Jimi Hendrix casi entró en Emerson Lake & Palmer, Iggy Pop casi sustituye a Jim Morrison

Esto estuvo a punto de ser realidad.

Por CARLOS DEL RIEGO

Parece disparate, dos enormes disparates, sin embargo estuvieron a punto de convertirse en realidad. ¿Un mago del blues y la guitarra junto a un grupo de rock sinfónico? ¿Un proto-punk en lugar de una leyenda del rock sicodélico? Imposible podría decirse, pero si no ocurrió fue por el notable inconveniente de que Hendrix murió y porque Iggy tuvo que volver a la clínica de desintoxicación.

Dentro de las fronteras del rock & roll existen infinitas modalidades, incluso algunas aparentemente incompatibles con otras; por ejemplo, resulta difícil imaginarse a Garfunkel cantando con los Sex Pistols lo de ‘God save…’. Aun así, hay veces en que, contra toda lógica, lo que parece incompatible encuentra punto de encuentro. En la corta historia del rock hubo intentos que fusión que hoy se antojan disparatados y que, sin embargo, estuvieron a punto de hacerse realidad.

¿Sería posible integrar la guitarra indómita de Jimi Hendrix en el denso rock sinfónico de Emerson Lake & Palmer? A finales de los sesenta, Keith Emerson y Greg Lake buscaban un batería para poner en práctica una novísima idea que se conoció como rock progresivo o rock sinfónico; se lo propusieron a Mitch Mitchel, de Jimi Hendrix Experience, pero no aceptó, sin embargo sí que se lo comentó a Hendrix, quien ya deseaba buscar nuevos caminos, nuevas experiencias… En 1970 Emerson Lake & Palmer y Jimi Hendrix ya se habían puesto en contacto, tanto que se especulaba con la posibilidad de que el nuevo supergrupo se llamara HELP. Del 26 al 30 de agosto de aquel año el trío del guitarrista estadounidense y ELP participaron en el festival de la Isla de Whigt, de modo que uno y otros acordaron que al terminar el festival empezarían a ensayar y tocar juntos y, si la cosa funcionaba, convertirían el trío en cuarteto. Desgraciadamente todo se vino abajo cuando, apenas un par de semanas después, Jimi Hendrix fallecía. De todos modos se puede especular: ¿el fuego de la guitarra de Hendrix se adaptaría al virtuosismo barroco cargado de recursos clásicos de ELP?, o ¿éstos caerían bajo el encanto del blues y ‘bailarían’ al son del inmortal guitarrista?, o tal vez el resultado hubiera sido algo distinto e imprevisible. Nunca se sabrá qué hubiera pasado, pues Jimi Hendrix entró en el trágico club de los 27.

En julio de 1971 moría en París Jim Morrison, quedándose The Doors sin su carismático y singular solista, pero con ganas de que la banda continuase, de modo que aun sin Jim publicaron un par de álbumes con pobres resultados. Por otra parte, en 1974 Iggy Pop rompió con su grupo The Stooges, por lo que estaba ‘libre’. Ese mismo año, meses después, Iggy estaba en Los Angeles, así que a Manzarek y los otros dos Doors se les ocurrió que sería bueno hacer unos ensayos con él para ver si podía tomar el puesto de Jim; además, era notorio que Morrison había sido una de las principales referencias de Iggy, por lo que tal vez la cosa podía funcionar. Se pusieron en contacto con él y acordaron verse en la casa-estudio de Ray Manzarek, pero el ex Stooges no se presentó, debió perderse u olvidar la cita, pues por aquellos años era una máquina de consumir drogas.

Acordaron otro encuentro, pero cuando ya lo estaban esperando alguien les llamó y les dijo que estaba en la cárcel; allí se presentaron y la policía les dijo que lo cogieron drogado hasta las cejas, vestido de mujer y montando un enorme escándalo; pagaron la fianza y se lo llevaron, pero antes de que pudieran enchufar las guitarras Iggy tuvo tiempo de coger otra merluza incapacitante. Aún así hubo ensayos (aseguran que caóticos, desquiciantes), e incluso un concierto de Iggy & The Doors en un conocido local de LA (el ‘Whiskey a go-go’); desgraciadamente aquello no se grabó, aunque sí se hicieron fotos, pero dicen que Iggy hizo un ‘LA Woman’ para la leyenda y, en general, un magnífico concierto. Podía haber surgido algo nuevo, pero el proyecto no tuvo más recorrido porque unos días después Iggy, tras su enésima sobredosis, tuvo que pasarse una temporada en una clínica de desintoxicación. ¿Habría sido posible encerrar el espíritu autodestructivo de la Iguana tras las Puertas de la más elegante sicodelia?

Nunca se sabrá qué hubiera pasado en caso de materializarse aquellas chocantes uniones, pero se puede especular.

Visita el blog de Carlos del Riego.    

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.