«Das Gegenteil 491. Producción y proceso», de Eduardo Fandiño / Crónica de una inauguración

«Das Gegenteil 491. Producción y proceso» es el título de la misteriosa, poética, íntima y pulcra instalación del artista Eduardo Fandiño que se puede contemplar, en la galería leonesa Espacio_E, hasta el 1 de mayo de 2022. La inauguración, un tanto inusual, congregó en la tarde-noche del 31 de marzo de 2022 a varias decenas de personas en el entorno de la galería. Se había anunciado como «un encuentro performativo de carácter intimista sobre arte, producción y proceso». Esta es la crónica, por partida doble, de aquel día memorable.

Por ELOÍSA OTERO

Acaban de sonar las ocho y ya vemos a lo lejos, al doblar la esquina del final del Crucero y encaminarnos por la calle Azorín, a un grupo de gente apiñada ante el escaparate de Espacio_E, la galería de Pablo Martínez.

Pero cuánta gente, ¿qué pasará?, comenta un señor del barrio a su pareja, cerca de nosotros.

Pues una exposición en la galería de Pablo, responde la señora con convicción vecinal, mientras ambos siguen su camino.

Cuando llegamos, Eduardo Fandiño se encuentra dentro de la galería, sentado en una silla cara a cara con Antuan Mohan, también sentado, charlando animadamente. La puerta está cerrada. Nos unimos a los artistas y amigos que contemplan la escena desde fuera, a través de la cristalera, algunos un poco decepcionados por tener que estar ahí, esperando, sin saber si habrá que entrar luego poco a poco y de uno en uno o qué. A la vez, en medio de la expectativa, se palpa la alegría y el contento de cuantos nos hemos dado cita en el lugar.

Alguien cuenta que, un ratín antes, Fandiño había salido de la cerrada galería y, después de mirar uno por uno a cuantos allí se encontraban, señaló a Antuan y le preguntó que si le apetecía acompañarle, que le gustaría hablar a solas con él sobre la exposición. La respuesta fue que sí; entraron, cerraron la puerta, y se sentaron a conversar al otro lado del escaparate acristalado.

En el exterior de la galería el tiempo va pasando; algunos pocos se van, otros llegan… ¿Pero no se puede entrar? Todavía no. ¿Y que hacen los dos ahí dentro? ¿Se podrá entrar cuando acaben?…

La situación es divertida, de alguna manera. Y como público —«No existe el espectador, tampoco el público» es el mantra de esta exposición, cabe decir que somos muy respetuosos. Mientras Fandiño y Antuan siguen hablando, aprovechamos para observar también, con más detalle, la enigmática y preciosa instalación que el artista ha titulado «Das Gegenteil 491. Producción y proceso«. Desde esta perspectiva, la instalación presenta tres partes bien diferenciadas (sin incluir la pantalla de vídeo ni el erizo marino sobre fondo rojo de la entrada):

De frente, varios cientos de blancos y frágiles caparazones de erizos de mar, hechos de escayola e iguales solo en apariencia, porque Fandiño ha utilizado cinco moldes distintos en su realización, se extienden como una alfombra por el suelo y más allá, también por la pared que tenemos enfrente, hasta el techo. A un lado, podemos ver otras dos piezas realizadas a partir del sobrante de los moldes: la que se me ocurre llamar «mapa de corales» sobre la pared (Antuan más tarde la definirá como «constelación»), y la que se levanta cual estalagmitas desde el suelo.

De pronto, Fandiño y Antuan se levantan para mirar más de cerca algunos detalles de la exposición, de espaldas a la calle. Antuan, además, ha pisado (con cuidado) uno de los erizos… que se rompe, claro, distorsionando bellamente la composición. Se despiden con un abrazo. Y Antuan sale de la galería, con una gran sonrisa y diciendo a cuantos le preguntan por la acción que ha tenido lugar dentro que… ya lo contará en una crónica. Fandiño, por su parte, termina por desaparecer en los adentros de la galería y aún tardará en salir un buen rato. Así que, mientras vuelve, aquí tenéis la crónica de Antuan Mohan (yo continuaré con la mía más abajo):

«Das Gegenteil 491. Producción y proceso». Exposicion de Eduardo Fandiño en Espacio_E. Inauguración, 31 de marzo de 2022. Fotografía: Antuan Mohan.

COMO SI PECES EN PECERA FUÉRAMOS

Por ANTUAN MOHAN

Con la bella luz del atardecer fuimos llegando al Espacio_E para asistir a la presentación de la instalación de Eduardo Fandiño Das Gegenteil 491. Producción y proceso. En el camino mi amiga Silvi me explicaba que esa palabra alemana significa ‘lo opuesto’. Una vez en la galería, el espacio permanecía cerrado y podíamos contemplar la instalación a través de una gran cristalera y departíamos con las amistades y conocidos. En un momento Fandiño salió para darnos la bienvenida y después comentó que quería pasar un tiempo a solas conmigo. Así que ambos pasamos al interior de la instalación mientras el resto contemplaba desde fuera qué pasaba.

Fandiño siempre impecablemente vestido como un dandy con los zapatos lustrosos y, esta vez, con más melena, me acompaña. Al entrar me llamó a la atención un molde de erizo de mar sobre fondo rojo, de una pulcritud y pureza prístina. El resto del espacio era media pared y suelo lleno de esos moldes en blanco y delante de ellos Fandiño dispuso dos sillas una enfrente de la otra y me invitó a sentarme y tomar un momento con los ojos cerrados y en silencio. Con Fandiño además del arte nos une el yoga, una conexión que surgió en confinamiento en la distancia a través de los videos que hice en ese momento. Así que empezar casi meditando me hizo sentirme muy cómodo.

«Das Gegenteil 491. Producción y proceso». Exposicion de Eduardo Fandiño en Espacio_E. Inauguración, 31 de marzo de 2022. Fotografía: Antuan Mohan.

Curiosamente la conversación comenzó hablando del proceso artístico de lo que podíamos ver. Y me contaba que justo en el confinamiento empezó a trabajar con los moldes de erizo como un proceso intimista consigo mismo que le había ayudado a descubrirse y autoconocerse. Su fascinación por el erizo viene de la idea de fractal en la naturaleza. Los fractales ya le habían llamado poderosamente la atención en un proyecto anterior con fotografías de gran formato que había realizado en los pantanos de León, donde los brillos del agua mostraban esa fractalidad. Esa idea de repetición que hay en la naturaleza llevada a la repetición del molde de ese fractal, configurando un infinito que lleva al estado meditativo, de autoconocimiento, de autodeterminación, de evolución, de libertad… tal y como me comentaba Fandiño.

«Das Gegenteil 491. Producción y proceso». Exposicion de Eduardo Fandiño en Espacio_E. Inauguración, 31 de marzo de 2022. Fotografía: Antuan Mohan.

Todos los recortes de yeso de ese proceso en la galería pasan a ser otras dos obras. Una en la pared y otra sobre el suelo. La primera como una constelación, la segunda como estalagmitas. Y en medio, nosotros, en esa conversación intimista en la que Fandiño me hace partícipe de todo el proceso. Precisamente por estas cualidades del proceso, de lo íntimo, de lo personal contigo mismo, la acción que idea para su presentación es esta que narro: Una conversación íntima que haga crecer a ambos sin las alharacas de lo espectacular en nuestros tiempos, alejado de las performances-espectáculo de algún arte actual.

Al final Fandiño me invita a romper uno de los moldes de erizo de la sala para alterar la composición.

Y con esa sensación de reposo e intimidad similar a la que sentí cuando buceé con bombona la primera vez, vuelvo a percatarme que hay un público fuera que quiere saber, que quiere entrar, que nos mira como si peces en pecera fuéramos…

«Das Gegenteil 491. Producción y proceso». Exposicion de Eduardo Fandiño en Espacio_E. Inauguración, 31 de marzo de 2022. Público a las afueras de la galería. Fotografía: Antuan Mohan.

SOBRE LA «DECLINACIÓN» DEL ERIZO

Por E. OTERO (…continuación)

Tras un primer momento de desconcierto, la puerta de la galería se abrió y al final todos pudimos entrar, en pequeños grupos y con mucho cuidado para no pisar las piezas. Eduardo Fandiño tardó un buen rato en salir, pero al final se unió a los artistas y amigos que habíamos acudido a la inauguración de su primera gran exposición individual en una galería. Cuando alguien le preguntaba por la instalación, advertía que ya lo se lo había contado todo a una persona, y que no pensaba hablar más de ese tema. Así que… a disfrutar. Y sí, lo disfrutamos todo: la exposición, estar con amigos y colegas a los que hemos echado tanto de menos en estos tiempos, y tomar unas cañas más tarde en un bar cercano, ya caída la noche, cuando Espacio_E cerró sus puertas.

Le pregunté a Fandiño por qué había escogido a Antuan Mohan entre todos los presentes. «Cuando le vi, supe enseguida que con él iba a estar a gusto y que podríamos hablar tranquilamente, porque él es una persona que hace yoga, y que tiene curiosidad por las cosas, le gusta conversar, es cariñoso…».

Pero la exposición-instalación de Fandiño en Espacio_E se merece algunos merodeos más, y eso que Antuan Mohan ha sabido resumir muy bien sus entresijos a partir de su conversación íntima con el creador.

Así que aprovecharé las notas que tomé días antes de la inauguración, mientras hablaba con Fandiño sobre sus proyectos multidisciplinares (fotografía, vídeo, instalaciones, performances), y en concreto sobre esta muestra que él quería presentar con una acción performativa muy concreta, de caracter íntimo, incidiendo en el mantra que figura al dorso de la tarjeta de la exposición: «No existe el espectador, tampoco el público».

:: ‘The Wilderness’ y ‘Das Gegenteil 491

Concebida como una instalación compleja que juega con lo performativo, ‘Das Gegenteil 491. Producción y proceso‘ se aleja de la búsqueda habitual de Fandiño en estos últimos años. La idea le surgió de forma tangencial a su investigación para ‘The Wilderness’ («La naturaleza salvaje»), el proyecto con el que obtuvo, en 2021, una de las cinco Becas de Creación Artística del Instituto Leonés de Cultura (ILC), y que le ha llevado a explorar «los entresijos de los mecanismos de transmisión en el arte y las narrativas contemporáneas abordando la idea de obra total».

‘The Wilderness’ —proyecto «transdisciplinar de filiación cinematográfica pero que trasciende los límites físicos que impone el formato audiovisual para anidar en la instalación, la performance y la escultura como partes integrantes»— le había llevado previamente, entre otras cosas, a realizar «fotografías marinas» en el pantano de Riaño («en arte, la palabra ‘marina’ se utiliza para hablar de temas y piezas relacionadas con el agua, aunque no sea la del mar», comenta). Fandiño trabajaba con una cámara de gran formato, y observó que «en las fotografías había repeticiones a modo de fractales, en las que se repetía la estructura de los modelos». Aquello le llevó a investigar los fondos marinos de los pantanos leoneses y allí hubo algo que le llamó la atención: el caparazón de los erizos. «Me fijé en esa belleza fractal universal y decidí reproducirla».

Así pues, ese fue el sentido primigenio de ‘Das Gegenteil 491. Producción y proceso‘, una instalación procesual en cuya manufactura Fandiño se ha volcado durante los últimos dos años y, de manera total, durante los largos meses de confinamiento por la pandemia de covid-19. Jornada tras jornada, en la soledad de su taller este creador fue moldeando, uno a uno, varios cientos de caparazones de equinoideos, o erizos de mar, a partir de cinco moldes de silicona facilitados por Alexplays.

Al mismo tiempo, reflexionaba «sobre los procesos productivos y reproductivos propios del sistema del arte contemporáneo», cuestionando sus fundamentos mientras se sumergía «en una sucesión cíclica dentro de la copia, de la copia, de la copia, de la copia…». Hasta que empezó «a declinar el producto, y a utilizar el residuo que sobraba al sacar el erizo del molde para que formara parte de la exposición, declinando las múltiples posibilidades del material que configura la muestra».

De pronto había encontrado un lenguaje, ahí, en esa íntima y poética «declinación» de los erizos, inmerso en un proceso creativo que, para Fandiño, «no termina ni tiene fin, es un proceso performativo que continúa… sin saber a dónde te va a llevar». O dicho de otra forma: ¿dónde empieza la acción artística y donde termina, cuando esa acción artística es una forma de vida?

Fandiño necesitaba explicarlo de alguna manera, que se entendiera, y de ahí la idea de convertir el acto de inauguración en un encuentro intimista con una única persona, elegida casi al azar entre los asistentes… sin que ello fuera considerado como un desdén hacia el resto. Como cultivador de prácticas artísticas híbridas y expandidas, Fandiño considera que la definición de performance como «acto físico-energético y mental que tiene lugar en un espacio-tiempo y en comunión con el público» es tan solo una opción entre muchas. Él concibe las performances como «acciones», y busca con ellas, frente a la alienación actual, «trascender a la masa». «Yo solo entiendo la performance cuando implica una transformación individual, de individuo a individuo, desde un tú a tú, porque yo no soy más que nadie: tú eres artista, cualquier espectador es artista», sostiene.

Entre los ecos que resuenan en la conversación, citaremos solo tres significativos, a caballo entre el arte actual y la revisión de las vanguardias de los años 50 y 60: Ai Weiwei (y sus 100.000 pipas de girasol de porcelana en la Tate, Sunflower Seeds, en 2010), Valcarcel Medina (y su conferencia «Una sola vez», en el Musac, 2013) y Joseph Beuys («Cómo explicar los cuadros a una liebre muerta», 1965)… De este último surge, precisamente, la idea de que «cada uno de nosotros es un artista», en el sentido de que «existe una creatividad latente en todas las esferas del trabajo humano». O, dicho con palabras de Fandiño: «hasta el siemple acto de servir unas lentejas cuando comes en familia puede ser, y de hecho lo es, un acto performativo».

Eduardo Fandiño y Antuan Mohan, conversando en Espacio_E. Foto: Eloísa Otero.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.