Amplia entrevista con el poeta Antonio Gamoneda en la revista tintaLibre

Portada de tintaLibre noviembre 2019.

El número 74 de la revista mensual en papel tintaLibre, correspondiente a Noviembre de 2019, y que está dedicado a la caída del Muro de Berlín, de la que este 9 de noviembre se cumplieron 30 años, incluye —entre otras entrevistas, reportajes e interesantes artículos de análisis— una amplia entrevista (cinco páginas) con Antonio Gamoneda, realizada por la periodista leonesa Eloísa Otero, en la que se puede descubrir cómo ve el mundo y la vida (“ese extraño viaje desde la inexistencia hacia la inexistencia”) un poeta, un pensador, un trabajador, un luchador de 88 años, cuya voz nunca ha dejado de ser crítica con el sistema.

Algunas frases de Gamoneda en esta entrevista:

  • “El político es una especie que debe extinguirse”
  • “La dictadura fue el tramo anterior de la misma secuencia depredadora y explotadora que ahora rige”
  • “La democracia aloja, protege y encubre la misma dictadura económica que prosperaba con la militar”
  • “La caída del muro de Berlín creó un baile distinto dentro de la misma fiesta”
  • “El consumismo es una intoxicación; una forma excitada, maligna, de recuperar buena parte de la retribución del trabajo”
  • “Si el Ibex 35 hubiera querido que PSOE y Podemos se entendiesen, se habrían entendido. Y habría Gobierno. Y, naturalmente, nada cambiaría”

Enlace relacionados:

Dos de las cinco páginas que ocupa la entrevista.

El número de noviembre de tintaLibre (revista dirigida por Ramón Reboiras y editada por el diario digital infoLibre, que dirige a su vez el periodista Jesús Maraña) rememora el fin del Telón de Acero y repasa la evolución de Europa del Este en estas tres décadas.

J.M. Martí Font revive el histórico 9 de noviembre de 1989 en Berlín y Aroa Moreno escribe sobre aquellos que perdieron su país aquella noche, entre otros reportajes y crónicas.

El relato de la cicatriz berlinesa no es la película con final feliz que todos presumíamos. Entre otras cosas porque al muro, cuya construcción arrancó en 1961, le han salido sofisticados descendientes como el levantado por Israel en Cisjordania o el que Trump proyecta para detener la embestida de los inmigrantes que llegan de México a lo largo de toda la frontera. El Elba suena a una batalla napoleónica comparado con dichos monumentos a la infamia. El que Trump proyecta mide 3.169 kilómetros, el que ahoga Gaza unos 700, el de Berlín llegó a contar con 155 kilómetros disuasorios. La historia se repite y se agranda en su obstinación por poner barreras. El prestigioso historiador David Frye apunta una razón de peso a tanto afán carcelario: “Los romanos aceptaron acoger a los bárbaros porque pensaron que algún día serían los futuros reclutas de su ejército”.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: