“Paralelamente”. La poesía secreta de Salvador Lera

Paralelamente_portada+red

“Paralelamente”
SALVADOR LERA PANIZO
Libros del Aire / poesía 4
Madrid, 2012. 98 págs
Precio: 10,00 € (IVA incluido)

la noche condensó las palabras
en las ramas de la amistad:

de madrugada, el fruto espera al sol.

Salvador Lera

Por ELOÍSA OTERO

Hay libros que tienen su propia vida. Circulan de mano en mano, de boca a oreja, por correo, de boca en boca…

Hace unas semanas llegó a mi buzón, con matasellos de Vigo, un pequeño paquete. Dentro, un ejemplar de Paralelamente (Libros del Aire, 2012), de Salvador Lera.

Nada se dice de su autor en la solapa, ni una pequeña nota bio-bibliográfica. Tampoco he encontrado nada sobre él en Internet. Salvador Lera parece tener vocación de poeta secreto. Sé —por el amigo común que me hizo llegar su libro— que nació en un pueblo de Zamora, en torno a 1953, y que trabaja en Madrid. Que lleva escribiendo toda la vida —siendo autor de una extensa y variada obra inédita— y que Paralelamente es su primer libro publicado.

En la contraportada del ejemplar, solo unos versos:

Paralelamente: estancias paralelas.

Formas de estar al mismo tiempo, como fulguraciones o reflejos atrapados, como decantaciones.

Bajo el signo de la conjunción: estancias que se multiplican y se confunden, paralelas que también se encuentran.

Palabras que señalan un itinerario, el rastro de una experiencia de transformación.

Lo cierto es que la lectura de este libro se me fue demorando, en busca de un tiempo tranquilo. La reservé para un viaje en tren, León-Madrid ida y vuelta. Y en ese viaje pude al fin desgranar sus palabras, trazando en sus páginas ventanas con el lápiz, abiertas a nuevas lecturas. Deconstruyendo y construyendo.

Las palabras son obstáculos ahora, trampas lentas
icebergs flotantes buscando la disolución:

y exigen riesgo, dedicación.

De alguna manera leer es también escribir, en el sentido de reflexionar y habitar nuevos sentidos, en ese explorar más allá de lo visible, de lo imaginable, de lo representable. Y este libro —en el que la poesía es “ocultamiento, máscara, distracción: deseo”— se encuentra lleno de destellos (“fósforo, lenguaje: / ignición.”), de conocimiento vivencial, de pensamiento puro.

El amor organiza el mundo:
distribuye los cuerpos
asigna su lugar correspondiente.

Esquemas y simetrías: imposición de significado.

Algunas mentes perezosas podrán tachar sus páginas de “herméticas”. Pero otros pensamos que la poesía es una de las pocas inteligencias del mundo que nos queda —como subrayó Julio Ortega, “casi todo lo demás pertenece a la Banca”—. Y la buena poesía —como arte de la memoria y de la palabra, entre otras muchas cosas— no tiene que ser fácil ni difícil de comprender o entender. Solo hay que adentrarse en ella, leerla y escuchar lo que te dice. Lo que sucede entonces es que el poema funciona o no funciona. Te habla o no te habla. Lo haces tuyo, o no.

Y eso sucedió. Hice mío este libro. Empecé a sentir como mías, como propias, sus palabras, como cuando se pronuncia un conjuro…

Quemadura: gemido de la sombra.

Un estremecimiento que recorre el cuerpo aletargado,
un instante de reflexión carnal.

En Paralelamente se suceden los versos en dos ríos, en dos partes tituladas: “Destellos” y “Gnosis”.

Y buscas el remanso: como el agua que salta sobre el agua
como el viento empeñado en pararse.

Se abra el libro por donde se abra, es decir, por cualquiera de sus páginas, el lector encontrará versos de extraña intensidad:

(…)

En cada despedida están todas las despedidas,
pero ya no es tiempo de despedidas.

Es hora de silencios: tacto de presencias.

Buscando los tactos, esperando al cuerpo
recogiendo sombras en los márgenes:

con la lentitud de la larva
con los movimientos del gusano
con la quietud de la pupa.

.

Ave que te escondes, ala deseada:

en tu planear apacible hay dominio
allí se desvelan las corrientes
y allí esperamos, atentos
con la libertad como único reto.

.

Desasirse:
del hueco que conjuga interminablemente las palabras
de los pensamientos que se suceden,

de la inmovilidad.

(….)

Tiene algo especial este primer poemario de Salvador Lera. Reflexión y voz interior. Ritmo y música libre. Potencia. Emoción. Registros y enigmas. Metapoesía. Concentración. Pensamiento. “Tiempo de metamorfosis, punto de inversión…”

El paso del tiempo no revela el secreto, si no es
descubriéndose como mecanismo de ocultación.

Lo lees entero desde el principio hasta el final, subrayando algunas zonas, demorándote en otras, al aire de su vuelo, enredándote en las redes del pasado, buceando en espacios ensimismados, en escrituras invisibles como razón del camino… Y, cuando llegas al final no quieres cerrarlo, vuelves a abrirlo por cualquier parte… y no deja de sorprenderte:

El poder del pensamiento
la red que te sostiene:

no se imagina en vano.

Paralelamente tiene ese cierto halo de los libros de culto. Un libro sin tiempo. El año pasado un jurado lo consideró candidato al Premio Ausiás March al Mejor Poemario de 2012, convocado por el combativo blog de crítica poética “Addison de Witt” —premio que se llevó el escritor chileno Raúl Zurita por su libro “Zurita”, publicado por Delirio—. Es lo que tienen los poetas secretos: para ellos es mucho mejor esconder el tesoro que encontrarlo.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

  1. Eduardo Foulkes

    De acuerdo Eloísa. Salvador es un poeta al que cuesta arrancarle su propio reconocimiento por lo que hace con las palabras. Esa singular sensibilidad para alcanzar la espalda huidiza de las palabras cuando se encuentran ante un desafío semántico inesperado. Merece y valdría la pena organizar una presentación de su libro, esta vez lo menos secreta posible. Eduardo Foulkes.

  2. La sensibilidad de la poesia de Salvador Lera Panizo, a travès, este articulo me recuerda la poesia baroca de Ilia Galan : simbolica, lirica y romantica.
    “En cada despedida están todas las despedidas,
    pero ya no es tiempo de despedidas. Es hora de silencios: tacto de presencias.”

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: