“Morir de viento”. La poesía que a Jorge Pascual le brota como flores

Jorge Pascual, con la violonchelista Mónica Jorquera, durante la presentación del libro. © Fotografía: Eloy Rubio Carro.

Jorge Pascual, con la violonchelista Mónica Jorquera, durante la presentación del libro hace unas semanas en Mansilla de las Mulas (León). © Fotografía: Eloy Rubio Carro.

Morir de Viento
JORGE PASCUAL
Editorial Manual de Ultramarinos, 2015.

Acompañando la breve presentación que Bruno Marcos hace del genial rapsoda y no menos asombroso poeta leonés Jorge Pascual, vuelan y aquí ventilan de la muerte versos de su libro ‘Morir de viento’. El poemario, recién reeditado por Manuel de Ultramarinos, se presentará en el Bar Belmondo (León) el próximo 25 de junio, jueves, a partir de las ocho y media de la tarde. Además, Jorge Pascual intervendrá en un espctáculo-poético el próximo viernes 12 de junio, a las nueve de la noche, en el Café Ristán del Hotel Quindós, acompañando a los artistas circenses de La Pequeña Victoria Cen dentro del programa “Le Pasquín 2015” que organiza la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de León.

Por BRUNO MARCOS
astorgaredaccion.com

Es lógico que la editorial Manual de Ultramarinos reedite este libro de Jorge Pascual, de hecho es la editorial perfecta para hacerlo porque está compuesta por lectores y escritores que escarban en lo olvidado, en las ‘librovejerías’ y en el rastro, y buscan lo que siempre está a punto de desaparecer pero que, bajo el polvo, todavía brilla. Extraído directamente del olvido y, aún más, de la casi inexistencia dan al papel reciclado de los libros viejos sobre los que estampan sus letras este Morir de Viento del iluminado poeta Jorge Pascual.

Primera edición de

Primera edición de “Morir de viento”. Leteo, 2003. Agotado.

Hará casi un año que me encargaron a mí preparar la edición y puedo decir que el libro existe hoy milagrosamente. El relato popular cuenta que a un todavía adolescente Jorge Pascual sus amigos, Rafael Saravia y Silvia Zayas, le convencieron de reunir los poemas que se dispersaban en libretas, cuadernos de espiral, hojas arrugadas y hasta servilletas, y editarlo. El libro se agotó o desapareció. Yo sólo había leído fragmentos, poemas aquí y allá, oído alguna recitación, trozos que me enviaba en extemporáneos correos electrónicos espaciados en el tiempo por meses, años y hasta lustros. El editor de Manual de Ultramarinos, Juan Carlos Carbajo Larsen, aseguraba haberlo leído en una biblioteca pública vigilado por un funcionario que lo custodiaba. Al final llegó un ejemplar salvado de la disolución total hasta mis manos y hube de teclearlo verso por verso, letra a letra, y eso me hizo tener una relación muy peculiar con el libro, un tiempo lento que me hacía sentir que el libro lo iba escribiendo yo o que yo me fuera ‘jorgepascualizando’.!

Pascual no se acuerda de la gente a la que dirigió aquellos poemas de hace más de un decenio y en un arranque higienizador quiso borrar las dedicatorias y no sé cómo le convencí de dejarlas.

Portada de

Portada de “Morir de viento” editado por Manual de Ultramarinos en 2015.

Ahí están como versos libres ondeando también al morir de viento, también rescatadas del olvido, aunque probablemente nunca llegarán a saber que sus nombres fueron reescritos.!

Jorge Pascual no hace una poesía que pretenda explicar el mundo si no que le sale una poesía que es producto del mundo, que le brota como flores, que es parte del mundo.

Escribo en ese prólogo las cosas siguientes que les quiero reproducir para invitarles a leer a un poeta tan excepcional: “Jorge Pascual, o Carbalho Branco, o Carbajo Blanco, o Caballo Blanco es un ser dulcísimo que cruza las palabras e inventa otra sintaxis a lomos de un ingenio deslumbrante ante el que uno se queda meditando cómo se le pueden ocurrir esos versos, por ejemplo: “La habitación flota de grises luminosos por los rincones más estrechos” o “Soy de la luna tan rota” o “Estar solo es un patio mecido en sus propias orillas”.!

(…) Sus poesías son mucho más vivaces que cualesquiera correspondencias baudelerianas y de una plasticidad mucho más fresca que cualquier alquimia del verbo rimbaldiana. En ella se dan las uniones más inesperadas, a años luz de la fórmula aquella apolillada del encuentro casual entre una máquina de coser y un paraguas en una mesa de disección de los pleistocénicos surrealistas leautremontianos. Sobre todo su poesía es menos siniestra que casi toda la demás, incluida la mía. Mejor dicho, su poesía no es nada siniestra porque este poeta es un vitalista y tiene luz en los ojos.

(…) Intentar analizarlo es como meter un ave viva en un libro de pájaros y eso que es el mejor rapsoda, el mejor lector de versos de Europa.”!

Información relacionada:

Jorge Pascual (al fondo, en el espejo) durante la presentación del libro. © Fotografía: Eloy Rubio Carro.

Jorge Pascual (al fondo, en el espejo) durante la presentación del libro hace unas semanas en Mansilla de las Mulas (León). © Fotografía: Eloy Rubio Carro.

: : Algunos poemas de Jorge Pascual

1

SOY de la luna tan rota

y tengo tantos pedazos tuyos por mi piel,

que juraría que

un día éramos uno

y tú te separaste.

— — —
2

ESTAR solo

es inquietarse por el que ama, y

caminar de cuclillas por sus sentidos, besarlos,

besarlos en todas sus caras

y en todas sus aristas.

Estar solo es un patio mecido en sus propias orillas

como un mar tranquilo grita a las hierbas:

vacío!

Ante sus heridas de desierto

vacío!

Solo, solo me ahogo hasta el cuello en las lágrimas tajantes

de una verdad terrestre.

— — —
3

A la chica con Belleza, BA.

“BAJA a mi ojo,

escucha;

no paro de oírte, y

mirarte”

Conozco

el rincón capital de tus balcones,

por los que me asomo,

a la hora impuntual de

cada uno de mis sueños.

— — —
4

A Constanza: preciosidad

“GUÍAME del todo hasta que nazca

porque eres mejor que el principio.”

Las tuyas sí que son horas

tus manos,

sí que son tiempo.

Te paro al cuidarte.

Recién rezagada; eres un son,

un son de los ritmos de mis recuerdos.

— — —
5

A Donis, por secar mis ojos siempre que puede

ERES el ala que quieren escuchar

mis ventanas

para hacerse de almas nuevas.

Seguir naciendo de cualquier lado,

consta siempre en el presente.

Mar, cobijado de montañas sin un solo derrumbe.

En estos túneles de tiempo y verde,

ayudar a nacer caminos,

crecernos las alas

para ser caballo, o nube moribunda, o ser…

Dar costumbres sin aparecer,

secar las almohadas, luego el llanto,

volar!

Enseñar a desprender vientos desde el aire,

como visita guiada, por alguien que no sabe,

trotar sin vender nada,

vencer!

No lo aprendes en pupitres,

lo aprendes en vidas aún muriendo

compañero,

aún muriendo.

Jorge Pascual, con la violonchelista Mónica Jorquera, durante la presentación del libro. © Fotografía: Eloy Rubio Carro.

Jorge Pascual, con la violonchelista Mónica Jorquera, durante la presentación del libro hace unas semanas en Mansilla de las Mulas (León). © Fotografía: Eloy Rubio Carro.

Un Comentario

  1. Camino Román

    Precioso

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: