Ojos bien cerrados

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué se puede hacer un jueves al caer la tarde en una ciudad como León? Pues acercarse a la cafetería del Hotel Quindós, a eso de las ocho, sentarse en un lugar tan confortable como acogedor, esperar a que empiece aquello… y disfrutar en vivo de las sorpresas que deparan el jazz y la improvisación tocados por un grupo de buenos músicos.

Por VÍCTOR M. DÍEZ

Tiene la verdadera música algo de onírico. Creo que eso orbitaba en el espíritu de Kubrick, en su enigmática película Eyes Wide Shut (basada precisamente en la novela Relato soñado, de Arthur Schnitlzer). El inquietante personaje, quizás incidental, del pianista al que han contratado para tocar con los ojos vendados en medio de los rituales de una sociedad secreta de poderosos, nos permite mirar dentro de lo prohibido. Ojos bien cerrados, sería una posible traducción. Pero el músico no consiguió ser ciego ni mudo, contó su secreto.

Tiene la verdadera música algo de viaje. El mapa de un territorio es necesariamente musical, como nos contó Bruce Chatwin en su estudio de los aborígenes australianos (Los trazos de la canción). Los músicos son por definición una especie nómada y la verdadera música se aloja en los lugares de paso que evocan el viaje. Lugares que nos dicen algo de un campamento momentáneo. De ahí, la sucesiva importancia de sus lugares.

Ulises en la ciudad nocturna. Los andenes, los cabarés, las ferias, las esquinas transitadas, los pasillos del metro, los garitos semi-prohibidos y misteriosos: los burdeles, las iglesias, las estaciones… Lugares de tránsito en que se combinan esos dos elementos mágicos, el viaje y el sueño.

Como un espía que llega a la ciudad de los espías y se aloja en un hotel que habla de otro tiempo. En el hall, una reunión improvisada de músicos que invitan a otros músicos a unirse a la rueda. Desde fuera, congelados en el ventanal esos músicos parecen de una pintura de Hopper. Nadie explica nada. Quienes escuchan tienen los ojos bien cerrados, pero miran de reojo al que acaba de llegar. Pide una con su voz una habitación silenciosa, se toma un whisky y se le van los pies con esa música. Él espera a una mujer que le va a contar su secreto, mira alrededor. Esto ocurre en esta ciudad todos los jueves salvo la luna.

— — —

¿Quiénes son esos músicos?

“Estábamos buscando el pianista Fernando Ballarín y yo un lugar para juntarnos, fuera de la Escuela Municipal de Música, los del Aula-Taller de Improvisación, y tocar todas las semanas sin más compromiso que el gusto por hacerlo. La condición era un piano, tenía que haber un piano. Yo recordé que en la cafetería del Hotel Quindós había visto uno. Allá por marzo de este año que ahora se cierra caímos por el hotel, Fernando alzó la tapa y el instrumento estaba practicable, sonaba, afinaba. José Quindós nos dijo: ‘No sigáis buscando, habéis dado con el sitio’. Y ahí estamos, todos los jueves, los del Aula-Taller y los invitados.

La lista puede ser más o menos larga, no hay obligación, se va por las puras ganas del encuentro musical y amistoso: Manuel Urueña (violín), Eduardo Domínguez (percusión), Óscar García (bajo), Cova Villegas (voz), Marta Fierro (flauta), Gonzalo Ordás (guitarra), Javier Otero (guitarra), Roberto Díez (saxo alto, juguetes), Rubén Díaz (saxo tenor), Héctor Robles (saxo alto), Javier Vidal (saxo tenor); ya parece una Big Band, pero algunos más pueden caer cualquier tarde: José Ramón Sáenz de Miera (trombón), Javier Antúnez (lira, percusión), José Francisco Fernández (mandolina). Y los que vienen de lejos, de vez en cuando: Chefa Alonso (percusión), Fito Ares (flauta), Bernardo Martínez (saxo alto)… Y los, las que aún no se han acercado, pero acabarán por hacerlo, seguro.

¿Cabemos todos? ¿Queda sitio para los atriles? ¿Qué repertorio tocamos? ¿Somos un conjunto, una banda, una orquesta, qué somos? Sólo hay una respuesta para estas preguntas: acercarse a la cafetería del Quindós un jueves, a eso de las ocho, sentarse en un lugar tan confortable y acogedor, esperar a que empiece aquello; y, entonces, disfrutar en vivo de las sorpresas que depara la improvisación tocada por un grupo de buenos músicos.”

ILDEFONSO RODRÍGUEZ (saxofonista, profesor del Aula-Taller de Improvisación de la Escuela Municipal de Música de León)

CONCIERTO:
jazz/ improvisación libre
Hotel Quindós (Gran Vía de San Marcos, 36. León)
Todos los jueves (salvo excepciones) de 20 a 22 horas.

  1. il Pájaro

    me encanta la propuesta y el texto de Víctor

  2. el texto del espía viajero, je je… fíjate que hasta yo creo que Víctor es el que aparece disfrazado de mod en la foto del hall…

  3. victor

    gracias, aforístico ruiseñor

    uve

  4. victor

    je, je… je, je. Elo es la del cuadro

  5. ¡ya le gustaría a Zurdo!

  6. victor

    Y a nosotros, que no somos mancos.

  7. Pingback: “Retratos” de trece artistas y música en el Café Ristán del hotel Quindós | Tam-Tam Press

  8. Pingback: “The Beatles” en todas las claves, por Gus Berrueta en el Café Ristán | Tam-Tam Press

  9. Pingback: Jaula 13 despide la temporada de jazz e improvisación en el Café Ristán del Hotel Quindós | Tam-Tam Press

  10. Pingback: Jaula 13 regresa con su música improvisada a los salones del Hotel Quindós | Tam-Tam Press

  11. Pingback: Jaula 13 traslada su jueves mensual de jazz e improvisación al bar cultural Ret Marut | Tam-Tam Press

  12. Pingback: Jazz e improvisación con Jaula 13 en el bar cultural Ret Marut | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: