Homenaje a Julio Michel (2) / Cultura habitada

Imaginación y títeres. Ilustración: Andrea Orozco.

Homenaje a Julio Michel (2)

Cultura habitada

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, vivió en primera persona la transformación que supuso para esta ciudad la convocatoria del Festival Titirimundi cada primavera y el papel que jugaba Julio Michel en la programación cultural. Como testigo de excepción, la regidora destaca el rastro indeleble que ha dejado el creador de origen leonés en terrenos como la participación ciudadana, el arte, el patrimonio, el teatro, las artes plásticas, la música y las tradiciones populares. Imaginación, espacio público y trabajo colectivo añaden valor a sus escenarios vitales.

Por CLARA LUQUERO DE NICOLÁS

La figura de Julio Michel y su creación más importante, el Festival Titirimundi, son esenciales para entender el concepto de cultura que ha presidido el desarrollo de la ciudad de Segovia en los últimos años. En lo emocional, por supuesto, porque con su extraordinaria personalidad, Michel se convirtió en el catalizador de numerosas iniciativas que fueron surgiendo en la ciudad, vinculadas a diversos artes, pero también desde el punto de vista de la planificación cultural.

Porque, además de un poeta de los títeres, Michel fue un gran profesional de la gestión cultural y un visionario capaz de proyectar una nueva concepción de la cultura que la define, más allá del mero entretenimiento, como motor de un movimiento más amplio de creatividad y participación social, como un elemento de transformación de la ciudad y de sus habitantes.

Siendo uno de los grandes maestros europeos en el campo de los títeres, un arte a menudo olvidado, Michel consiguió hacer de Titirimundi una referencia internacional, y al mismo tiempo convirtió Segovia en un modelo de ciudad cultural: su historia, su arte y su cultura propiciaban que se convirtiera en un escenario sin igual, que al mismo tiempo generaba unas dinámicas creativas que protagonizaba la propia ciudadanía.

El patrimonio renace con la presencia de las compañías de títeres de llamativas formas y colores; las calles reviven con el color y la música de los artistas venidos de todo el mundo. La primavera llega a las calles de la ciudad en esos días de mayo en los que la magia y la imaginación lo presiden todo.

La ciudadanía de Segovia pronto hizo suyo el Festival, que fomentó también el orgullo de una población necesitada de ideas y de miradas para entablar una relación con su propia ciudad. Michel supo entender que las ciudades del siglo XXI, especialmente las que, como Segovia, cuentan con una riqueza patrimonial, histórica y paisajística de primer orden, pueden construirse en torno a la cultura y el arte, en torno a la experiencia creadora como generadora de un espacio ciudadano más rico, más diverso y más próspero.

En torno a Titirimundi se fue generando un amplio movimiento cultural, que involucraba a toda la ciudadanía. No solo los títeres sino también el teatro, las artes plásticas, la música y las tradiciones populares -de las que también era un gran conocedor- todas las artes vivieron un momento de esplendor creativo. Julio Michel abrió los ojos a cientos de personas que descubrieron en la magia de la cultura y la creación una senda por la que dibujar su destino individual y colectivo.

Su profunda experiencia en el terreno teatral, su conocimiento del panorama creativo en Europa, siempre en contacto con las últimas tendencias, propiciaron esa visión adelantada a su tiempo, imaginativa y compleja. Ahora esa visión participativa se ha convertido en una de las señas de identidad de la cultura segoviana, que no en vano se presenta bajo el lema ‘Cultura habitada’.

Julio Michel nos enseñó el camino. Él lo soñó, lo hizo realidad, y mostró a los demás que podíamos cumplir nuestros deseos y convertir a Segovia en una ciudad de referencia en lo cultural. Ahora que no está, una vez asegurada la continuidad del Titirimundi con el compromiso de sus familiares y seguidores, y de todas las instituciones implicadas, con el Ayuntamiento a la cabeza, estoy segura de que ese legado de imaginación y de creatividad seguirá presente entre nosotros por muchos años. El reconocimiento unánime con el que toda Segovia despidió a Julio Michel así nos lo demuestra.

— — —
* Clara Luquero de Nicolás es alcaldesa de Segovia.

Espectáculo de títeres junto al acueducto de Segovia. Foto: Archivo Titirimundi.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: