La batalla contra el hambre está perdida (III)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El fotógrafo leonés JM López inicia una nueva serie especial para TAM TAM PRESS desde Somalia, a donde se ha desplazado recientemente para retratar las dificultades que vive el país africano.

Por JM LÓPEZ/AFP
(Texto & Fotografías)

Que Somalia es un país castigado por la hambruna no es ninguna novedad, pero de vez en cuando conviene recordarle a nuestros orondos estómagos occidentales que el hambre mata a más personas que cualquier guerra en el mundo. Frecuentemente es consecuencia directa de ellas y otras veces ha sido utilizado como arma de destrucción masiva, especialmente en esta región de África, como bien explica el periodista y escritor Robert Kaplan en su libro Rendición o hambre.

Según un informe presentado este mes por la organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), unas 857.000 personas necesitan ayuda urgente por falta de comida en Somalia. La cifra incluye unos 203.000 niños menores de cinco años que sufren malnutrición aguda, todos ellos en su mayoría son desplazados internos.

El hospital Banadir es el centro sanitario público más grande de Mogadiscio. Desde el año 1991 hasta el 2006 estuvo cerrado y fueron los Tribunales de las Cortes Islámicas que gobernaban entonces los que se encargaron de reabrirlo. En la actualidad no recibe ayuda por parte de ninguna institución, la última fue la ONG alemana CAP ANAMUR que abandonó el país hace dos años por culpa de la falta de seguridad. “Hemos hablado varias veces con el ministro de Sanidad y nos ha prometido venir a visitarnos. Desde que fuera nombrado hace dos años no se le ha visto nunca por aquí a pesar de que su oficina está a 500 metros”, afirma Yahya Adul Kadir, médico del hospital.

En la unidad de desnutrición infantil ingresan 10 nuevos pacientes todos los días, algunos con cuadros muy graves; de hecho el 90% de los que están en UCI no se salvarán. “Nosotros podemos administrarles suero y glucosa para estabilizarles pero el problema es que cuando regresen al campo de desplazados inevitablemente volverán a empeorar, es un circulo vicioso del que es muy difícil escapar”, se lamenta el doctor. Otros, además de desnutrición, presentan quemaduras en todo su cuerpo provocadas mayormente por accidentes domésticos, muy frecuentes en esta parte de África dónde los alimentos se cocinan en hogueras improvisadas.

Si todavía alguien se pregunta a dónde van a parar los fondos procedentes de los organismos internacionales como Naciones Unidas, AMISOM o el Banco Mundial, la respuesta es que Somalia todavía encabeza la lista de los países más corruptos del mundo.

  1. Pingback: Los desahuciados de Mogadiscio (IV) | Tam-Tam Press

  2. Pingback: Vuelve el fútbol, vuelve el espectáculo (V) | Tam-Tam Press

  3. Pingback: Sin novedad en el frente (VI) | Tam-Tam Press

  4. Pingback: La tradición puede más que el sentido común (VIII) | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: