Érase una vez… Titirimundi hace millones de años (1)

Titirimundi lleva 30 años asomándose cada primavera a las ventanas del mundo cultural de Segovia con los teatros de marionetas y la Asociación Geología de Segovia quiere participar también en esta fiesta del arte. ¿Cómo? Poniendo a disposición del público, y explicando mientras los espectadores esperan el comienzo de la función en calles y plazas, cómo eran los elementos de la Tierra en este mismo lugar: rocas, fósiles, minerales, estructuras en las piedras, formas del relieve… historias con las que pueden entretenerse y divertirse. Los asistentes conocerán curiosidades sobre su origen, apasionantes historias ocurridas hace millones de años en ese mismo lugar, por ejemplo, que hubo mares tropicales con tiburones merodeando Segovia… En fin, un complemento perfecto al ejercicio de imaginación de los espectáculos de títeres.

Reconstrucción del aspecto que podría tener el mar cretácico, cálido y somero en latitudes subtropicales, que cubrió la provincia de Segovia hace entre 84 y 79 millones de años.

Reconstrucción del aspecto que podría tener el mar cretácico, cálido y somero en latitudes subtropicales, que cubrió la provincia de Segovia hace entre 84 y 79 millones de años.

Texto: ANDRÉS DÍEZ HERRERO
Dibujos: JORGE SOLER VALENCIA

Siempre nos han dicho y hemos leído que el acueducto está hecho de granito. Pero ¿esto es realmente así?, ¿es todo granito y del mismo tipo?, ¿cuánto granito tiene?, ¿de dónde lo trajeron?, ¿por qué las piedras de los sillares aparecen redondeadas?, ¿Alguna vez te has planteado qué hay bajo tus pies, en el subsuelo de Segovia?

Los geólogos segovianos tenemos la respuesta: justo en la plaza del Azoguejo hay arenas silíceas hechas de granos de cuarzo, pero mirando al acueducto, un poco más a hacia la derecha, hacia la plaza de Día Sanz, el sustrato cambia a granito, aunque distinto al del que se usó para construir el acueducto que está sobre él. Y mirando hacia la izquierda, donde están las escaleras del Postigo y la muralla de Segovia, el acueducto se asienta sucesivamente sobre arcillas, areniscas, calizas y dolomías.

Espectáculo de títeres en la plaza del Azoguejo.

Espectáculo de títeres en la plaza del Azoguejo.

Porque el Azoguejo no solo es una encrucijada de caminos y punto de afluencia turística, desde el punto de vista geológico también es un lugar donde se ponen en contacto, en el subsuelo, muchos tipos de rocas distintos: granitos, gneises, arenas, arcillas, calizas…, de edades muy distintas, desde hace casi 490 millones de años a hace unos 75 millones de años. Cuentan con una disposición, unas sobre otras, que es lo que los geólogos llamamos discordancia, o más propiamente dicho, una inconformidad, porque ‘no se ponen de acuerdo las unas y las otras en cómo estar dispuestas: son inconformistas’.

Secuencia evolutiva de los granitoides que constituyen los sillares del acueducto de Segovia.

Secuencia evolutiva de los granitoides que constituyen los sillares del acueducto de Segovia.

Secuencia evolutiva de los granitoides que constituyen los sillares del acueducto de Segovia: a) macizo rocoso subterráneo con fracturas verticales y horizontales; b) alteración de la roca por el agua infiltrada en las grietas de la roca; c) conversión de las esquinas y aristas en arena, con la formación de los bolos subterráneos; d) exhumación de los bolos a superficie; e) bolos graníticos en superficie; f) canterado de los bolos para constituir los sillares; g) construcción del acueducto con los sillares; h) alteración de los sillares a partir de las juntas, adoptando de nuevo morfología de bolos.

Plaza de La Trinidad: en busca de la concha del Marqués

La coqueta y recogida plaza de la Trinidad queda delimitada por la iglesia de la que recibe el nombre, la iglesia del monasterio de las Madres Dominicas, un discreto muro hacia el norte, que alberga la escultura dedicada al Marqués de Lozoya,  y la calle homónima con tráfico rodado y aparcamientos.

Plaza de la Trinidad.

Plaza de la Trinidad.

Las rocas que forman los muros, puertas y ventanas de estos edificios son poco variadas: predominan lo que los segovianos llamamos ‘calizas’ o ‘rocas calcáreas’ en los sillares, sillarejo y mampostería. Desde el punto de vista técnico, en realidad la mayor parte no son calizas –rocas formadas por carbonato cálcico–, en sentido estricto, sino dolomías –rocas formadas por carbonato cálcico y magnésico–, areniscas y margas.

Casi todas ellas proceden de canteras y afloramientos de las rocas de edad Cretácico superior sobre las que se ubica la propia ciudad y las lastras circundantes y que fueron depositadas como fangos calcáreos en el lecho de mares tropicales someros y cálidos, por acumulación de restos de caparazones de animales invertebrados (bivalvos, gasterópodos, corales, erizos…) y de algas calcáreas.

Los posteriores procesos de compactación y cementación formaron en el interior de estas rocas pequeñas cavidades con las paredes tapizadas de cristales de calcita (carbonato cálcico), como las que se ven en algunos sillares de la iglesia de La Trinidad. El suelo de la plaza es un empedrado que combina el uso de adoquines de granito, que forman figuras geométricas y cantos rodados de cuarcitas de tonos pardos y rojizos, en lo que se suele denominar ‘cantos rubefactados’. Proceden de los depósitos de ríos y abanicos de piedemonte, donde fueron rodados por el arrastre del agua.

La exposición al sol  y la intemperie  hicieron que se concentraran en superficie minerales de óxidos e hidróxidos de hierro, dándole esta característica tonalidad pardo-rojiza. En Segovia, a este pavimento se le denomina ‘emborrillado’; a los cantos, ‘borrillo’; y al oficio que se encarga de su instalación, ‘emborrilleros’ o ‘emborrilladores’.

Una curiosidad de la plaza de La Trinidad es la presencia de elementos fósiles, visibles a simple vista, formando parte de la roca de la escultura que forma parte del monumento homenaje a Juan de Contreras, Marqués de Lozoya, que se instaló hace unos pocos años.

Homenaje a Juan de Contreras, marqués de Lozoya.

Homenaje a Juan de Contreras, marqués de Lozoya.

El pedestal que soporta el relieve en metal con la silueta del Marqués, está labrado en otro tipo de ‘roca caliza’, una biocalcarenita –arenisca formada por trozos de organismos fósiles– que se comercializa con el nombre de ‘Rosa Sepúlveda’, por su coloración asalmonada y por proceder del macizo de Sepúlveda (Villar de Sobrepeña, Hinojosas del Cerro…).

Como esta ‘caliza’ se formó en parecida época que las que forman los sillares de las de los edificios circundantes (hace unos 80 millones de años), también en un mar tropical somero, más cerca del arrecife, posee restos de mayor tamaño de bivalvos, gasterópodos, equinodermos, corales, e incluso seláceos, dientes de tiburón.

Una concha de un molusco bivalvo, con sus ‘costillas’ perfectamente reconocibles, puede localizarse en el lateral izquierdo de la escultura, justo encima de la placa del cantero. ¡Prueba a localizar la concha del Marqués!

Vista del resto fósil de una concha (valva con costillas) de un molusco bivalvo marino que habitaba los mares cretácicos tropicales. Pedestal de la escultura en homenaje al Marqués de Lozoya (Plaza de La Trinidad).

Vista del resto fósil de una concha (valva con costillas) de un molusco bivalvo marino que habitaba los mares cretácicos tropicales. Pedestal de la escultura en homenaje al Marqués de Lozoya (Plaza de La Trinidad).

— — —
*Andrés Díez Herrero es miembro del IGME y de la Asociación Geología de Segovia.

Un Comentario

  1. Pingback: Érase una vez… Titirimundi hace millones de años (2) | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: