LIBERADOS los fotoperiodistas JM LÓPEZ, PAMPLIEGA y SASTRE tras haber pasado casi diez meses secuestrados en Siria

López, Sastre y Pampliega en una de las últimas fotografías antes de ser secuestrados en Alepo.

López, Sastre y Pampliega en una de las últimas fotografías antes de ser secuestrados en Alepo.

El Gobierno español ha confirmado este sábado 7 de mayo por la tarde que José Manuel López, Antonio Pampliega y Ángel Sastre, los tres fotorreporteros españoles que permanecían secuestrados en Siria desde el 12 de julio de 2015, han sido liberados hace solo unas horas. Desde aquí les abrazamos y nos alegramos con ellos, y con sus familiares y amigos… E iremos ampliando la información a medida que conozcamos nuevos datos.

Los tres fotoperiodistas han llegado a la base aérea de Torrejón (Madrid), en un avión de las fuerzas aéreas españolas, el domingo 8 de mayo por la mañana. Allí les esperaba la vicepresidenta en funciones del Gobierno, junto a la escalerilla del avión, y un poco más allá sus familiares, deseando abrazarles al fin. Las primeras imágenes muestran que los tres fotoperiodistas están visiblemente más delgados —según hemos sabido, José Manuel López en concreto ha perdido 15 kilos en estos diez meses de cautiverio—.

Según la agencia Efe, Pampliega fue separado de López y Sastre a los tres meses del secuestro, y solo después de siete meses los tres volvieron a encontrarse el sábado, 7 de mayo, día de su liberación.

Los tres fotoperiodistas en el momento llegar a Torrejón (Madrid), el domingo 8 de mayo por la mañana.

Los tres fotoperiodistas en el momento llegar a Torrejón (Madrid), el domingo 8 de mayo por la mañana. A la izquierda, Pampliega, abrazando a un familiar; en el centro López y a la derecha Sastre. / Foto: Efe.

Este es el teletipo de la Agencia Efe anunciando la liberación de los fotorreporteros:

“Los periodistas españoles Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre, que permanecían secuestrados en Alepo, al norte de Siria desde julio del año pasado han sido liberados, según fuentes del Ejecutivo.

Tanto el fotógrafo leonés José Manuel López como sus dos compañeros estaban en la ciudad siria siguiendo los enfrentamientos cuando fueron capturados a principios del mes de julio. Según se supo entonces, el último día que se había contactado con los tres fue el 11 de julio.

Durante este tiempo apenas se ha sabido nada de López, Pampliega y Sastre, hasta que a última hora de la tarde de este sábado el Gobierno español ha confirmado la liberación.”

En informaciones posteriores, la Agencia Efe confirmó, citando fuentes del Gobierno, que los tres fotoperiodistas habían sido liberados el sábado por la tarde y trasladados sanos y salvos a Turquía, desde donde un avión militar les iba a trasladar a Torrejón (Madrid) el domingo (algo que ya se ha convertido en realidad).

El Gobierno español señaló también a Efe que la liberación de los tres fotoperiodistas había sido posible gracias “al trabajo de muchos servidores públicos y la colaboración de países aliados y amigos”, principalmente en la fase final, desde Turquía y Catar.

Según han podido saber algunos compañeros y amigos del diario La Nueva Crónica (León), la primera llamada que ha realizado José Manuel López tras su liberación ha sido a su madre, que reside en la capital leonesa.

También Pampliega ha llamado a su madre, según se recoge en la página de Reporteros Sin Fronteras, asociación a la que pertenecen los tres fotoperiodistas:

“Cuando he hablado con él por teléfono ha sido maravilloso”, decía todavía emocionada María del Mar Rodriguez Vega, madre de Antonio Pampliega, a Reporteros Sin Fronteras. “Tenía la misma voz de siempre, la de cuando era niño, y me pedía continuamente perdón por lo que me ha hecho pasar”. María del Mar ha explicado que la familia sabía que los tres secuestrados estaban vivos. “Se ha portado todo el mundo muy bien. Quiero dar las gracias a Reporteros Sin Fronteras, por respetar el silencio que habíamos pedido y por el recuerdo permanente ante todo el mundo de su situación y la de todos los secuestrados”.  Ya relajada, la madre de Pampliega añadía que lo primero que va a hacerle a su hijo, es “un plato de espinacas con bechamel, que es lo que más le gusta”.

En la noticia de Pacho Rodríguez, colaborador de Diario de León, sobre la llegada de los tres compañeros a Madrid se apuntan algunos datos nuevos sobre las condiciones en las que transcurrió el secuestro:

“Los tres desaparecieron apenas unas horas después de haber entrado en el país por Turquía. Capturados por el Frente Al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, han pasado buena parte de su cautiverio juntos en una casa en Alepo, ciudad en la que antes de su secuestro se disponían a hacer un reportaje, aunque también les han ido moviendo por otras zonas del país, han informado fuentes que han seguido de cerca el caso.

Su guía, el sirio Usama Ajjan, al que ya conocían de viajes anteriores, colgó en las redes sociales varias fotos con sus «amigos españoles» nada más pisar suelo sirio, lo que inconscientemente pudo alertar a sus captores de la presencia de los tres periodistas en el país. De hecho, Ajjan fue capturado junto a los tres españoles, pero en su caso le soltaron unos 20 días después.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) les ha tenido localizados y exigió a sus secuestradores que les ofreciese lo que se denomina pruebas de vida, es decir, garantías de que los rehenes estaban vivos cuando los servicios secretos no podían comprobar este extremo directamente.

Preguntas

Estas pruebas han consistido en preguntas formuladas por los amigos o familiares de los periodistas cuya respuesta solo podían contestar correctamente los rehenes.

Otras veces consistió en un vídeo en el que los rehenes decían su nombre y la fecha del día en que se grabó el vídeo. Por lo general, presentaban un aspecto limpio y saludable, si acaso alguno de ellos más delgado. Durante el secuestro, los tres reporteros han recibido un trato razonable por sus captores, que incluso les han permitido ver el fútbol por televisión e intercambiar cartas con sus allegados.

Los tres españoles compartieron parte de su cautiverio con un ciudadano japonés y una mujer alemana embarazada.”

Separaron a Pampliega del resto

A su llegada a España, según recoge la Agencia Efe, los tres periodistas han explicado que el 90% del tiempo de cautiverio lo pasaron en habitáculos cerrados, y que los secuestradores les habían tratado bien y de manera correcta.

Aunque desconocen la zona del país en la que se encontraban, sí precisaron que les cambiaron de casa al menos seis veces, aunque en ellas siempre permanecían encerrados en una habitación.

Han añadido que en la habitación que estaban cautivos hacían ejercicio, para no aburrirse, y sólo en contadas ocasiones paseaban por un patio.

Los tres periodistas afirman que se encuentran bien aunque “desbordados” por la situación, por lo que han preferido no convocar a los medios de comunicación para explicar su cautiverio.

Tras aterrizar, se han trasladado a una cafetería de Madrid junto con sus familiares y amigos. Allí López ha explicado que sólo durante los primeros tres meses de cautiverio permanecieron juntos los tres.

Transcurrido ese período Pampliega fue separado de ellos y trasladado a otro lugar. López y Sastre han permanecido todo el tiempo de cautiverio juntos y hasta ayer, que fueron liberados, no habían vuelto a saber nada de Pampliega.

Tres fotoperiodistas “freelance” comprometidos con la paz

Sastre, López y Pampliega, que trabajan desde hace años como reporteros “freelance”, entraron en Siria desde el sur de Turquía el 10 de julio de 2015 y, dos días después, el 12 de julio, se perdió el contacto con ellos. Los tres tienen una larga trayectoria en cobertura de informaciones en zonas de conflicto.

El fotoperiodista leonés José Manuel López, de 45 años, acumula una larga trayectoria como corresponsal de guerra con un trabajo marcado por la denuncia de la injusticias por los que ha recibido multitud de premios. Tras once años trabajando en prensa, López se dedicó de lleno a hacer reportajes humanos y seguir los conflictos internacionales más candentes como fotoperiodista “freelance” a tiempo completo. Dicha actividad le ha llevado a Afganistán, Irak, Congo, Líbano, Palestina, Kosovo, Guatemala o Ucrania, entre otros destinos. En los dos últimos años se centró en la guerra de Siria, el conflicto de Sudán del Sur, Somalia o Irak como colaborador habitual de la Agencia France-Presse (AFP), realizando también distintas series de reportajes para TAM TAM PRESS. José Manuel López ha publicado sus fotografías en medios de comunicación como The New York Times, The Guardian, Le Monde, El País o Der Spiegel.

Antonio Pampliega, de 33 años, ha trabajado en zonas de conflicto desde 2008, como Irak, Líbano, Pakistán, Egipto, Afganistán, Haiti, Honduras, Siria, Somalia y Sudán del Sur, y sus trabajos han sido publicados en medios como CNN, BBC, El País, Público, EFE o Neupic, donde colabora desde 2013. En su blog Un mundo en guerra narra sus coberturas de conflictos bélicos desde 2008.

En este pequeño documental Pampliega explica muy bien cómo de difícil es la vida de los reporteros freelance españoles que se mueven por el mundo cubriendo conflictos:

Ángel Sastre, de 35 años, había estado seis años recorriendo América Latina como “freelance” para televisiones, periódicos y emisoras de radio nacionales y era la segunda vez que viajaba a Siria cuando fue secuestrado. En 2010, recibió el Premio Larra de la Asociación de la Prensa de Madrid para periodistas menores de 30 años y ha cubierto acontecimientos políticos y humanos para medios como la extinta emisora de televisión CNN +, Telecinco, Cuatro, Onda Cero, La Razón y El Confidencial. Antes, ejerció como corresponsal en Londres para Antena 3 y Onda Cero y con su trabajo ha denunciado la violación de derechos humanos en países como Argentina, México, Ecuador, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Perú, Chile o Colombia, y en los dos últimos años centró su trabajo en Siria e Irak. Su último mensaje en Twitter @AngelMSastre es del 10 de julio, cuando escribió desde Turquía la palabra “coraje” en español, francés y árabe.

Un total de siete periodistas españoles han sido retenidos mientras ejercían su profesión en Siria, un país considerado el más peligroso del mundo para ejercer el periodismo y “el más mortífero”, según Reporteros sin Fronteras (RSF). De los 119 periodistas de todo el mundo secuestrados en 2014, 27 fueron en Siria, y de los 66 asesinados, 15 lo fueron en ese territorio. Siria fue en 2013 el país más peligroso para los informadores, después de que más de la mitad de los 87 secuestros de periodistas registrados ese año en el mundo tuvieran lugar allí.

Información relacionada:

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

  1. Pingback: “Mujer, vida y libertad”. La peor pesadilla del Estado Islámico (IV) | Tam-Tam Press

  2. Ignacio Fernández

    Pocas fechas después de celebrarse el Día de la Libertad de Expresión, ésta es una noticia feliz a medias. Lo es sin duda por la liberación de estos informadores. No lo es porque se vuelve a demostrar lo difícil que es asegurar la libertad de expresión. Y no sólo en lugares en conflicto, aunque sea lo más evidente. Sean bienvenidos ellos tres y alegrémonos por ello.

  3. Pingback: Y López llegó a León | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: