TAC / Un “gulag” frente al ático del alcalde

Un actor da vida a Stalin, uno de los personajes incluidos en esta obra. Foto: L. Fraile.

Un actor da vida a Stalin, uno de los personajes incluidos en esta obra. Foto: L. Fraile.

La compañía franco-chilena Teatro del Silencio ha reproducido estos días uno de aquellos campos de trabajo forzado, durante sus dos actuaciones realizadas en la plaza Zorrilla de Valladolid.

Por LAURA FRAILE
últimoCero.com

Una de las propuestas más impactantes de esta decimoquinta edición del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle ha sido, sin lugar a dudas, `Doctor Dapertutto´, un espectáculo inspirado en la historia de Vsévolod Emílievich Meyerhold, un actor, director teatral y teórico ruso que acabó siendo asesinado por el régimen stalinista en el año 1942.

Esta obra, que ha sido dirigida por Mauricio Celedón y que se estrenó este mismo mes de mayo en Francia, ha sido el fruto de dos años de investigación sobre este artista. “Aunque ya había conocido la figura de Meyerhold durante mis estudios de teatro, pude profundizar en ella a raíz de haber leído su biografía. Su historia fue muy trágica. De hecho, eso es lo que más me tocó de él. Él estudió con Stalisnavski y fue el padre de la biomecánica, que fue una gramática corporal que cambió la manera de actuar de los actores. Meyerhold estuvo en el Partido Comunista e hizo teatro propaganda, pero llegó un momento en el que empezó a salirse de la línea que marcaba Stalin. Al final el régimen asesinó a su mujer, a él lo metieron en una prisión y después acabó siendo fusilado. Stalin lo hizo porque quería dar ejemplo y demostrar que podía matar al mejor artista de su época. Meyerhold podría haberse ido, ya que muchos se exiliaron, pero él no lo hizo. Quería estar en Rusia porque se sentía comunista”, resume Mauricio Celedón.

La compañía Teatro del Silencio ha desarrollado dos propuestas escénicas inspiradas en este personaje. Una de ellas ha consistido en una marcha en la que una veintena de actores han representado el papel de los prisioneros de un gulag. “Han estado deambulando en unas jaulas tiradas por un tractor del que salía nieve. Los actores, que en parte eran de la compañía y en parte otras personas a las que hemos invitado a participar después de una formación de tres días, representaban el papel de estos prisioneros sometidos a trabajos forzados”, continúa Mauricio.

Una de las escenas de 'Doctor Dapertutto' reproduce el entierro de Lenin. Foto: Laura Fraile.

Una de las escenas de ‘Doctor Dapertutto’ reproduce el entierro de Lenin. Foto: Laura Fraile.

La segunda propuesta, en la que han participado exclusivamente una veintena de actores de la compañía y que ha podido verse este jueves y viernes en la plaza Zorrilla, ha consistido en un espectáculo en el que se combinaban circo, pantomima, danza y música en vivo para representar un periodo muy concreto de la historia de Rusia que abarcaba desde finales del s.XIX al año 1940. “En este caso hemos vuelto a representar un gulag, aunque este espectáculo estaba concebido como un fresco. En él han podido verse escenas que mostraban el asesinato de los zares, la muerte de Lenin, la toma del poder por parte de Stalin, la entrada de Meyerhold en el Partido Comunista, el asesinato de su mujer o su propio asesinato. La idea era hacer un juego caleidoscópico en el que todo pasara al mismo tiempo y en el que el ritmo no se detuviera nunca. En la obra se ha podido ver todo el proceso, incluido cómo los actores estaban cambiándose de vestuario”, resume Mauricio.

Para hacer esta obra este director de teatro recurrió a buena parte de los textos que Meyerhold dejó escritos antes de ser asesinado. “Dejó muchas cartas, conferencias y reflexiones sobre la puesta en escena que, después de que éste muriera, fueron custodiadas por Eisenstein“, aclara. “La obra es una crítica a la rigidez del comunismo. Es un tema que está completamente de actualidad, tal y como podemos ver con todo lo que está pasando con Putin. Por otro lado, lo que pasó con Meyerhold es lo mismo que pasó con Víctor Jara durante la dictadura de Pinochet”, continúa este artista.

Esta obra ha permitido que Mauricio Celedón regrese a Valladolid siete años después de que recibiera el premio del público por su espectáculo `El purgatorio´, una pieza que también representó dentro del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid. Este director teatral, que abandonó su Santiago de Chile natal en el año 1979, pasó tres años de su vida en Madrid, donde se dedicó al teatro de calle. Mauricio se marchó a vivir a Francia en el año 1981, donde empezó trabajando junto a Marcel Marceau. En 1989, a medio camino entre este país y Chile, creó la compañía Teatro del Silencio, una iniciativa impulsada junto a su mujer Claire Joinet con el deseo expreso de hacer un teatro popular, que tuviera lugar en la calle y que, sobre todo, fuera comprometido. Actualmente la compañía está formada por una veintena de personas, la mayor parte de ellas de origen francés y chileno, aunque también hay un actor inglés, uno ruso y otro catalán. `Doctor Dapertutto´, la propuesta que hemos podido ver estos días en Valladolid, se estará representando durante este verano en varios festivales de teatro de Francia, como por ejemplo el de Aurillac. Gracias al Teatro del Silencio el espíritu de Meyerhold, pero también el recuerdo de todo el horror vivido en los gulags, seguirá estando vivo por mucho tiempo.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: