La irrupción de lo maravilloso

titirimundi_03

Por JULIO MÍCHEL

Escribe Dario Fo que en el teatro de figuras convergen todos los leguajes teatrales en una forma muy intensa y esencial, y afirma que los títeres son una grandísima fuente de inspiración. No puede haber mayor elogio y reconocimiento.

Titirimundi promueve y defiende el teatro de títeres como una forma artística exigente, de raíz tradicional y popular, que ha sabido adaptarse a los tiempos colocándose en las vanguardias del arte dramático actual, en el corazón mismo de la creación teatral contemporánea, sin olvidar su origen popular.

La primera edición de este festival, en 1985, se presentó bajo el explícito título “Desde la tradición a la vanguardia”, una frase que anunciaba claramente la orientación y las intenciones de esta celebración teatral. Así pues, desde su creación, Titirimundi tuvo como principal objetivo la promoción y la difusión de todas las modalidades que configuran el teatro de títeres actual, desde los géneros tradicionales hasta las formas contemporáneas que por su extensa variedad y eclecticismo “técnico” hemos nombrado genéricamente Teatro de Animación. Sombras, objetos, imágenes, títeres de guante o marionetas de hilos, antropomórficas o formas abstractas y simbólicas son diferentes vías de expresión. Y es que el arte titerero contemporáneo se sitúa también en la encrucijada de disciplinas como el teatro, la danza, la música, la pintura, la escultura o la animación tecnológica de imágenes visuales.

Después de 27 ediciones, podemos decir que Titirimundi es una fiesta para los sentidos, un festival abierto y generoso que comparte su celebración con artistas llegados de otros horizontes artísticos, cercanos y cómplices, que participan del espíritu libre y transgresor de los titiriteros ambulantes. Saltimbanquis, músicos, prestidigitadores, acróbatas, invasión pacífica de artistas callejeros que toman alegremente la ciudad en un ambiente festivo, ocupando plazas, palacios, patios, iglesias, rincones, jardines y calles. Un paréntesis gozoso de la rutina acostumbrada, la irrupción de lo maravilloso en la vida cotidiana de una ciudad.

— — —
*Julio Míchel
es director del Festival Internacional de Teatro de Títeres de Segovia Titirimundi.

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .