La revista del Laboratorio Poético, en edición digital

Haz un click para ver la revista.

Haz un click para ver la revista.

Con sólo hacer un click podrás VER y DESCARGAR en formato pdf la REVISTA del LABORATORIO POÉTICO, con diseño y maquetación de Eloísa Otero, en la que se recogen algunas experiencias y trabajos realizados, entre febrero y junio de 2014, por los participantes en esta actividad patrocinada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de León y coordinada por el poeta Víctor M. Díez (de quien reproducimos un pequeño texto relacionado con el Laborario, acompañado por el poema “El pabellón del vacío”, de José Lezama Lima).

Pistas para descargar la revista desde Issuu: pinchar en "Compartir" y luego en "Descargar".

Pistas para descargar la revista desde Issuu: pinchar en “Compartir” y luego en “Descargar”.

Por VÍCTOR M. DÍEZ

El Laboratorio es un sueño colectivo, casi intangible. Somos de vapor, una idea imposible de asir y difícil de visibilizar, en ocasiones. Pero firme, bajo la hipótesis de que lo poético es, o puede ser, sustrato de todos los modos creativos. Aquí nos hemos reunido poetas, músicos, actores, artistas plásticos… Un grupo salvaje (a la manera de aquellos detectives poéticos de Roberto Bolaño), que intenta hacerse un hueco, pero no para rellenarlo. Sino para dejar ese hueco y a la manera en que en las ciudades griegas guardaban un agujero en el centro (agora), tendiésemos a un centro vacío y a la vez pleno de posibilidades, para que pudiera existir el intercambio, no sólo de bienes y servicios, sino de sensibilidades, de creatividad, de ideas, de reflexión ética y estética. En ese sentido lo que somos es un vano, un tokonoma (1) (en el sentido japonés y como diría Lezama Lima): Ese agujero es lo que somos: un magma, un humus que alimenta las raíces. Somos los subterráneos, los invisibles, los sótanos poblados, el inconsciente de la ciudad. Un secreto a voces, somos el pabellón vacío del que hablaba Lezama.

Víctor M. Díez, durante la presentación del Laboratorio en el Soho (León), el 17 de septiembre de 2014. © Fotografía: Factoría lunamaluna.

Víctor M. Díez, durante la presentación del Laboratorio en el Soho (León), el 17 de septiembre de 2014. © Fotografía: Juanjo de la Rosa / Factoría lunamaluna.

:: “El pabellón del vacío“, un poema de José Lezama Lima

Voy con el tornillo
preguntando en la pared,
un sonido sin color
un color tapado con un manto.
Pero vacilo y momentáneamente
ciego, apenas puedo sentirme.
De pronto, recuerdo,
con las uñas voy abriendo
el tokonoma en la pared.
Necesito un pequeño vacío,
allí me voy reduciendo
para reaparecer de nuevo,
palparme y poner la frente en su lugar.
Un pequeño vacío en la pared.

Estoy en un café
multiplicador del hastío,
el insistente daiquirí
vuelve como una cara inservible
para morir, para la primavera.
Recorro con las manos
la solapa que me parece fría.
No espero a nadie
e insisto en que alguien tiene que llegar.
De pronto, con la uña
trazo un pequeño hueco en la mesa.
Ya tengo el tokonoma, el vacío,
la compañía insuperable,
la conversación en una esquina de Alejandría.
Estoy con él en una ronda
de patinadores por el Prado.
Era un niño que respiraba
todo el rocío tenaz del cielo,
ya con el vacío, como un gato
que nos rodea todo el cuerpo,
con un silencio lleno de luces.

Tener cerca de lo que nos rodea
y cerca de nuestro cuerpo,
la idea fija de que nuestra alma
y su envoltura caben
en un pequeño vacío en la pared
o en un papel de seda raspado con la uña.
Me voy reduciendo,
soy un punto que desaparece y vuelve
y quepo entero en el tokonoma.
Me hago invisible
y en el reverso recobro mi cuerpo
nadando en una playa,
rodeado de bachilleres con estandartes de nieve,
de matemáticos y de jugadores de pelota
describiendo un helado de mamey.
El vacío es más pequeño que un naipe
y puede ser grande como el cielo,
pero lo podemos hacer con nuestra uña
en el borde de una taza de café
o en el cielo que cae por nuestro hombro.

El principio se une con el tokonoma,
en el vacío se puede esconder un canguro
sin perder su saltante júbilo.
La aparición de una cueva
es misteriosa y va desenrollando su terrible.
Esconderse allí es temblar,
los cuernos de los cazadores resuenan
en el bosque congelado.
Pero el vacío es calmoso,
lo podemos atraer con un hilo
e inaugurarlo en la insignificancia.
Araño en la pared con la uña,
la cal va cayendo
como si fuese un pedazo de la concha
de la tortuga celeste.
¿La aridez en el vacío
es el primer y último camino?
Me duermo, en el tokonoma
evaporo el otro que sigue caminando.

— — —
Nota: (1) Un tokonoma (床の間) es un cubículo o pequeño espacio elevado sobre un washitsu, una habitación de estilo japonés con piso de tatami, en donde se cuelgan rollos desplegables decorativos con pinturas (kakemono). Los arreglos ikebana y bonsái también se pueden encontrar en estos espacios. El tokonoma y los objetos contenidos en él son elementos esenciales en la decoración tradicional japonesa. Su primera aparición data del Período Muromachi (siglos XIV al XVI).

Cuando se encuentran invitados presentes en una habitación de estilo japonés, la manera correcta según la etiqueta japonesa es sentar al huésped más importante dando su espalda al lugar del tokonoma. Esto representa modestia; el que invita no debe hacer alarde del contenido del tokonoma al invitado y por lo tanto, es necesario no conducir su mirada directamente hacia tal espacio.

Está estrictamente prohibido pisar dentro de esta área.

(Texto tomado de Wikipedia)

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Un Comentario

  1. Pingback: El segundo Laboratorio Poético lanza una pequeña piedra al agua | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: