WAM. Un Museo Agrícola Mundial para pensar las contradicciones de la política y la economía alimentarias

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No se habría podido escoger un lugar mejor, en la ciudad de León, para recrear un viejo y decadente museo colonial. El vetusto edificio cargardo de historia de la Fundación Sierra Pambley (con toda su trayectoria ligada a la Institución Libre de Enseñanza) ha prestado las salas de su primera planta para realizar en ellas un proyecto de la artista burgalesa Asunción Molinos Gordo ligado al MUSAC. La instalación “Museo Agrícola Mundial” —que forma parte de la exposición colectiva “Sector primario”, que puede visitarse en el Musac hasta el 10 de enero— acaba de ser premiada en la Bienal de Sharjah (Emiratos Árabes), y se podrá visitar desde el viernes 6 de noviembre de 2015 (inauguración entre las 17 y las 21 horas) hasta el 8 de enero de 2016. Antes ha pasado también por El Cairo (Egipto) y Bristol (Reino Unido).

Por ELOÍSA OTERO

“Ni siquiera hemos querido limpiar demasiado las salas”, decía ayer Manuel Olveira, director del Musac y comisario de este proyecto, “para que el polvo sea real”. La instalación-exposición, llena de curiosidades, llama a reflexionar sobre aspectos políticos y económicos relacionados con la agricultura a nivel mundial, la alimentación, las semillas, los transgénicos, la revolución verde, sobre las formas de colonización de la agricultura y del pensamiento, sobre los discursos dominantes y los discursos escondidos… con especial hincapié en los discursos actuales en torno a la biotecnología y la ingeniería genética de los alimentos.

La estética caduca de un museo propio de otro tiempo es aquí una metáfora. Resulta difícil discernir la verdad de la ficción cuando se leen los mensajes a menudo contradictorios que aparecen en los gráficos y paneles distribuidos por las salas de forma aparentemente descuidada, pero con una gran carga simbólica. Mensajes que pueden provocar curiosidad y sobre todo muchas preguntas “sobre cómo se nos venden los avances y la tecnología, y sobre las verdades y mentiras relacionadas con la agricultura y con la alimentación en el mundo”. A través de un museo del pasado Asunción Molinos crea un espacio temporal ilusorio, una especie de museo del futuro, donde las “promesas desarrollistas” de nuestro presente revelan su posible obsolescencia y su fragilidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Asunción Molinos empezó a realizar esta investigación sobre la agricultura y la alimentación en el mundo en 2010, durante cinco meses que pasó en El Cairo, en cuyo viejo Museo de Agricultura se inspiró a la hora de pensar el escenario donde mostraría su proyecto.

“A través de las cinco estancias que componen el WAM, el visitante encontrará una colección de objetos dispuestos a modo de gabinete de curiosidades: gráficos de madera, pinturas, maquetas, paneles y otros artefactos, que dan a conocer los distintos y contradictorios argumentos que existen en la actualidad en torno al uso de transgénicos en alimentación, la propiedad intelectual sobre semillas o la controversia de términos como Seguridad Alimentaria. La estética colonial sirve para reflexionar sobre posibles semejanzas entre las antiguas y nuevas formas de imperialismo en la agricultura, auspiciadas por los tratados de comercio y la des-regularización de los mercados”, explica la artista en la argumentación del proyecto.

“En este viejo museo del futuro las “verdades” sobre el “progreso agrícola” actual revelan su posible obsolescencia, y los dogmas desarrollistas de nuestro presente, bajo una estética caduca, parecen menos prometedores”. La artista propone el museo “como teatro del absurdo, donde se ponen de manifiesto las incoherencias en el relato hegemónico sobre la crisis alimentaria y se juega con la parodia y lo naíf para generar dudas sobre el ambiguo status quo del sector agrícola”.

Entre las curiosidades que se pueden encontrar está la “Bóveda del fin del mundo”, una especie de “Arca de Noé” de semillas de todo el mundo que se encuentra en el Ártico, y que tiene como objetivo proteger la biodiversidad de las especies de cultivos que sirven como alimento en caso de una hecatombe mundial como el cambio climático, catástrofes naturales o guerras mundiales. Claro que, como explica Asunción Molinos, hay que saber qué compañías alimentarias se encuentran detrás de este semillero…

También se ofrecen muchas pistas para reflexionar sobre las cosas que suceden en el planeta, como el hecho de que un país como Haití produzca suficientes y variados alimentos como para dar de comer a una población que, sin embargo, tiene que alimentarse de galletas hechas con barro, sal, pimienta y especias. O sobre los efectos perniciosos de una producción industrializada e insostenible, que no favorece a los pequeños agricultores ni reparte equitativamente las riquezas. O sobre la paradoja de que en un país se puedan producir semillas modificadas que no se pueden comercializar en el mercado local, mientras se permite la entrada de productos transgénicos…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una artista entre España y Oriente

Nacida en Guzmán (Burgos) en 1979, Asunción Molinos Gordo vive entre Egipto, Omán y España. Su obra gira en torno al estudio de la cultura rural y campesina desde una perspectiva transnacional. En su práctica artística se sirve de la metodología antropológica para cuestionar las categorías que definen el término “innovación” en los discursos dominantes de desarrollo económico y así poder entender las formas de dominio intelectual que existen entre lo urbano y lo rural.

En sus proyectos utiliza una variedad de medios: la instalación, el sonido, el vídeo, la fotografía y la escultura. Su obra estudia la regulación burocrática del territorio, los mercados financieros de cereal, la transformación laboral del campesinado, el uso de la biotecnología en los alimentos, la arquitectura trashumante, el éxodo rural y la pérdida de soberanía.

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, donde también obtuvo su título de Máster en Arte Contemporáneo, su trabajo ha sido expuesto en la Bienal de Sharjah (Emiratos Arabes), Darat Al Funun (Jordania) The Townhouse Gallery (Egipto), Delfina Foundation (Reino Unido), ARNOLFINI (Reino Unido), Matadero-Madrid (España), o La Casa Encendida (España).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Instalación: WAM. (Museo Agrícola Mundial)

  • Artista: Asunción Molinos Gordo
  • Dónde: Fundación Sierra Pambley (Calle Sierra Pambley, 2. León)
  • Fechas: del 6 de noviembre de 2015 al 8 de enero de 2016.
  • Horario: Mañanas: De lunes a viernes, de 12 a 14 horas. Tardes: De lunes a jueves, de 18 a 20 horas.
  • Actividad gratuita, co-organizada por MUSAC y Fundación Sierra Pambley.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: