg “le han lavado el cerebro, porque el calentamiento global no existe, no hay cambio climático; ella no tiene la culpa de decir lo que dice porque la han obligado a pensar así y a decir esas mentiras”.

También se rebeló contra las medidas anti virus: “Las mascarillas no hacen nada, no impiden el contagio, son una molestia, no puedes respirar, te pica la nariz… No soporto que me controlen y me digan lo que tengo que hacer. Si me muero, me muero, pero no seré controlado”.

Genio y figura.

Visita el blog de Carlos del Riego.    

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.