Treinta proyectos para transformar la cultura, la educación, los espacios públicos y la participación ciudadana

Participantes del Encuentro de Cultura Local y Construcción de Ciudadanía. Foto: organización del encuentro.

Participantes del Encuentro de Cultura Local y Construcción de Ciudadanía. Foto: organización del encuentro.

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid acogió los días 5 y 6 de noviembre el Encuentro de Cultura Local y Construcción de Ciudadanía, una cita imprescindible para reflexionar y visibilizar qué se está haciendo desde estos ámbitos.

Por LAURA FRAILE
últimoCero

“¿Puedo coger varias? Es que tengo esquizofrenia”. Con esta frase manifestaba el pasado jueves un asistente a este encuentro su indecisión a la hora de elegir una chapa acreditativa entre la roja del comunicador, la amarilla del agitador cultural, la rosa del colectivo ciudadano o la azul del gestor cultural. Esta anécdota puede servir para transmitir el riquísimo caldo de cultivo que se generó los pasados días 5 y 6 de noviembre en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, propiciado por la exposición de una treintena de proyectos de toda España en los que se trabaja desde áreas como la cultura, la educación, el uso del espacio público o la participación ciudadana.

Participar, colaborar y transformar fueron los tres primeros verbos que se conjugaron en este encuentro, que fue inaugurado por el gestor cultural Pablo Berástegui (director general de Donostia/San Sebastián 2016) y el investigador y agitador cultural Jaron Rowan. Jaron ha escrito libros como `Emprendizajes en cultura. Discursos, instituciones y contradicciones de la empresarialidad cultural´ (Traficantes de Sueños, 2010) o `Memes: inteligencia idiota, política rara y folclore digital´ (Capitán Swing, 2015).

Una de las primeras experiencias de las que se habló en este encuentro fue la de `Scarpia´, unas jornadas de intervenciones artísticas que se realizan desde hace 14 años en El Carpio, un pueblo de 4.000 habitantes situado a 30 kilómetros de Córdoba. Un quiosco o un antiguo ambulatorio son dos de los escenarios de estas jornadas, que en todos estos años han dejado un buen poso. Según indicó su director Miguel Ángel Moreno, en el 2002 sólo había un licenciado en Bellas Artes en el pueblo. Ahora hay 30.

Laia Ramos (Idensitat), Augusto Paramio (moderador) y Daniel García (Movimiento ATD Cuarto Mundo). Foto: L. Fraile.

Laia Ramos (Idensitat), Augusto Paramio (moderador) y Daniel García (Movimiento ATD Cuarto Mundo). Foto: L. Fraile.

Laia Ramos, integrante de Idensitat, también estuvo entre las invitadas a este encuentro. Esta iniciativa pone su foco en el espacio público a través de proyectos como `Espacios zombi´ (en el que visibilizan los efectos de la burbuja inmobiliaria) o `TRANSlocaciones´. Este último se ha convertido en un eje aglutinador de iniciativas como un taller de cartografía crítica o un archivo de proyectos de intervenciones artísticas realizadas en los barrios de Raval y Gótico de Barcelona desde los años 80 hasta la actualidad.

La reutilización y el reciclaje de basura son las señas de identidad de Basurama, otro de los proyectos que se presentó en este encuentro. Estos elementos han servido a sus integrantes para dar forma a un autoparque que construyeron en Etiopía, un cine al aire libre elaborado en Georgia con neumáticos y plásticos o una intervención artística con botellas de plástico, realizada en Santo Domingo, con la que visibilizar los problemas en la gestión de los residuos.

La Universidad Popular Cuarto Mundo también formó parte de la programación de este encuentro. Esta iniciativa impulsada por el Movimiento ATD Cuarto Mundo se desarrolla desde hace una decena de años en diferentes barrios de Madrid y permite establecer diálogos en torno a temas como la educación o la vivienda.

Do it yourself (hazlo tú mismo) es uno de los lemas de Todo por la Praxis, un colectivo que también estuvo presente en el Colegio Oficial de Arquitectos. En los últimos años sus integrantes han generado procesos participativos desde los que fomentar la reivindicación de espacios para la lectura, visibilizar inmuebles vacíos, dar forma a un jardín comunitario o denunciar los efectos de la gentrificación.

Presentación de los proyectos Barrios Orquestados, Danzan las Aulas y Kahinarte. Foto: L. Fraile.

Presentación de los proyectos Barrios Orquestados, Danzan las Aulas y Kahinarte. Foto: L. Fraile.

El reto de conocer una treintena de proyectos en un par de días (y no morir de saturación informativa)

El Encuentro de Cultura Local y Construcción de Ciudadanía permitió dar a conocer una treintena de iniciativas que actualmente están desarrollándose en toda España. Lola Barrena presentó el trabajo que están realizando en los solares abandonados de Santa Cruz de Tenerife para programar actividades culturales. Juan García Calvo, en cambio, aludió a Storywalker, un proyecto que permite recuperar las historias cotidianas de barrios como el de Usera (Madrid) a través de audioguías geolocalizadas que pueden escucharse desde los teléfonos móviles.

Mireia y Arnau, del proyecto Pla Estel, narraron cómo transformar una plaza de un pequeño municipio barcelonés a través de la participación de todos los vecinos. Siro, integrante del proyecto La fábrika de toda la vida, resumió el proceso que permitió convertir una antigua cementera abandonada situada en Los Santos de Maimona (Badajoz) en un espacio gestionado por la ciudadanía para su uso sociocultural.

Rosa Pérez (moderadora), Gustavo Diéguez (arquitecto) y Fernando Fajardo (La Casa Tomada). Foto: L. Fraile.

Rosa Pérez (moderadora), Gustavo Diéguez (arquitecto) y Fernando Fajardo (La Casa Tomada). Foto: L. Fraile.

El encuentro también permitió conocer proyectos como el de `¡Entérense!´, que favoreció que un grupo de mujeres inmigrantes que habían ejercido la prostitución trabajara sobre su propia identidad. En Barrios Orquestados (Las Palmas de Gran Canaria), quedó demostrada una vez más cómo la música clásica debe salir de los grandes auditorios para reencontrarse con la ciudadanía.

Más tarde Francesco, integrante del proyecto Kahinarte (Melilla), mostró cómo ir sembrando expresiones culturales en barrios desatendidos por la administración a través de conciertos de jazz en los autobuses o la realización de murales y programas radiofónicos.

Gustavo Diéguez, un arquitecto argentino, enseñó cómo elaborar un centro cultural nómada o una biblioteca ambulante con camillas destinada a los pacientes de un hospital. Fernando Fajardo invitó a entrar en La Casa Tomada, un centro cultural situado en un antiguo museo de las Ciencias de San Salvador que, a través de dos pisos, favorece el encuentro entre cineastas, músicos e ilustradores.

Sonia Díaz (moderadora), Fernando García (Campo Adentro), Xavi Pérez (Trans Europe Halles) y Silvia Villar (A Casa Colorida). Foto: L. Fraile.

Sonia Díaz (moderadora), Fernando García (Campo Adentro), Xavi Pérez (Trans Europe Halles) y Silvia Villar (A Casa Colorida). Foto: L. Fraile.

Durante el encuentro se presentó la red Trans Europe Halles, que a lo largo de sus tres décadas de trayectoria ha permitido unir a más de medio centenar de centros culturales independientes distribuidos por países como Bulgaria, Francia, Alemania, Holanda o España. Dentro de su página web, esta red incluye un apartado de publicaciones en el que pueden descargarse manuales sobre el diseño de este tipo de centros, que explican cómo crear un centro cultural o cómo gestionarlo en el contexto actual.

El uso de las azoteas de Andalucía como espacios en los que programar espectáculos de danza, magia, teatro o conciertos quedó evidenciado en experiencias como la de Redetejas, que ya se ha extendido por países como Argentina y Paraguay (este proyecto también dispone de varios manuales que invitan a extender la experiencia).

También se habló en este encuentro de la recuperación de una antigua fábrica de harinas de Zaragoza para convertirla en la Harinera ZGZ, un espacio cultural cogestionado entre los vecinos y el Ayuntamiento, así como del uso de locales vacíos en alquiler para ofrecer una programación cultural (en este caso, a través de la iniciativa SeAlquila Proyecto).

Presentación de los proyectos La Harinera ZGZ, SeAlquila Proyecto y Murs Lliures. Foto: L. Fraile.

Presentación de los proyectos La Harinera ZGZ, SeAlquila Proyecto y Murs Lliures. Foto: L. Fraile.

Marc, uno de los integrantes del proyecto barcelonés Murs Lliures, demostró cómo dar una vuelta de tuerca a la prohibición de hacer murales. Más tarde Carmen, “la rapaza de los ordenadores”, enseñó cómo recuperar todas esas historias de vida que se esconden detrás de las fotos antiguas a través de unas audio guías realizadas por los vecinos de San Sadurniño, un municipio situado al norte de Galicia.

Esto es sólo una pequeña muestra de todo lo que se compartió en este encuentro, que salió adelante gracias a la financiación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y a Trànsit Projectes (que se encargó de la producción).

Si te has quedado con ganas de más, puedes seguir el hashtag #CULTURAYCIUDADANIAMECD, donde podrás ver todas las intervenciones.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: