Historias, detalles y anécdotas de canciones de Beatles

Con este disco comenzó la locura Beatles en USA.jpg

Con este disco comenzó la locura Beatles en USA.

Por CARLOS DEL RIEGO

Se tiene por cierto que cuando se conocen los entresijos de una obra de arte se disfruta más, tal vez porque se comprende mejor. Asimismo, el grupo de rock & roll que más ha dado que hablar es The Beatles, algunas de cuyas canciones tienen jugosas historias.

Una obra de arte puede gustar desde el primer encuentro, pero cuando se sabe por qué el pintor plasmó esa escena, qué le sucedió al escritor para contar eso, o cómo consiguió el músico finalizar su partitura, sin duda el disfrute de esa pieza artística será muy superior. Concretando en el terreno del rock & roll, casi todas las canciones tienen sus anécdotas, sus por qué, su sentido…, en fin, lo que se suele decir su ‘intrahistoria’. Si además del deleite que produce el arte por el arte el espectador conoce sus pormenores, habrá establecido una complicidad con el autor, con lo que el disfrute será más profundo, más intenso. Por otro lado, puede asegurarse que The Beatles es el grupo más importante desde que se puso en marcha esto del rock & roll, con lo que siempre resulta estimulante descubrir los detalles, anécdotas y pequeñas historias que acompañan a sus canciones, la mayoría de las cuales son éxitos que han superado barreras temporales y generacionales. A lo largo del tiempo, Paul ha contado muchas cosas…

Desde finales de 1962 el cuarteto iba rompiendo límites en Inglaterra, pero en USA la cosa no fue tan fácil, pues de entrada no gustaban sus peinados (decían que eran afeminados). Brian Epstein ansiaba una gira por Estados Unidos, pero Paul le frenaba diciendo que hasta que no hubieran logrado un número 1 allí, de gira ni hablar (“no queremos regresar, como otros, decepcionados”). Al parecer, Epstein maniobró para convencer a los productores de que The Beatles salieran en el programa de Tv de Ed Sullivan; en cuanto los directivos de la discográfica se enteraron, decidieron hacer coincidir el lanzamiento de ‘I want to hold your hand’ con la emisión televisiva. Sin embargo, un locutor de radio empezó a emitirla por su cuenta, y claro, el éxito fue rotundo y todo se aceleró. Cuenta Paul que estaban tocando en París cuando les llegó un telegrama (sí, eso existía) que decía: “Ya sois número 1 en USA”. Esa canción y el pinchadiscos que la pinchó porque le gustó iniciaron la locura en Estados Unidos.

‘Love me do’ es el primer single. Simple (un par de acordes) y con melodía repetitiva, no predice las complejidad que tendrán futuras canciones de Beatles. Macca recordaba lo sencillísimas que fueron sus primeras composiciones, pero “esa es una de las mejores cosas de los primeros Beatles”, y ésta en concreto “era muy simple, y como todas las de entonces, se basa en el yo y en el tú”. Todo ‘beatlemaníaco’ sabe que en ‘Love me do” Ringo sólo toca la pandereta, pues George Martin (acostumbrado a trabajar con fantásticos músicos de estudio) lo reemplazó por un veterano percusionista, ya que “George Martin nunca había trabajado con tipos que no sabían música, como nosotros, pero no nos quedó más remedio que hacer caso a los adultos, aunque a Ringo le dolió mucho y al resto no nos gustó nada que no se confiara en nosotros”.

‘Eight days a week’ es otro tema emblemático de los primeros Beatles. McCarteny reflexionaba: “No es la más ingeniosa que hemos escrito, pero tiene esa alegría de vivir que los Beatles encarnaron”. Y explicó que le habían quitado su carnet de conducir un año debido a una multa por exceso de velocidad; un amigo le llevó a casa de John, y Paul le preguntó si estaba muy ocupado, si trabajaba mucho, a lo que el amigo contestó “ocho días a la semana; yo corrí a la casa y le grité a John, ¡ya tenemos título!; en una hora estaba hecha la canción”. También desveló la intención de frases como “Abrázame, ámame”, que escondían los ‘deseos carnales’ de aquellos jovenzuelos; “nos habían educado con bastante represión, pero claro, en Londres nos desatamos, y además había muchas chicas… guapas, que encendían a unos chavales como nosotros”.

Cuando escribieron ‘Help’, John estaba acosado por preocupaciones (matrimonio fracasado, drogas…). Cuando empezó a escribir para la película del mismo título no era lo que se dice un tipo sonriente. Paul contó que una vez llegó a casa de John para escribir algo, “yo ya tenía idea de una melodía, de modo que en poco tiempo la terminamos; la letra es un reflejo del estado de John en aquellos momentos, que solía repetir que estaba gordo y que se sentía un miserable. En realidad John siempre estaba buscando ayuda; tenía la paranoia de que sus seres queridos se iban cuando se le acercaban: su padre lo abandonó cuando tenía 3 años, el tío que lo acogió murió al poco, y luego también su madre”.

McCartney explica que ‘We can work it out’ es “una canción de novia”. Había discutido con su novia Jane Asher, así que el verso ‘Intenta verlo a mi manera, porque obviamente tengo razón’ parece una frase típica de discusión de pareja. Asimismo Paul recuerda que tardaron 12 horas en grabarla (mucho para lo acostumbrado), “no fue una canción complicada, pero estaba molesto porque era mi canción, me había hecho una idea de cómo deberían sonar y si no sonaba así me frustraba”.

Respecto a ‘Paperback writer’, Paul dijo que esta canción es “un guiño a los Beach Boys (con esas armonías vocales), y una de las primeras que hicimos que no son de amor, que no dice cosas como me dejaste, te amo o ven a mí”. Se inspiró en un artículo periodístico acerca de un aspirante a novelista, y asegura que es “una divertida canción de ambición y frustración”. Paul la concibió como una carta y John le dijo que no la cambiara.

‘Penny Lane’ es un lugar de Liverpool que frecuentaron  desde niños y del que hablan con nostalgia: “todas las cosas en la canción son ciertas, había un barbero, un banco, una estación de bomberos, una vez vimos una enfermera vendiendo amapolas…”. Respecto al carismático sonido, Paul explica: “Escuché los Conciertos de Brandenburgo de Bach y pregunté a George Martin qué era esa trompeta alta, él me dijo que una trompeta de piccolo, así que conseguimos el mejor trompetista de piccolo de la ciudad, y le escribí el arreglo en la sesión de grabación. Todo fue muy mágico, realmente”. ¡Seguro!

Ah!, y todas fueron número uno entre 1964 y 1967, claro que son pocas las que estos tipos hicieron que no lo fueran.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: