Rock con elegantes matices jazz

The Cure construyó su %27Love cats%27con instrumentación y elementos del jazz%2c pero sin dejar de ser rock.jpg

The Cure construyó su ‘Love cats’ con instrumentación y elementos del jazz, pero sin dejar de ser rock. 

Por CARLOS DEL RIEGO

Con el paso de los años el jazz ha adquirido la condición de música culta, e incluso ya tiene su propio día internacional, el 30 de abril. Y aunque pueda parecer que son difícilmente compatibles, el rock y el jazz han producido excelentes frutos.

El último día de abril ha sido establecido como el Día Internacional del Jazz, género musical de alcance mundial que, sin duda, hunde sus raíces en las culturas africanas, pero nace en Estados Unidos en las últimas décadas del siglo XIX junto a otros ‘hermanos’ como el blues o el soul. Cualquiera podría mencionar a alguno de sus mitos, e incluso al mencionar el término jazz llega rápida a la mente la imagen del músico negro armado con trompeta, saxo, piano. El jazz, por otra parte, combina muy bien con otros géneros musicales, resultando excitantes híbridos que adquieren entidad propia. Así, uno de los estilos en los que el jazz también ha penetrado es el rock, siempre dispuesto a emparejarse con cualquier otro universo musical.

Sí, entre los subgéneros del rock está el jazz-rock, que ha producido bandas excelentes que han sabido abrir caminos aprovechando factores de uno y otro. Weather Report, Chick Corea o Pat Metheny son claramente más jazzísticos, mientras que Blood Sweat & Tears, Chicago, Soft Machine o incluso King Crimson se inclinan mucho más hacia el rock. Y hay otros nombres de grupos y solistas que han residido siempre entre una cosa y otra. Lo curioso es que, además de los especialistas en esa fusión, no es tan raro el grupo de rock que, antes o después, cae en el hechizo del jazz y, aunque sea de modo excepcional, también quiere probar a mezclar ingredientes. Algunos, finalmente, han yuxtapuesto elementos y colores de uno y otro método, resultando canciones llamativas, distintas, con mucho carácter y un ‘algo’ que las hace especiales. Tres buenos ejemplos de esto último, del acoplamiento de jazz y rock sin llegar a la fusión química, son el ‘Love cats’ de los mejores The Cure, el ‘Happiness’ de Tones On Tail (herederos de Bauhaus) y el ‘Moondance’ de Van Morrison, todo temperamento, todo talento; no son lo que se dice jazz-rock, sino que se trata de tres piezas rock que con un ligero matiz jazz adquieren un toque de clase y distinción.

El ‘The love cats’ (1983) de The Cure es exactamente eso, un tema rock con elementos típicos del jazz, con una instrumentación básicamente compuesta de contrabajo, batería con escobillas y piano, a lo que se suma un ritmo vivo y ligero y unos sutiles arreglos de vibráfono; la voz y la pegadiza construcción melódica son características del grupo, siendo el resultado final una pieza muy estilosa. Y eso a pesar de que Robert Smith la escribió como una especie de broma estando más bien achispado tras haber trasegado lo suyo (según declaró él mismo); claro que muchos no hubieran escrito una canción de esta categoría ni borrachos. El texto es enigmático (normal si lo escribió como dice) y de difícil interpretación: que si los gatos son los amantes, que si la gente es como un felino por las calles, que si va de suicidio… Lo mejor es no preocuparse por el sentido de la canción sino dejarse llevar por su arrebatadora línea de bajo o su contagioso estribillo.

Los Tones On Tail (descendientes de Bauhaus) hicieron ‘Happines’ en 1984,  un tema que también cuenta con una intención cien por cien ‘jazzística’: escobillas y una base fácilmente asociable al jazz con abundantes y variados arreglos. Algunos observadores le encontraron algunas sospechosas similitudes con y la anterior (‘The love cats’). La intención de la letra vuelve a ser enigmática y contradictoria, como muestran unos desconcertantes versos finales: “La felicidad es el éxito, el éxito es la esperanza. Esto no es bueno”. La canción posee un ritmo que en principio resulta relajante, aunque luego adquiere mucho nervio gracias a esos teclados agudos tan de moda en los ochenta Sofisticada, distinta, tiene un punto de inquietante elegancia.

Van Morrison, el irlandés gruñón, se ha movido con soltura entre los estilos más dispares desde hace medio siglo, y ha creado inolvidables títulos a partir de bases de blues, de folk, de rock, de pop y, claro, de jazz. Podrían elegirse no pocas piezas firmadas por el inagotable talento del ‘León de Belfast’ que poseen elementos y valores del jazz, pero en el momento que suena ‘Moondance’ (1970) la búsqueda se detiene. Esa finísima orquestación, los delicados adornos de piano, la compañía de la flauta, la improvisación del saxo (durante la grabación Morrison dio total libertad a los músicos), la irresistible melodía y esa ambientación jazz-swing contribuyen a construir una canción superior, una genial creación que no pierde fuerza por más años que pasen y que, curiosamente, complace a todos los gustos. El texto habla de la magia del baile a media noche a la luz de la luna, con el sonido de las hojas de los árboles meciéndose en la brisa… “¿puede haber algo más romántico”, se pregunta, pero luego se vuelve menos platónico y dice “quiero hacerte el amor esta noche, no puedo esperar hasta mañana, sé que es el momento justo”. ¿Quién podría resistirse ante una canción como esta?

Son solamente tres muestras de lo que puede conseguirse combinando elementos de géneros diferentes sin que se llegue a la fusión total…, claro que para ello es imprescindible poseer una buena reserva de talento.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: