‘Club La Sorbona’

1-club-sorbona-portada
Club La Sorbona

LUIS ARTIGUE
Alianza Editorial, Madrid, 2013. 318 pp.

— — —

Por  L. M. SUÁREZ
(AstorgaRedAcción – Contexto gobal)

El último libro de Luis Artigue se presenta en principio como una novela negra de tono paródico y humorístico. Sin embargo, esta caracterización no resultará, al final, del todo rigurosa. Club la Sorbona adopta la forma de un relato que el excéntrico Lauro Arrabal dirige a su psiquiatra. El punto de partida de su narración es la llegada a Violincia de Mr. Tatel, un detective cultural de la sala de subastas Christie’s que persigue la pista de un curioso objeto: la flauta-pipa que Mozart recibió en su investidura como maestro masón y que fue robada tras su muerte.

Sin embargo, la historia tomará pronto otros derroteros, pues lo propiamente policíaco irá quedando relegado a un segundo plano para ceder el protagonismo a la historia de Lauro Arrabal y de las gentes de Violincia. Así lo declara explícitamente el propio narrador: “Esto que escribo solo para usted no es un libro sobre Mister Tatel ni sobre Mozart ni sobre la flauta sino sobre Violincia y sobre mí, de la investigación del inglés en estas paródicas páginas quiero mostrar apenas retazos de fondo” (p. 33). Como puede observarse, el narrador –sirviéndose de una técnica muy cervantina– a la vez que cuenta la historia dialoga con el lector e introduce diversas reflexiones sobre el proceso de escritura (reflexiones, no obstante, que, cuando tratan del contenido de la novela resultan superfluas, pues el lector lo percibe claramente sin necesidad de que el autor las haga explícitas). Esto añade un nuevo plano narrativo que luego resultará crucial para el desenlace

La pintoresca Violincia, un pequeño pueblo conocido sobre todo por sus locales de alterne (el más famoso es el que da título al libro), se convierte pronto en la verdadera protagonista. En esta localidad conviven una serie de personajes peculiares –unos, hijos del propio pueblo; y otros, foráneos que han llegado, a veces, después de accidentadas peripecias–, que la convierten en “la dimensión rural del mundo del absurdo” (p. 50). La propia onomástica de sus habitantes –Délfolos, Tulia, Amlio, Silia, Lásito, Esimia, Talino, Satro…– o de sus locales (como el hostal “El tocino Vanguardista”) sugiere ya su carácter singular. Entre estos personajes, casi siempre vitalistas, imaginativos y extravagantes, algunos cobrarán mayor importancia en la trama: el Gomas, proxeneta brutal, la psicóloga Silia, Arnau el homeópata, la prostituta Asumpta la Emperadora, la chamana Amalia María y, por encima de todos, doña Enriqueta, la antigua maestra del pueblo, escritora secreta, ahora ya una anciana que ha perdido la memoria, pero a la que todos, y en especial Lauro, siguen venerando. Todos ellos configuran un cuadro a la vez vívido y extraño, que, a veces, envuelve a Violincia en un aura mítica.

El más disparatado de sus habitantes será, sin duda, el narrador, Lauro Arrabal. Personaje escindido entre su brillante vida social (catedrático de universidad y exitoso ensayista) y su turbulenta vida interior (marcada por su rica imaginación y su creatividad, pero también por su grave desequilibrio mental) alternará los periodos de lucidez con las recaídas, lo que lo convertirá en asiduo visitante de instituciones psiquiátricas y gabinetes psicológicos, y, en definitiva, en el ilustre escritor loco de Violincia.

El interés de sus peripecias y las de sus convecinos deja en un segundo plano la trama policíaca, aunque esta siempre esté presente de fondo. De hecho, la investigación de Mr. Tatel se verá luego complicada por dos asesinatos, cuya autoría logrará esclarecer el detective. Con todo, la sorpresa no estará tanto en el desenmascaramiento –paródico y teatral– de los criminales como en la vuelta de tuerca que se produce en el último capítulo para desenmascarar la auténtica realidad.

Junto a esta variedad de planos Club La Sorbona ofrece una diversidad de tonos y de estilo. Si bien predomina el humor desbocado –incluso en los títulos de los capítulos– y las anécdotas grotescas (el entierro de la madre de Lauro o los sucesivos concejos para decidir la suerte de la casas de lenocinio resultan, en este sentido, de un humor delirante), aparecen también otras páginas de carácter más serio o reflexivo. Y es que el narrador –quizás en parte por su carácter desequilibrado– alterna la vena cómica con el arrebato lírico o sentimental (así, por ejemplo, en las páginas dedicadas a la maestra y a la rememoración de su infancia en la escuela, o a la enfermedad de Mencía) y la disquisición filosófica (sobre los verdaderos límites entre la lucidez y la locura, sobre la educación, sobre la condición de la mujer…). El relato se va entreverando, de esta forma, de bromas y veras, de realidad y de fantasía. El resultado, no obstante, es desigual, tanto en interés narrativo como en vigor estilístico.

En su conjunto, destaca la rica inventiva del novelista a la hora de crear un sugestivo ámbito literario –Violincia– y una galería de personajes excéntricos pero vívidos y de indudable interés (en cambio –y aunque pueda parecer paradójico, por tratarse de una supuesta novela negra–, en buena parte del relato el personaje más desdibujado es el detective). Por otro lado, la combinación de los distintos planos y enfoques no acaba de presentar del todo un engarce satisfactorio –algunos episodios, personajes o reflexiones, como se ha señalado casi resultan prescindibles–, por más que el desenlace de la historia pueda justificar en parte algunos desequilibrios. Tal vez la intensificación de la ironía hubiera contribuido a salvar estos desajustes.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .