Karlos Viuda recrea en negro y grises la magia tribal de los Gurunsi

El artista Karlos Viuda en Espacio E. Fotografía: Vicente García

El artista Karlos Viuda en Espacio E

Por CAMINO SAYAGO

El artista leonés Karlos Viuda muestra en Espacio E una colección de aguadas en pequeño formato, inspiradas en la cultura Gurunsi. Un pueblo africano que habita en la región de Burkina Faso y a la que debe el título de esta exposición: Tiébele. Son treinta obras de temática tribal, composiciones en blanco y negro muy sencillas, basadas en motivos geométricos, y, como es habitual en sus trabajos anteriores, evocadoras, oníricas, gestuales, surgidas de su universo polifásico y surreal.

Los habitantes de Tiébele viven en Burkina Faso, en el occidente africano, próximo a Mali, Níger y Costa de Marfil. Muy lejos de León, la ciudad en la que Karlos Viuda crea sin parar y sin descanso para el relax. En esta exposición, el artista explora el componente primitivo de las telas que las mujeres de esta tribu pintan en sus casas para mantener a raya a los malos espíritus o para propiciar la suerte. Y lo lleva a escena con el lenguaje de la abstracción y una gran economía de medios que busca trasladar toda su magia y sencillez a estas treinta pequeñas piezas, aguadas con la tela incorporada como collage.

—Tiébele, es tu último trabajo. Una serie formada por treinta obras de pequeño formato. El título es muy africano…

—Tiébele es una región de Burkina Faso, que me encontré por casualidad, como luego te contaré. Me fascinó saber que, a pesar de ser una de las zonas más pobres, tiene una vasta cultura. Sus habitantes son los integrantes de la tribu Gurunsi y viven en casas de barro en las que las mujeres crean pinturas abstractas y geométricas que adornan las paredes de sus chozas de barro, con fines mágicos.

—¿De dónde surge la inspiración de esta temática tan tribal?

—No hay nada que más me inspire que las librerías, las ferreterías y las tiendas de los chinos… Y un día, después de estar ojeando un libro de Le Corbusier en el que hablaban de como el arquitecto suizo se había visto influenciado por la arquitectura Gurunsi, me picó la curiosidad y buscando esa arquitectura , me encontré con todos esos motivos tribales dibujados en sus casas… a los pocos días, un paseo por un bazar chino cerró el circulo. encontré una tela que contenía la esencia de Tiébele y me dije: esta idea te persigue… tienes que hacer algo.

—Todas las obras están realizadas en negros y grises. ¿La ausencia del color permite que resulten más rotundas?

—En esta ocasión al ser collages y tener la premisa de integrar la grafía de la tela, la escala de grises me parecía más propicia y, de todos modos, tengo querencia al b/n, tanto en pintura como en fotografía, la economía de medios también suele ser otra premisa de mi trabajo.

—Seguramente, sin querer, les has aportado tridimensionalidad. Algunas es como si de pronto quisieran salirse del papel…

—Queriendo, y queriendo mucho je je je, la tridimensionalidad en mi trabajo ha sido una constante desde hace muchos años…. casi estas piezas son las que menos.

—Incluyen una especie de cintas con estampado geométrico, ¿por qué aparecen en todas como un amuleto?

—Me encantaría que se interpretaran como amuletos, la verdad es siempre he tenido debilidad por utilizar la caja contenedora en mis trabajos por esa vinculación con el relicario. La espiritualidad en el arte me interesa mucho…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

—¿Eres un pintor que añora la escultura?

—Tengo claro en qué territorio me muevo, a pesar de que en estos momentos estén rotas todas las fronteras, sé que mi trabajo no es escultura, me puedo apropiar de estrategias escultóricas, pero es pintura pintura siempre.

—¿Son el reflejo de una nueva etapa o más bien dan continuidad a esa abstracción orgánica de los últimos años?

—Soy yo viviendo… hago lo que quiero sin pensar en nada más que en mi apetencia de cada momento. No me preocupa en absoluto las trayectorias, etapas y coherencias, porque son etiquetas que les corresponde a otros estructurar o definir. Yo siempre he sido ecléctico, buscando obras que me emocionen. Yo, con no defraudarme a mí mismo ya tengo bastante.

—En la línea de otras obras realizadas recientemente, lo figurativo remite una vez más a lo onírico. Son figuras muy evocadoras e imposibles. Austeras y a la vez complejas, parece que proceden de un universo extraño… un mundo natural y a la vez artificial ¿de qué rincón de la realidad o de tus sueños proceden?

—Tengo ganas de ver otras cosas… y las pinto. Y hay lenguajes que son más propicios para esa exploración.

—Surrealismo, subconsciente, son términos unidos a tu expresión… que tienen estos dibujos de ti y del mundo que te rodea?

—Todo y nada, somos incapaces de crear nada nuevo, ya ves cual fue el origen de TIÉBÉLÉ… mi orden y mi gusto.

—¿Qué ha pasado con tu pintura contemplativa?, ¿Estas en otra etapa?

-—Soy polifásico… je je je, yo no abandono nada, cuanto más trabajo, más caminos se abren a mi paso, y como soy muy curioso me adentro en todos los que puedo, digamos que tengo muchas vías de exploración en las que me muevo con plena libertad. Para hacer un arte sincero hay que sentirse libre, sin complejos ni ataduras… para eso se es artista.

 

Acerca de Camino Sayago

Periodista leonesa

Un Comentario

  1. Molador

    Guay ¿Que buena sonrisa!

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: