La vida a través de «I’m a survivor»

Un momento de la obra «I’m a survivor». Foto: Alba Muñoz.

En medio de la pandemia, la compañía Proyecto 43-2 estrenó un espectáculo basado en la muerte del padre de su directora, María San Miguel. Era el momento de reivindicar la palabra muerte cuando hablamos de fallecimiento, cambiar el duelo y la tristeza por la vida, hacerse preguntas y responder a las dudas cuando el cuerpo, y nuestra cultura, nos invita al abatimiento. La pieza, «I’m a survivor», se representa este sábado 27 de noviembre, a las 20,30 en el LAVA de Valladolid.

Por ISAAC MACHO

El espectáculo I’m a survivor que la compañía Proyecto 43-2 trae este sábado 27N al Laboratorio de las Artes de Valladolid (LAVA) surgió a raíz de la pandemia pero tanto este extraño visitante como sus efectos continúan entre nosotros. María San Miguel ha querido reunir en su casa artística a su padre —un ser extraordinario, muerto poco después de declararse la epidemia de coronavirus en nuestro país—, y a su madre que le acompaña en escena.

Su padre, Bernardo San Miguel, y su madre, María José Santos, nacieron en los años cincuenta y trabajaron por la democracia y educaron a su hija «en los valores de los derechos humanos, la libertad y el respecto a la diversidad”, como reconoce la dramaturga y actriz.

Están sobre el escenario, pues, personas que creen a pies juntillas en “la justicia social, en los servicios públicos y en lo colectivo para generar una sociedad mejor”. Todo “un ejemplo e inspiración que puede provocar preguntas o deseos”, asegura su autora.

El montaje de I’m a survivor nace para documentar una historia concreta, la muerte de un ser querido pero lo que pretende es también rendir un homenaje a todos los seres humanos en una especie de catarsis colectiva. Pone en escena hablar de la muerte pero también de la vida y de los temas universales que nos afectan a todos “porque en el duelo hay algo central por lo que todas las personas vamos a pasar antes o después: la supervivencia de quienes sobreviven a la muerte de un ser querido”, señala su creadora. Aprender a vivir en el duelo y después de él le han hecho «volver a la raíz, desde lo más íntimo a lo más social», y le han llevado a «tomar decisiones desde el ámbito vital y político”.

Esta pieza documental que analiza lo que le ha ocurrido a la gente durante este tiempo de confinamiento —enfermedades, miedo, resiliencia, muerte y duelo—, partiendo de la propia historia familiar de María San Miguel, describe también las dudas, inseguridades y miedos de esta etapa que nos ha tocado vivir a millones de personas.

Madre e hija en el montaje creado tras la muerte del esposo y padre de las protagonistas. Foto: Alba Muñoz.

La obra I’m a survivor muestra la realidad de la cultura española al reflexionar sobre el tema de la muerte. La sociedad esconde la cabeza debajo del ala. No quiere ver ni oír. Tras pasar por este trance de perder a su padre, María San Miguel, ha vivido en primera persona la tradición judeocristiana que nos lleva de la mano del ocultamiento y del silencio al referirnos a ese tránsito. Por ese motivo, ella decidió lo siguiente: “Desde la noche en la que mi padre se estaba muriendo, no utilizar eufemismos. Ni siquiera me gusta decir mi padre falleció. No. Mi padre se ha muerto. Si no nombramos la realidad, no existe. Por eso la muerte también es política. Porque si no la nombramos, la visibilizamos, no forma parte de nuestra vida cotidiana”.

Tras una ruptura tan honda donde los individuos nos quedamos sin herramientas, sin saber qué hacer, “la vida sigue”, levanta la cabeza la dramaturga. “Tienes que seguir con tu trabajo, produciendo para el sistema, cuando no tienes ni fuerzas para levantarte de la cama. Es una trampa”. Precisamente por eso decidió también «seguir con este proyecto adelante, aunque el germen cambiara radicalmente con la muerte de mi padre. Porque hay que poner la muerte encima de la mesa. Como tantas otras cosas que existen y silenciamos”.

Madre e hija nos invitan en este espectáculo —estrenado en el pasado Festival de Otoño de Madrid— a hacernos preguntas sobre las circunstancias que vivimos los individuos, sin excepción. Todos los días cae la noche, y luego amanece.

Una escena de «I’m a survivor». Fotografía: Alba Muñoz.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.