El corazón de Silvia Clemente palpita, como una patata frita

1-1-silvia-patata

La consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Silvia Clemente, además de conceder llamativas subvenciones a una empresa de su pareja, firmó con ella un contrato de investigación en el que la Administración cedía todos los derechos de explotación de las posibles patentes.

últimoCero

El jocoso ripio infantil “mi corazón palpita, como una patata frita” no tiene ninguna gracia en Castilla y León. Especialmente para los agricultores que en los últimos años han podido escuchar cómo la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, capaz de inspirar escandalosos dossieres informativos a cuenta de sus derroches, ha dispensado un “trato de favor” legal a su actual pareja sentimental, el industrial patatero Javier Meléndez, director gerente de Patatas Meléndez y Agroinnova.

Si el pasado lunes la revista Interviú dedicaba 5 páginas enteras a la polémica consejera castellano y leonesa repasando sus campañas publicitarias “multimillonarias” (que acaban sirviendo para amordazar a los medios de comunicación regionales –ver archivo adjunto–), sus “extraños” gastos de protocolo (que no son delito para la Fiscalía del TSJ) o la realización de obras “ajenas a su departamento”, ahora son los socialistas de la Comunidad los que quieren saber más y con más detalle, sobre “las subvenciones recibidas por las empresas Patatas Meléndez y Agroinnova S.L. en el periodo comprendido entre 2010 y 2013 de las distintas consejerías de Agricultura y Ganadería, Fomento y Economía”. Para ello ya han registrado formalmente ante la Mesa de las Cortes una solicitud de documentación.

Y es que al margen de las sorprendentes subvenciones que ya provocaron encendidos debates en el Parlamento regional por llegar a superar los 4 millones de euros y suponer, como media, el 75% del importe global de la inversión proyectada, puede que haya más que pelar.

últimoCero ha tenido acceso a un contrato que pone de manifiesto hasta qué punto el ‘corazón amarillo’, que identifica la campaña publicitaria ‘Tierra de Sabor’ que impulsa la consejera, palpita como una patata frita… siempre que se apellide Meléndez.

El contrato, con vigencia hasta finales de 2011, tenía por objeto “el encargo por la empresa Patatas Meléndez S.L. al Itacyl (Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León) de un asesoramiento y asistencia técnica para la realización de un proyecto de ‘Innovación en el procesado de productos derivados de la patata: diseño y desarrollo de productos de IV gama, prefritos y chips, dirigidos a dar un alto valor añadido a productos de Castilla y León”.

Según el citado contrato, la empresa pública Itacyl, ponía a disposición de Patatas Meléndez un equipo técnico e investigador y, a cambio, la patatera suministraba “las materias primas necesarias para la realización del proyecto” y abonaba 623.293 euros (más IVA).

Distintas fuentes de la Consejería de Agricultura confirman que los primeros contratos suscritos por el Itacyl para personal que acabó prestando sus servicios en las instalaciones de Patatas Meléndez o Agroinnova se refieren a finales de 2008 y se cobijan bajo el paraguas de las “actividades propias del proyecto ‘Innovación en el procesado de productos de IV gama de prefritos dirigidos a dar un alto valor añadido a productos de Castilla y León”. (…)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un Comentario

  1. Roger Unciti

    El artículo de Ultimo Cero está basado en el artículo de El Norte de castilla cuya información está mal. Si miran la tabla que acompañan, suman las cifras de otras dos empresas que nada tienen que ver con esta empresa (Congemasa SL y Gambanatural de España SL) . Por tanto. el porcentaje de subvención indicado no es correcto.

    Para que lo vean ustedes mismos:

    Haz clic para acceder a Listado%20de%20subvenciones%20publicado%20por%20El%20Norte%20de%20Castilla.pdf

    La suma de las subvenciones 640.883,32 + 944.000,00 NO DA 3.254.939,71 euros; sino 1.584.883,32 euros. Luego el porcentaje de lo subvencionado, como decía, tampoco es correcto porque la inversión total no son 7.773.568,59 sino 3.598.427,62 euros para un porcentaje global de subvención respecto de la inversión total de 44.04%.

    Supongamos fe de erratas, desde luego, pero el artículo no sirve para ilustrar el artículo.

    Un saludo

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: