María Giménez: “Quiero llevar ‘Esperanza’ y girar por muchos teatros”

La actriz María Jiménez y Olga Peris directora de la pieza teatral "Esperanza"

La actriz María Giménez y Olga Peris, directora de la pieza teatral “Esperanza”. © Fotografía: Julia D. Velázquez.

Por CAMINO SAYAGO

La actriz leonesa María Giménez se sube al escenario de Espacio Vías, este domingo 29 de septiembre, para dar vida a “Esperanza”, un montaje de creación dirigido por Olga Peris, que supone para ambas, directora e intérprete, un viaje a través de su propia experiencia vital y la investigación teatral; el resultado, la historia de un arquetipo de la sociedad española. Hablamos con ellas, y con la escenógrafa Cristina Izquierdo, antes del estreno.

Esperanza es una heroína anónima de nuestros días. Es portera de un edificio con una vida rutinaria y sin demasiadas motivaciones, y el soñar con aquello que no tiene alivia su soledad y la evade de sus frustraciones. Vive en un microcosmos donde todo se mide por centímetros, calorías, programas del corazón, revistas y citas a ciegas por internet. A grandes pinceladas, este es el perfil del personaje que da forma a esta obra y que surgió a través de la improvisación como primer trazo de la escritura, a partir de los textos de María Giménez.

La propuesta, que bajo la batuta de Olga Peris utiliza diversos lenguajes para contar la historia, es una pieza cómica muy pegada al momento actual, que se despoja de lo cómico para transportar al espectador al melodrama de la vida. Los también leoneses Cristina Izquierdo, Julia D. Velázquez y Javier Baillo contribuyen a que todo el engranaje funcione en escena.

—¿Qué supone para ti estrenar esta obra en León? ¿y para Olga Peris?

María Giménez.— Estrenar en León, la ciudad que me vio nacer como actriz, es un sueño cumplido, a nivel personal y profesional. No hay mejor lugar. Para Olga Peris residir dos meses y medio en León y lidiar con las dificultades de todo el proceso, en una ciudad que la ha acogido, ha sido un reto, a todos los niveles. A pesar de todo el trabajo que ha supuesto “Esperanza”, es uno de los proyectos más gratificantes de mi carrera.

—¿Cuándo comenzaste tu inmersión en el teatro?

MG.— Siempre quise ser actriz. Todavía recuerdo cuando con diecisiete años, comenzó la primera escuela de Arte Dramático de León y me apunté con mi mejor amiga. En el año 1998 me incorporé a La Danaus, una destacada compañía de teatro de calle. La experiencia supuso el encuentro con profesionales del sector, que me hicieron ver la profesión como un medio de vida. Continué con mi formación en Asturias, hasta que decidí ir a Madrid para continuar mi preparación como actriz. Allí entré en la escuela de interpretación a través del gesto de Mar Navarro y en contacto con Fernando Piernas, un gran maestro de la interpretación. Hoy continúo desarrollando mi trabajo a través de la escritura o la danza. El proceso de formación del actor no tiene fin, es una constante en mi vida.

—“Espacio Vías” es un espacio municipal para los más jóvenes y para las propuestas más arriesgadas. ¿Qué es “Esperanza”?

MG.— “Esperanza” es un montaje de creación donde la dramaturgia surge de la necesidad de dotar al personaje de un discurso conectado directamente con lo que estamos viviendo ahora mismo. Esperanza opina, se pronuncia y para ello utiliza cantidad de lenguajes escénicos para contar su historia.

— Como indica su título, aborda la esperanza, ¿desde qué parámetros?

MG.— Desde la única visión que ahora mismo nos permite la situación económica a la que nos vemos sometidos. Actualmente muchas personas, a nuestro alrededor, luchan por no perder la cordura ante circunstancias adversas. En “Esperanza” proponemos una ruptura del esquema conservador, una vuelta hacia el “interior” de la persona, como medida de impulso a otros valores. Esperanza es el despertar de un nuevo paradigma del éxito a través del conocimiento de uno mismo.

¿Cuáles son sus referencias?

Olga Peris.— “Esperanza” es una pieza de creación donde la base de investigación es el personaje protagonista. Una vez construido, lo pusimos en juego a través de improvisaciones. Nació a través de la improvisación como primer trazo de la escritura. La palabra fluye como una continuidad a lo corpóreo, y le dimos la importancia justa como pura necesidad para contar nuestra historia. Incluso a través de un simple gesto, Esperanza se pronuncia. En ese instante, no siendo necesario hablar, todo esta dicho. Por lo tanto, el cuerpo expresivo fue el protagonista a la hora de crear al personaje.

Y para ello se utilizan diversos lenguajes.

O. P.— Sí, la pantomima, el mimo de acción, o el narrador mimador, abundando más diversidad de éstos en la primera parte de la pieza, donde Esperanza se muestra como un personaje grotesco pero inocente, extremadamente desamparado y cargado de esa doble moral tan española, trasladada a su estética, que nos recuerda al primer Almodóvar y a esas porteras tan reconocidas e integradas en nuestro imaginario colectivo.

— ¿Qué papel juega la escenografía?

Cristina Izquierdo.— Cuando materializo un espacio en una obra teatral, lo concibo para que se adapte a los movimientos de los actores. No solo al movimiento escénico “real”, sino al movimiento “interno” latente en el imaginario de la obra. Mi premisa es que el actor es el centro del espectáculo y por tanto los lenguajes escénicos deben girar a su alrededor. Es así, entre estos dos mundos, en cuyo centro está el actor, donde encuentro la creación escénica completa. De este modo y del proceso de vida de la obra surge la escenografía de “Esperanza”, como respuesta al mundo “real” y a un mundo “soñado” del personaje. El diseño surge del entendimiento del personaje de “Esperanza”, cuando comienza a tomar forma y a aparecer su energía y su necesidad de movimiento. En ese sentido y a nivel conceptual, el mundo “real” del personaje se resuelve con tres elementos que giran para adaptarse a los diferentes espacios en que se desarrolla la acción; lineales, sencillos y versátiles. Por otro lado, el mundo “soñado” se resuelve con seis elementos conceptuales, botellas, cada una “llena” con elementos que pertenecen a la historia del imaginario del personaje. El juego teatral, en ese sentido, se extiende al mundo de los objetos cuando se les dota de movilidad en tres planos diferentes. En este caso y por lo que “Esperanza” requería era necesario ser conciso a nivel conceptual, pero permitir el movimiento que uniese sus dos mundos. En esa línea lo que pretende conseguir la iluminación, sin ser pretenciosa, es crear una atmósfera acorde con los dos mundos y los estados de Esperanza.

—¿Colaboran en el montaje artistas de León?

MG.—Para este montaje contamos con equipo procedente de León; Cristina Izquierdo, actriz y creadora a quien conozco desde hace años, desde mis comienzos como actriz. Julia D. Velazquez, quien se ha encargado de la fotografía y del diseño gráfico de la obra, y Javier Baillo, músico y productor. Además he contado con personas de otras comunidades. Olga Peris, la directora es valenciana o Saray Neila, la persona que ha llevado la comunicación y que es de San Sebastián.

—¿Cómo ves la escena teatral española en este momento?

MG.— En nuestro país estamos al borde del precipicio con el 21% del IVA. Si nos cierran los teatros y las salas alternativas ¿a dónde vamos a ir?  Hay un gran problema de base educacional. El arte es una necesidad no es un lujo. Cuesta mucho; dinero, esfuerzo y trabajo llevar adelante un proyecto para que después la gente no le de valor. El panorama es desalentador, pero siento que la clave está en uno mismo y me rodeo de gente que sigue confiando en la profesión y que lucha cada día para seguir viviendo de ello.

—¿Algún sueño por cumplir sobre el escenario?

MG.— ¿Sueños? Todos. Quiero llevar esta obra y girar por muchos teatros, no dejar de actuar y poder envejecer en el escenario sin perder la ilusión que me mueve ahora. Además, me gustaría poder trabajar algún día con Carmelo Gómez, gran compañero de profesión y amigo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sinopsis 

Esperanza, la protagonista de esta historia, es portera de un edificio de ocho plantas de cualquier ciudad española. Su vida, llena de esperas físicas, se verá trastocada por los embistes de la crisis, que no espera. Proyectada en un futuro que fantasea y anclada en un pasado que no ha superado, sueña esperando ser aquello que “no tiene”.

La pérdida de peso vendrá asociada a otra pérdida, una que no espera y que traerá a su vida reflexiones y preguntas que nunca se había hecho. De repente, mirarse al espejo ya no será la continuación de su fantasía, sino la verdadera pregunta que todo ser humano tiene que hacerse: “¿Quién soy?”.

Cómo una heroína, Esperanza, ante las embestidas de la vida y sin darse cuenta, renacerá como otra mujer, liberada del peso de una vida frívola y superficial.

*“Esperanza” es el resultado de una colaboración de residencia de la actriz María Giménez en Espacio Vías, centro referente de la cultura joven y alternativa de la ciudad de León, que ofrece  esta posibilidad a artistas de diversas disciplinas.

  • “Esperanza”. Teatro.
    Domingo, 29 de septiembre. 21 horas.

    Lugar: Espacio Vías, Avda Padre Isla 48, León.
    Función única. Entrada gratuita hasta completar aforo.

Acerca de Camino Sayago

Periodista leonesa

Un Comentario

  1. Pingback: Espacio Vías evoca el mundo soñado de “Esperanza” | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: