Abriendo en canal (Tierra, casa, cuerpo, soledad…)

Samuel-Beckett-l

Por VÍCTOR M. DÍEZ

Nada que muestre un niño y aun así un niño. Un hombre y aun así un hombre. Viejo y aun así viejo. Nada salvo rezumar nada y aun así. Una espalda encorvada y aun así de un viejo. La otra y aun así de un niño. De un niño chico.
(Samuel Beckett. Rumbo a peor)

Soy de una tierra baldía, blanco y negro: leche y carbón, que sobrevive a su coma inducido. A quién se le escapa ya que el poder actual del país ejerce, sobre este córner de la meseta, una venganza simbólica contra la figura del anterior presidente. Muerte a la tierra de Zapatero. En los últimos dos años se ha desmantelado el 70 por ciento de la inversión pública, se han cerrado más de 600 empresas, ya no llega el Ave, quieren privatizar el Parador que ha generado beneficios de 8 millones de euros en los últimos años. Se han cargado la minería y la ganadería, tampoco habrá centro de control de la alta velocidad… Ni casi nada de lo iniciado o prometido. Y, eso, en una tierra con un retraso de décadas, sometida a la fuerza centrípeta general de la nación, símbolo Madrid; y acelerado por la centralidad regional, símbolo Valladolid. Y, todo eso, con la connivencia y complicidad de los inútiles y lameculos políticos locales. Fin del victimismo provinciano. Sabemos sobrevivir en la falta de brillo, en el mate del erial. Tiene algo de poético esta escombrera gris. Será por eso que hay aquí más artistas que población activa.

Soy de un país enano que se me escapa por debajo de las piernas, y corre por los bosques llenos de musgo, color dinero. Soy el anciano en que se ha convertido aquél niño proto-fascista al que enseñaron a cantar el caralsol y montañas nevadas, en la OJE. Fui un chaval espabilado de barrio, al que el OPUS quiso captar para sus élites (¡qué ojo!, ¡cuándo me acuerdo…!) Que militó en la juventudes socialistas, sección educación, salvajemente; que al cumplir los dieciocho, perdió sus primeras elecciones votando “De entrada: NO a la OTAN” y que ya las perdió siempre todas, también en las que no llegó votar. Dipsómano y mujeriego. Poeta sólo le llaman con respeto en los bajos fondos. Ahí viene el poeta, dice el camarero, dice el camello, dicen algunas chicas con una risilla sospechosa. Y que además, como se puede ver, ahora con los tiempos así, no tiene un chavo para el psicólogo.

Cómo podría uno suicidar a ese país que habita en uno, a esa tierra inhóspita de las entrañas. Cómo retajar mi España de curas, monjas, caciques, señorones, políticos mediocres, izquierdistas de sacristía, de marujas retrotelevisadas, de engreídos, de empresarios facinerosos y intelec-enteraos que están en mis adentros. Cómo amar mi León y mi España, y no estar loco. Cómo sobrevivir a nosotros mismos sin ser anarco-fascistas y querer quemarlo todo (fantasía social, lo llama Albert Plá). Cómo desterrar esa idea de que “el que venga detrás que arreé”. Cómo no ser lo que nos hicieron ser y beber para contarlo. Perdonen la bajeza. Lo necesitaba.

Un Comentario

  1. Joder, te leo y me veo retratado, la OJE, el OPUS, la OTAN. Tenemos que hacer una terapia en común.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: