Petición

Carretera de Gradefes. © Fotografía: José Ramón Vega.

Carretera de Gradefes. © Fotografía: José Ramón Vega.

Por LUIS GRAU LOBO

Hace más de dos años (30/8/2014), este espacio acogió estas palabras: “Hace días recorrí un tramo de carretera de esta provincia que aún conserva el sabor de aquellas avenidas verdes en las que el sol se entrevera con la sombra acogedora de un túnel de frescura. Me refiero al que se aproxima recta y bucólicamente a Gradefes desde Casasola de Rueda, en paralelo al Esla: unos kilómetros epifánicos de la previamente tortuosa LE-213. Recorrerlos, con la lentitud que exigen, acaba por convertirse en uno de esos goces que no aparecen en las guías turísticas ni se escriben con gastadas letras de panegírico, uno de esos que se topan sin buscarlos, de los que acaban por recordarse. Cuando se sale de esa galería esmeralda o, si es de noche, de esa bóveda entre fantasmagórica y acogedora que quizá convoca el instinto recónditamente familiar de nuestros orígenes como animales del bosque, se echa de menos su apostura de cosa antigua y bien pensada. Y se añoran aquellas que fueron incomprensiblemente taladas… en este rincón de la vega del Esla, los árboles se alinean en fila india en los márgenes de la calzada con una voluntad de cosa concebida para dotar de naturalidad y belleza a algo tan humanamente insidioso como es el asfalto. Allí, humildemente, una mano anónima y el paso del tiempo nos regalan un soplo de pura complacencia”

Se celebra estos días la Feria de turismo del Interior: estos sitios son los que hacen de ese interior un lugar digno de conocerse, y no las comparsas de época que escoltan a nuestros políticos con cara de circunstancia. Vendemos mascaradas cuando sobra naturalidad. Ignoraba entonces que esos árboles son chopos o negrillos autóctonos, no americanos, con su corteza oscura, añosa y áspera; y que el anterior ayuntamiento de Gradefes los protegió como cosa digna de ello. Parece ser, sin embargo, que el actual ayuntamiento pretende desampararlos y, tal vez, dar pábulo a su tala, a un insensato instinto arboricida. No lo hagan, se lo ruego.

(Publicado en La Nueva Crónica de León, el 26/11/2016)

Un Comentario

  1. Mar Astiárraga

    Qué envidia sentí este verano al viajar por algunas carreteras francesas flanqueadas por árboles… Aquí lo primero que hacemos es quitarlos, como ocurrió con el saúco que había al lado del colegio Maristas, sustituido ahora por unas pintadas en el muro. O las acacias del talud junto a la vía de Feve, en Álvaro López Núñez, O los chopos del parque de San Mamés… Tantos y tantos árboles que han sufrido el afán arboricida de nuestros políticos de turno. En Change.org se puede firmar para que conserven los árboles de los que hablas. Mar.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: