Los descansos de Hércules (7) / Saqueos occidentales

Hércules robando las manzanas del Jardín de las Hespérides. Detalle del mosaico de Los trabajos de Hércules de Liria (Valencia), en el Museo Arqueológico Nacional.

Por LUIS GRAU LOBO

En uno de sus trabajos más célebres y menos sendereados nuestro bienquisto y arrojado protagonista asaltó el apartado huerto guardado por las ninfas del atardecer, las Hespérides. Se ubicaba en el extremo occidental del mundo, quizás Tartesos, quizás algún otro de aquellos confines imprecisos y fantásticos del negro mar griego. Allí tuvo como misión sustraer unas mágicas manzanas doradas. Lanzado a expedición de tan incierto emplazamiento, Hércules vagó a través de numerosas tierras y en todas ellas se comportó como lo que era, un patán superpoderoso, en ocasiones justo y las más de las veces no. De camino capturó y mató a un afamado salteador de caminos en Macedonia (Cicno, hijo de Ares), con malos modos atrapó al anciano del mar para interrogarle sobre la localización del jardín que buscaba, asfixió con su potentísimo abrazo al gigante Anteo, se enfrentó y mató al monarca egipcio Busiris, etcétera.

Seguro que ya se habían fijado pero allí donde aparece nuestro modelo de valentía la prepara, lo deja todo sembrado de cadáveres o arruinado y para el arrastre: el caballo de Atila versión pedestre. No nos hemos parado en detalles, pero nuestro héroe –que mirado con detenimiento más que héroe es un chapuzas violento y criminal– arrasa, envenena, roba y mata a la mínima. Quizás ser héroe conlleve tales agravios e intemperancias, después ensombrecidos por el supuesto brillo de sus hazañas pero, en fin, libres somos de pensar que con el peso de esas alforjas el viaje se torna indeseable.

Siguiendo su ejemplo en lo análogo y no en lo moral, viajeros pseudohoméricos abarrotan aeropuertos y cruceros y asaltan barrios antiguos y resplandecientes costas para su despojo. Parten de un Occidente ya no geográfico pero sí pomposo, opulento y abusivo que pisotea a su placer jardines ajenos doquiera que quiera. No es ocasión de detenernos en qué opina de esos occidentales el resto del mundo, pues el relato de los adversarios de Hércules se ignora a conciencia.

También es cierto que ‘Occidente’ consiste en una manera de estar en el mundo cuya exitosa exportación la ha habilitado entre japoneses o chinos, por ejemplo. Su número cada vez más incalculable no desdice la ‘occidentalidad’ de la costumbre. En pos de maravillas el esforzado turista arrampla, arrasa, agosta, enriquece siempre a los mismos y empobrece a los más. Una tarea hercúlea encomendada a multitudes para mayor comodidad en su cumplimiento.

Ahora que puede conquistarse el mundo desde casi todo punto y que las Hespérides abren su huerto a todo verdulero, crece la necesidad de experimentar las fatigas del viaje y sus controlados peligros para, al cabo, guarecernos en nuestras casas con una enorme colección de fotografías doradas que ventearemos, cortadas del árbol, para su pudrición..

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 18 de agosto de 2019,
en una serie llamada “Las razones del polizón”)

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: