El cambio en el músico, en la industria y en el consumidor de rock

La tecnología analógica conserva  un algo especial para quien vivió sus años dorados%2c pero el avance y el lógico cambio es imparable.jpg

La tecnología analógica conserva un algo especial para quien vivió sus años dorados, pero el avance y el lógico cambio es imparable.

Por CARLOS DEL RIEGO

Sorprende que se siga editando y vendiendo rock & roll en el soporte clásico, single y Lp. Tal vez sea por no perder el encanto y las sensaciones que aquello proporcionaba. Sin embargo, la evolución tecnológica ha traído lógicos cambios, con pros y contras.

Todo cambia, especialmente en el entorno del arte, donde hay evolución y ruptura, creación y revisión, y constante variación y mutación. Lógicamente tal cosa se observa también en la nación del rock & roll, donde las cosas han cambiado en todos los terrenos, desde el artístico hasta el industrial pasando por el del comprador. Y como siempre, en algunos aspectos la cosa ha mejorado y en otros no, no es mejor ni peor, y existen razones para tener una u otra opinión.

Desde el punto de vista del comprador las cosas han cambiado de un modo radical. Hoy hay una enorme facilidad para escuchar lo que se desee instantáneamente, apenas un par de gestos y ya escuchas lo que quieres, sin esfuerzo, sin coste y sin espera, sin cables ni soportes. Pero también sin emoción, sin esa satisfacción que produce conseguir algo que cuesta…, del mismo modo que apenas se valora aquello que se tiene a mano en todo momento. Por el contrario, cuando se precisaban cables para todo, si querías escuchar la  música que te gustaba era imprescindible que la tuvieras físicamente; y para ello había que esperar hasta reunir la pasta y luego ir a comprar; eso sí, desde ese momento tienes ese disco, esas canciones, ese objeto para siempre; hoy no hay que comprar, no hay que tener objeto, de modo que se puede escuchar cualquier cosa en cualquier momento. Por un lado todo es más cómodo, pero por otro, podría decirse que le quita un poquito de encanto a la escucha. Quien conociera y viviera la época dorada del Lp y las tiendas de discos añorará el deseo y la ilusión que se tenía cuando se ahorraba, cuando se anticipaba el momento de tener el disco en las manos, la emoción de ir a la tienda, tomar el ejemplar y llevarlo a casa, el estreno, ponérselo a los amigos…, para esta gente, con el cambio se ha perdido un poco de sustancia. Claro que también habrá quien diga que eso es una chorrada…, y tal vez tenga razón.

La producción artista también ha tenido que adaptarse al cambio, pues el avance de la tecnología marca. Cierto que se sigue componiendo con una guitarra y hay románticos que procuran grabar al modo tradicional, pero son los menos. Hoy uno solo y con un equipo relativamente sencillo puede publicar como si fuera una banda sin salir de casa, pero no es una banda, no tiene los matices, las sutilezas, los beneficios del conjunto. Algo parecido ocurre con las grabaciones, puesto que son mayoría las producciones en las que el compositor, el arreglista, el productor, los ingenieros de sonido, los músicos y el solista no están nunca juntos en el estudio, nunca se ven y apenas intercambian ideas; cada uno hace su trabajo en solitario y lo reenvía para, finalmente, unir todas las piezas. Sin embargo, los grupos de rock de la era pre-digital casi siempre estaban al completo en el estudio de grabación, y aunque grabaran por separado y también encajaban piezas, siempre se trabajaba allí y normalmente con todos presentes, cosa que, sin duda, enriquece. Eso sí, aquello significaba la aparición de frecuentes choques de egos y conflictos por casi todo. ¿Mejor o peor? Distinto.

La industria en sí ya no puedo apellidarse discográfica. Sí, se editan y se venden ciertas cantidades de elepés (con cifras en aumento) y también de cedés, pero en absoluto comparables a los números que se manejan en las distintas plataformas y modalidades de descarga. Cualquier canción está disponible en cuanto se desee. Se ha perdido la conciencia de la posesión del objeto, el arte, los rituales y otras cosas, pero se ha ganado inmediatez, total disponibilidad y difusión global incluso del aficionado más humilde. Así, cualquiera puede convertirse en estrella mundial sin depender de grandes empresas… Como casi siempre, en esto tampoco es todo blanco o todo negro, sino que hay infinitos matices de grises.

Ayer casi había que esconderse para escuchar rock & roll: “¡Baja ese ruido, eso ni es música ni es nada, menuda matraca!”, decían los sufridos padres de quienes pinchaban en casa a los pioneros del heavy; hoy los hijos de aquellos que se encerraban en su cuarto para imitar a los héroes de la Fender o la Gibson tienen que evitar las miradas de sus hijos, que les observan horrorizados cuando menean la cabeza, cuando tocan el air guitar o se marcan unos coros: “No hagas eso, que me da mal rollo”.

Actualmente nada hay más fácil que escuchar música, incluso rock. Suena en todas partes y apenas se le presta atención, pues cualquiera puede acceder a lo que quiera cuando quiera, es cosa común y cotidiana; por el contrario, hace sólo unas décadas escuchar rock (o lo que fuera) suponía algo más especial, no era tan constante y omnipresente, tan accesible y, en fin, tan corriente; ir a escuchar música dependía más de la voluntad y, generalmente, se le prestaba toda la atención. Por eso aquellos momentos evocan magia y fascinación.

No hace tanto la música se degustaba más, hoy se consume más deprisa. Sin duda, la música en general y el rock en particular tenían entonces menos competencia, de modo que era fácil que tomaran papel protagonista. En este siglo es sólo otro competidor más en la abundantísima y creciente industria del entretenimiento.

Lógicamente, todo cambia, todo es distinto, ni mejor ni peor.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: