OPINIÓN / ¿Los responsables políticos quieren hacer algo por el sector de las artes escénicas que está al límite?

Miembros de la nueva junta directiva de ARTESA. De izquierda a derecha: presidente, Tomás Martín; secretaria, Esther Pérez Arribas, y vicepresidente, Alberto Estébanez. Foto: Javier Pérez Lázaro.

Las compañías integradas en Artes Escénicas Asociadas de Castilla y León (ARTESA) han hecho público un comunicado en el que denuncian su extrema situación de penuria y abandono económico y profesional por parte de las instituciones, especialmente de la Junta. En los últimos años, muchas empresas han echado el cierre y los profesionales han tenido que emigrar o trabajar en múltiples oficios para subsistir. Ante este momento de emergencia cultural, el autor del artículo hace un llamamiento a programadores, instituciones, ciudadanos y artistas para, entre todos, arreglar la salud de este especial paciente a punto de morir.

Por JAVIER PÉREZ LÁZARO

Que sí, que justo esta es la hora. Cuando estamos muy débiles y al borde del precipicio, al tiempo mismo que un escalofrío descomunal nos recorre hasta hacernos perder el equilibrio y no vemos el fondo porque está realmente oscuro, ya vencidos, hemos decidido seguir reflexionando y buscar nuevas estrategias aunque no haya tiempo para más. Aún parece que aguantamos un poquito sobre el firme así que seguimos tomando decisiones aún al filo, con la esperanza de que, después de todo, no serán las instituciones quienes nos den el empujón definitivo: ¿por qué iban a hacerlo?

A los profesionales de las artes escénicas de Castilla y León se nos puede dar por aplastados contra el fondo de la nada y nos resistimos. Sabemos que existe el otro lado aunque ya perdimos todo rastro, estamos seguros de que hay vida, de que existe un lugar donde podemos cumplir una función, donde podremos devolver con creces el cuidado que se nos brinde. En artes escénicas sabemos equilibrar, trabajar cooperativamente, sabemos crecer juntos…

La pregunta es ¿quién quiere crecer con nosotros? El pasado viernes 24 de agosto Tomás Martín (Presidente), Alberto Estébanez (Vicepresidente) y Esther Pérez (Secretaria) presentaron la nueva junta directiva de ARTESA en el marco de la XXI Feria de Teatro de Castilla y León. A esos nombres de la nueva junta directiva de ARTESA hay que sumar el de Raúl Gómez como tesorero y el apoyo de Luis Miguel García y Miguel Ángel Pérez, Maguil. Lo dejaron claro: nos estamos acabando. No hay funciones de nuestras compañías: una cada dos meses. De esto no se puede vivir, evidentemente, pero hay otra cuestión: ¿qué incidencia podemos tener en nuestro propio territorio en estas condiciones?

En su discurso, la directora y secretaria de ARTESA, Esther Pérez Arribas, leyó las conclusiones de unas reflexiones que llevan haciendo los compañeros de profesión y que, en resumen, vienen a decir que la situación de quienes viven –mejor, malviven- de las artes escénicas en la Comunidad es “límite”.

“Esta junta directiva asume sus funciones en un momento en que el peligro de desaparición de las artes escénicas en Castilla y León es, no solo real, sino inminente. La falta de trabajo y la disminución drástica de las ayudas imprescindibles para el desarrollo de la actividad de nuestras empresas, ponen a la mayoría de ellas en situación de quiebra y  al borde del cese de actividades”, apuntó.

Tras esta introducción dramática, el texto de la asociación de empresas de teatro de la región apuntó algunos datos. Por ejemplo, durante 2018, las 17 compañías que formaban parte de ARTESA (una se ha dado de baja) han realizado 52 funciones en los 29 Teatros de la Red (22 localidades) y 58 representaciones en los 82 puntos de programación de los Circuitos Escénicos. Es decir, una función de media a cada compañía –cada 2 meses– en el conjunto de Redes y Circuitos públicos.

En cuanto a las ayudas recibidas, la información que maneja esta agrupación de compañías es que hace apenas diez años, la Junta invertía 600.000€, a través de la Fundación Siglo, en actividades de producción de nuevos espectáculos, formación, gestión, distribución, giras y participación en festivales fuera de la región y en el extranjero. Sin embargo, en la actualidad, aquella cifra se ha quedado este año en 390.000€, con un incremento de 30.000€ con respecto a 2017.

Con estos fríos números no es extraño deducir que gran parte de las compañías perdieron casi todo su potencial a la hora de la creación de empleo y, de crearlo, se caracteriza por su alta temporalidad y precariedad. La consecuencia evidente es “la emigración de nuestros actores y actrices a otras comunidades y  la necesidad que tienen los profesionales de trabajar a la vez en multitud de proyectos para poder subsistir”. Esa es la tónica habitual, como lo son los múltiples cierres de compañías y la reciente desaparición del sindicato la Unión de Actores de Castilla y León.

Al renovar ARTESA la junta directiva, esta solicita colaboración, apoyo económico y altura de miras a las administraciones públicas, programadores, espectadores, partidos políticos y compañeros para salir “hombro con hombro” de esta etapa de postración en que se encuentran las artes escénicas. Porque, en el fondo, está en juego la pérdida de competitividad en los mercados teatrales y el futuro de la cultura, del bienestar y de la libertad en Castilla y León.

Aceptamos que a estas alturas nadie va a discutir el servicio de las artes escénicas a sus territorios. Se ve de lejos: las ciudades más creativas avanzan, las ciudades adormecidas, complacientes, se quedan atrás, expulsan a sus ciudadanos. Si las instituciones que programan el turismo cultural no se dan cuenta pronto de que esas políticas han condenado a las artes, a la creatividad y, en definitiva, a la innovación cultural a una suerte de cultura turística que ahoga toda posibilidad creativa esta tierra nuestra seguirá secándose hasta convertirse en polvo y desaparecer del mapa.

La historia se debate en esta disyuntiva: o crecer juntos o morir cada uno por su lado. Y me permito recordar que todos, artistas, instituciones, ciudadanos, tenemos una responsabilidad política. Asumámosla y actuemos, cada uno en la medida de nuestras posibilidades, aunque a algunos no nos queden casi fuerzas.

 

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: