Un embajador de museo

‘Ceres y dos ninfas’ (1615-1617), obra de Rubens con la colaboración de Snyders.

Por LUIS GRAU LOBO

Museos. Tal vez no sea una casualidad que el Museo del Prado celebre su segundo centenario a la vez que el Museo de León cumple 175 años desde su fundación y un siglo y medio desde que fuera abierto al público en 1869. O tal vez sí lo sea. Los museos viven de ese tipo de coincidencias, muchas veces más felices de lo que parecen en primera instancia, pues brotan de frondosos ramajes congregados en troncos que no podemos abarcar aunque disfrutemos su sombra.

P.P. Rubens. Pese a los conflictos religiosos europeos, y como sucede con otros artistas barrocos, Rubens se valió del repertorio mitológico y del cristiano, de la iconografía de ambos y de su reflejo en la historia del arte, para lograr fructíferas e indistintas asociaciones amalgamadas en su formidable crisol compositivo y técnico. Un repertorio aventado a los cuatro puntos cardinales gracias a su prolífico taller, la difusión de sus grabados y su predicamento en las cortes europeas. En el lienzo de gran formato ‘Ceres y dos ninfas’ (1615-1617), Rubens, con la colaboración de Frans Snyders para los frutos del cuerno de la Abundancia y los animales, retoma los encargos españoles. Si hay un artista extranjero –aparte Tiziano– representado en el Museo del Prado es el pintor flamenco: no puede estudiarse su obra sin acudir al museo madrileño. Es así a causa de las veces que el pintor visitó nuestro país, pero en especial por la voracidad del rey coleccionista Felipe IV hacia sus obras, que le llevó a encargarle ambiciosas decoraciones, como la Torre de la Parada.

Embajador. Muchos de los artistas barrocos hubieron de batallar porque su profesión fuera considerada entre las artes liberales. Ese tránsito de artesano a artista se consumó a diferentes velocidades según el entorno social; Velázquez, por ejemplo, aunque pudo defenderlo desde una posición de privilegio en la corte, solo al final de sus días añadió la cruz de la Orden de Santiago a su autorretrato de Las Meninas como refrendo de la nobleza de su oficio. Rubens no tuvo que hacerlo. Desde su juventud no solo fue considerado uno de los artistas más dotados y renovadores de su época, sino que además se destacó como culto cortesano y hábil y políglota diplomático, de manera que su concurso fue requerido incluso para embajadas del más alto rango en las que su arte constituía la mejor carta de presentación (una de estas ocasiones fue comisionado diplomático para lograr la paz entre Inglaterra y España en 1630). En su época únicamente Bernini puede comparársele en influencia, maestría y fecundidad.

Conclusión. Se preguntarán a ton de qué estas líneas sueltas. Este año el Museo del Prado celebra su bicentenario enviando una de sus obras maestras a un museo de cada comunidad autónoma: ‘De gira por España’ se llama esta excelente iniciativa. Pues bien, el mejor embajador que podía designar nuestro primer museo visita León esta semana, durante un mes. No se lo pierdan.

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 16 de junio de 2019,
en una serie llamada “Las razones del polizón”)

Pedro Pablo Rubens (Siegen, Westfalia, 1577 – Amberes, 1640)
y Frans Snyders (Amberes, 1579 – 1657)
Ceres y dos ninfas, 1615-17. Óleo sobre lienzo.

PROGRAMA BICENTENARIO DEL MUSEO DEL PRADO

“DE GIRA POR ESPAÑA”

Ovidio, en sus Metamorfosis (IX, 1-88), cuenta que unas ninfas acuáticas recogieron un cuerno de toro que había perdido el dios fluvial Aqueloo y lo colmaron de frutas y flores, convirtiéndolo en un cornu copiae (cuerno de la abundancia). Rubens utilizó esta historia para expresar su visión de la belleza y la sexualidad femeninas, y su vínculo con la fertilidad, evidenciado con la colocación de la cornucopia entre las piernas de una de las ninfas, figuras que se basan en estatuas clásicas. Las frutas y los animales fueron pintados por Frans Snyders.

El 19 de noviembre de 1819 se inauguró el Real Museo de Pinturas y Esculturas, que con el tiempo adoptaría su nombre actual de Museo Nacional del Prado. Desde sus orígenes, el Museo del Prado ha tenido como sede el edificio diseñado en 1785 por el arquitecto Juan de Villanueva para alojar la Academia de Ciencias Naturales y el Gabinete de Historia Natural. Su excepcional patrimonio, cuyo origen fueron las colecciones reales, se ha ido acrecentando constantemente con adquisiciones y donaciones y comprende pinturas, esculturas, dibujos, estampas, artes decorativas, fotografías y fondos bibliográficos y documentales.

El Museo del Prado cumplirá doscientos años en 2019 y para conmemorarlo ha preparado un amplio programa de actividades que transcurrirá desde noviembre de 2018 hasta diciembre de 2019. «De gira por España» es el proyecto expositivo más relevante del Bicentenario. Con esta iniciativa el Prado reafirma su compromiso con las comunidades y ciudades autónomas de España, en las que desde la década de 1860 tiene depositadas más de 1900 obras, y lo hace presentando una joya de su colección en cada una de ellas.

Tal vez no sea una coincidencia que el Museo del Prado celebre su segundo centenario a la vez que este Museo de León —anfitrión de un embajador suyo— cumple un siglo y medio desde que fuera abierto al público en 1869. O tal vez sí lo sea. Los museos vivimos de ese tipo de coincidencias, muchas veces más felices de lo que creemos en primera instancia, pues brotan de frondosos ramajes congregados en troncos que no podemos abarcar aunque disfrutemos su sombra. Feliz aniversario, hermano mayor.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: