Grandes del rock que como John Lennon fueron asesinados a tiros

Marvin Gaye entre sus padres unos años antes de que su padre le pegara un tiro.

Por CARLOS DEL RIEGO

Hace unos días se le negaba por enésima vez la libertad condicional al imbécil que asesinó a John Lennon. Pronto se rememorará el suceso, pues en diciembre se cumplirán cuarenta años. Otros nombres relevantes en la historia del rock y estilos próximos fueron también asesinados a tiros.

El 8 de diciembre de 1980, poco antes de las 11 de la noche, frente a la entrada de su casa en Nueva York, un descerebrado acabó a tiros con la vida de John Lennon. ¿El motivo?, hacerse famoso, y por eso no merece la pena ni mencionar su nombre. El ex Beatle tenía 40 años. El asesino privó al mundo de un genio, e incluso de una hipotética reunión con los otros. Ojalá cumpla su pena íntegramente. En otros países a estas alturas haría años que el criminal estaría en la calle y ganando millones por ir a vomitar a la televisión.

Otros grandes músicos que militaron en estilos vecinos del rock & roll y ejercieron potente influencia en éste fueron igualmente asesinados, con mayor o menor alevosía y casi siempre a tiros.

Sam Cooke tenía 33 años el 11 de diciembre de 1964, cuando fue tiroteado en el Hacienda Motel, en Los Ángeles, California. La policía encontró el cadáver del cantante y compositor con una bala en el pecho que le había atravesado el corazón. La autora del disparo mortal era la encargada del hotel, Bertha Franklin, que afirmó haber disparado para defenderse de un supuesto ataque de Cooke. Su relato, sin embargo, fue inmediatamente cuestionado. La versión que declaró la homicida, Franklin, no coincide ni con la de la dueña del hotel Evelyn Carr, ni con la de la acompañante del Cooke aquella noche, Elisa Boyer. Por otro lado, algunos allegados que vieron el cadáver (entre ellos Etta James y Muhammad Ali) vieron que tenía gran cantidad de golpes, contusiones y heridas. Al parecer Cooke llevaba gran cantidad de dinero que, lógicamente, nunca apareció. La homicida fue absuelta.

Marvin Gaye estaba en casa de sus padres, en Los Angeles, el 1 de abril de 1984. Ellos empezaron a pelearse, seguro que con violencia, de modo que Marvin se interpuso; su padre, Marvin Gaye senior, se revolvió contra su hijo y se enzarzaron cuerpo a cuerpo. Entonces el iracundo padre sacó la pistola y le disparó dos veces, una en el pecho (mortal) y otra en el hombro. Al parecer, lo último que dijo fue: “Me has disparado, no volveré jamás a esta casa”. Otra versión sostiene que el padre disparó al hijo tras negarse éste a darle más dinero. Era el día previo a su 45 cumpleaños. Gaye senior fue condenado a seis años… pero la sentencia fue suspendida al detectársele un tumor cerebral. Murió a finales de siglo en una residencia.

Terrible fue la muerte de Peter Tosh, uno de los pioneros del reggae, miembro de los Wailers de Bob Marley y con una meritoria carrera en solitario. El rastafari fue asaltado en su casa en Jamaica (en septiembre de 1987) por un delincuente al que él había ayudado anteriormente. Junto a otros dos secuaces le exigió dinero, pero el músico dijo que no tenía en casa; no le creyeron y lo torturaron durante horas sin conseguir nada. Luego llegaron unos amigos a la casa, los cogieron como rehenes y, de repente, sin que se sepa exactamente cómo empezó, se desató una buena ‘balacera’, en el curso de la cual aquel ingrato le metió a Tosh dos balas en la cabeza; en total, tres muertos y cuatro heridos. El asesino fue condenado a la horca y luego conmutada su pena por la perpetua. Afortunadamente sigue en la cárcel.

Felix Pappalardi fue un bajista, compositor y cantante del grupo Mountain; además, escribió, arregló y produjo varias canciones de Cream y se convirtió en un reputado bajista y productor de jazz-rock y jazz que compartió estudio y escenario con grandes del género. El 17 de abril de 1983, en su apartamento de Nueva York, su esposa Gail Collins le pegó un tiro en el cuello con una pequeña Derringer de plata que él le había regalado unos meses antes. Según los vecinos, llevaban un rato discutiendo a gritos cuando se escuchó el disparo. El origen de la pelea está en los celos desatados de Gail porque el músico había escrito una canción para su amante, con la que llevaba un año saliendo. Ella alegó accidente, pero fue declarada culpable de homicidio en segundo grado y se pasó cuatro años entre rejas. Pappalardi tenía 43 años.

Jaco Pastorius fue también un enorme bajista de jazz y jazz-rock que militó en bandas como Weather Report y se codeó con Pat Metheny, Al Di Meola, Herbie Hancock… Pastorius padecía una fortísima adición a las drogas y diversos problemas mentales, lo que le llevó a ser señalado como un músico poco fiable, iracundo y muy dado a provocar peleas en cualquier sitio, en cualquier momento. Perdió muchos contratos y siempre estaba sin blanca, incluso vivió en la calle durante varios años. En septiembre de 1987 intentó colarse en un concierto de Santana en Florida, pero fue detenido y expulsado; luego se dirigió a un club cercano en el que, dado su estado, la montó y se puso a aporrear y patear la puerta, hasta que salió el encargado, que casualmente era experto en artes marciales… El bajista llegó al hospital con una cara nueva en la que no había dos centímetros sin fractura, además de un ojo casi reventado y un brazo roto. En coma. Diez días después murió. El karateca fue condenado por homicidio involuntario a menos de dos años y salió a los cuatro meses. Desgraciadamente, según quienes lo conocieron, Pastorius debió buscarse algo así durante toda su vida, a pesar de lo cual la sentencia parece corta, pues seguro que al segundo o tercer directo ya estaría KO. Tenía 35 años.

John Lee ‘Sonny Boy’ Williamson murió antes del nacimiento oficial del rock & roll, pero su influencia es reconocida por no pocos de los máximos representantes de esto. Cantante, compositor y armonicista de blues, se le recuerda por ese estilo en el que sólo su armónica acompañaba a su voz. Sus mejores años fueron los de entreguerras, cuando grabó discos de gran popularidad y ventas (discos de 78 revoluciones por minuto). El 1 de junio de 1948, Williamson fue asesinado (no a tiros sino a palos) para robarle en una calle de Chicago mientras iba a su casa. Investigaciones posteriores afirman que el músico había estado jugando a las cartas y que había ganado bastante dinero, y que fueron algunos de los que habían perdido los que lo asaltaron, le dieron una paliza de muerte y le robaron. Consiguió llegar a casa. Su mujer lo encontró tirado ante la puerta. En sus últimos estertores dijo que había ganado mucho dinero aunque no tenía nada encima. Lo llevaron al hospital, donde murió a las pocas horas. Dicen que sus últimas palabras fueron: “Lord, have mercy”, o sea, “Señor, ten piedad”, tantas veces repetidas en el blues. No hubo detenidos. Tenía 34 años.

¡Qué peligrosa llega a ser la vida del músico de rock!

Visita el blog de Carlos del Riego.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .