Donostia recuerda al leonés Amable Arias, un artista libre

Maru Rizo, compañera del artista, junto a algunas obras de la exposición.

Maru Rizo, compañera del artista, junto a algunas obras de la exposición.

Los ojos
esos ojos que las personas tienen en la cara
no miran ya de frente
¿Dónde está la mirada altiva del rebelde?
Amable Arias

Por ELOISA OTERO

Portada del catálogo.

Portada del catálogo.

El centro cultural Koldo Mitxelena (Donostia, San Sebastián) presenta hasta el 8 de junio la exposición “Dar forma al caos y al azar“, del fallecido pintor leonés Amable Arias (Bembibre, 1927-San Sebastián, 1984), en la que se enseñan obras inéditas y algunas facetas poco conocidas de su trayectoria creativa, permitiendo así “redescubrir la intempestiva actualidad de un artista libre, que supo indagar en la condición humana con sus predicados trágicos, paradójicos, alegres, misteriosos, rebeldes…”.

Arias fue un artista al que le gustaba experimentar e ir más allá de la pintura, y que se mantuvo al margen del informalismo dominante en su época. En ese sentido, esta exposición rompe con el estereotipo que asocia a Amable Arias exclusivamente con la pintura, al exhibir a un artista “más complejo y poliédrico”, ya que aúna dibujos, anotaciones, poemas experimentales e incluso obras sonoras.

La exposición no busca ser una retrospectiva exhaustiva, y entre sus 150 piezas figuran muchas obras que hasta ahora no habían salido del ámbito íntimo de este artista de infancia difícil y formación autodidacta. Entre ellas hay autorretratos, retratos en tinta sobre papel de pintores como Zumeta o Rafel Balerdi, collages, óleos, acuarelas, tintas japonesas, cuadernos con poemas, poemas sonoros…

También está su obra ‘Historia de Euskal Herria’ (1983-1984), un libro que el artista recibió con todas sus hojas en blanco salvo la portada (en realidad era una prueba de una editorial) y en el que volcó su imaginario artístico y vital a través de 155 dibujos y collages que culminó semanas antes de morir.

Incluso se puede contemplar una parte muy significativa de su biblioteca —con libros de Marx, Barthes, Borges, Chomsky, Foucault, Adorno, Sartre… absolutamente llenos de dibujos, anotaciones y poemas de Arias—. Esta biblioteca no sólo ofrece una semblanza de su dueño, sino también de una época, los años 60 y 70, con los autores que inspiraron a la oposición izquierdista clandestina.

El comisario de la muestra, Fernando Golvano, ha contado con la colaboración de Maru Rizo, el gran amor de Amable Arias desde 1970 y colaboradora indispensable en su obra, además de conservadora de su legado.

Debido a un terrible accidente ferroviario en el Bierzo, Amable Arias se quedó cojo a los nueve años y sufrió innumerables operaciones quirúrgicas, así como el maltrato de su padre durante su infancia. En 1940 la familia se trasladó a San Sebastián, ciudad en la que residiría el resto de su vida y donde se formó como artista, siendo uno de los fundadores del grupo Gaur –compuesto por los pintores Basterretxea, Ruiz Balerdi, Sistiaga, Zumeta y Amable y los escultores Oteiza, Chillida y Mendiburu–. La vida de este creador, que sigue siendo un desconocido en su tierra leonesa natal, también podría ser comparada “con la de los artistas franceses de principios del siglo XX, una especie de bohemia muy trágica de la que surge una obra muy ligada a su carácter, próxima a los movimientos de vanguardia de su época”, en palabras del periodista leonés Marcelino Cuevas.

Amable Arias también fue poeta y no sólo escribió versos, también grabó poemas sonoros, algunos de los cuales se pueden leer y escuchar en esta exposición.

En 1980 publicó el libro ‘La mano muerta’ (Ed. Hordago, San Sebastián), absolutamente agotado, y del que en 2012 se hizo una reedición en León, de la mano de la editorial Lobo Sapiens. Asimismo, el Instituto de Estudios Bercianos (Ponferrada) editó en 2003 el volumen ‘Sobre el vaivén de las cortinas. Poemas y maquillajes’, con versos y dibujos de Amable Arias.

Con este poema que reproducimos aquí se cierra ‘La mano muerta’:

Quién
y quiénes rescatarán este siglo de infamia
mientras fumo y leo estoy perdido
para siempre del mundo. Pero
me habéis de ver en la mañana al doblar
la calle fumando y riendo
y luchando por el rescate de la humanidad.

Más información:

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Un Comentario

  1. Isabel Leonardo Diez

    Conoci siendo una niña a su madre yo vivia en los aňos1960- 1974 en Donosti
    Visité la casa de su madre Pilar con mi tia Leonor. Ellos eran de Bembibre nosotras de Toreno. Aquella vivienda llena de cuadros. Leo ahora en Internet que sufrian malos tratos Amable y Pilar por parte de su padre. No sabia nada ai mi tia lo sabía nunca me lo dijo. Qué pena me da. Pero según Internet la resolución del caso por un Juez dr la Época me ha parecido para la época muy bien qué pena fo dd está enterrads Pilar

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: