“Eros Senex”, una antología sicalíptica en el templo de los Ultramarinos

Varios autores. “Eros Senex. Antología se poesía erótica y nostálgica”.
Manual de Ultramarinos. Sicalípticos. León, 2016

La última convocatoria de ‘Manual de Ultramarinos’, en León, resultó contra todo pronóstico más caótica que nunca. Siempre ha habido un poco de ‘juego al escondite’ en las convocatorias, pero en esta ocasión hasta unas horas antes no se supo el lugar. No sería extraño que alguien hubiera ido a Cantarranas en lugar de a Cantareros, ‘El templo de los Ultramarinos’.

Por JOSÉ MIGUEL LÓPEZ-ASTILLEROS / ELOY RUBIO CARRO

Por otra parte la chamarilería nunca estuvo tan abarrotada. La habitación al fondo que en otras ocasiones facilitaba el recogimiento, la oración incluso, se veía invadida por cajas, cajones, lámparas descolgadas como demonios desangelados y caídos, cajones de los que asomaban carpetas y recortes de ‘El País’ de su época fundacional; no sé si también ratones. Por ello la presentación de la última publicación de ‘Eros Senex,Antología de poesía erótica y nostálgica’ hubo de celebrarse en el largo pasillo que recorría el antiguo mostrador, una parte del mismo todavía dejaba un hueco que encajonaba a los dos intervinientes. Los asistentes se sentaban del otro lado, en un escaño corrido, contra la pared; por delante de sus narices los montones de libros, una máquina de escribir, ‘máquina delicada’, una grande radio antigua y montones, montañas de libros apilados; entre libro y librote una cachivachería variada, un hachón pascual, vasos repletos de lápices y rotuladores, cuarzos de cristal de colores variados, griales deportivos, algún cuadro minimalista o decolorado y el cartel de cine de ‘Las memorias del hombre invisible’ adherido a la pared, a espaldas de los intervinientes. En el suelo, pero elevándose hasta la altura de la barbilla de los espectadores un poco más alejados del cogollo de esta representación, un panel de señales de tráfico de autoescuela para hacer el repaso en tanto alguien se distrajera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La presentación estuvo a cargo de José Miguel López-Astilleros, cuyo texto íntegro reproducimos a continuación:

La primera plaquette de la colección Sicalípticos, Seis o Siete cuentos libidinosos y tres poemas erotómanos, presentada en 2015, nació en unos urinarios. En cambio esta segunda surgió durante una conversación en el café Ibiza. 

Con el título Eros Senex se pretendía, aunque sólo fuera desde la portada, darle un aire nostálgico al conjunto. La primera palabra ilumina el tema aglutinador. La segunda, en cambio, es más compleja de encajar, y hasta representa un riesgo por las muchas interpretaciones que pudiera promover. En realidad, se trataba de rescatar el viejo erotismo del siglo pasado, práctica que viene siendo relativamente usual en la elección de ciertos temas y autores ultramarinos. En definitiva, pecios que el deseo de una época pretérita ha dejado arrumbados en la piel arrugada de la memoria. Aunque por otra parte, el erotismo necesita de la imaginación para su desenvolvimiento, y ¿cuándo no es más necesaria la imaginación, que cuando la materia sobre la que se aplica es sólo polvo fugaz del recuerdo? Entonces es cuando interviene la palabra poética, creando ese universo erótico que se hace eterno presente en la carnalidad de las palabras. Sólo mediante la palabra erotizada ese ‘senex’ puede recobrar los usos amorosos y nostálgicos del ayer; si bien, ¡pobre senex!, la palabra poética siempre vence distanciándose de aquello que la originó, de modo que ese nuevo mundo surgido de los rescoldos de la pasión se pertenece únicamente a sí mismo.

En la presente antología cada poeta ha escogido el enfoque que ha estimado oportuno, pues el título es sólo un pretexto ultramarino, que se diluye en la libertad creadora de cada cual. Así, para Jorge Pascual las “curvas y las voces” de dos mujeres son “las voces de la piel bella”, epidermis emocionada por su contemplación. En cambio para Bruno Marcos los cuerpos “pueden caer al vacío o al tesoro”, cuya duda “¿Qué cosa es el tesoro?”, desdibuja la plenitud de Pascual. Más reflexivo se muestra José Luis Puerto, en cuya meditatio “Hay una escritura del cuerpo” que tiene lugar durante “El tiempo de la semilla”, ofrenda sagrada que no nos libra de la melancolía. Si la carnalidad hasta ahora no ha descendido hasta los abismos del deseo, serán las dos amantes del poema de la desconocida Catalina Guimarães, quienes entre la delicadeza del tacto y el instinto animal, nos recuerden entre metáforas que el amor puede ser entendido como el sacrificio de una víctima en el altar de “los mataderos de la aurora”. Aún así, todavía falta la palabra desinhibida que nos trae José Manuel Donís, para quien “Tu sexo huele a mar” y “Tu coño tiene el calor de una yegua”, cuyo ejercicio amoroso deviene en una melancolía que hace declarar al amante “Somos ángeles llenos de gravedad”, la gravedad de nuestra naturaleza temporal. En cambio Adriana Bañares irrumpe con toda la aspereza del resentimiento y el dolor del desamor, “Por haberme humillado tanto. Por haberme engañado. Por todo. Gracias por tu sinceridad.” En esa línea Nacho Abad nos enfrenta con el antónimo del vocablo ‘amar’, según él “Hay que conquistar las cimas altas del amor en los suburbios del cuerpo, en las escolleras de la carne”, quizás para descubrir que odiar puede ser también una manera intensa de buscar el amor. Una tarde doméstica se filtra en los versos de José Pérez Walias, donde el cuerpo de la amada se ha transformado en “…este blasfemar de arterias / y vísceras”, que desemboca en la inconsistencia del tiempo. Lejos de la claridad de la tarde de Walias, los “Suspiros de las vulvas yertas” de Eloy Rubio se escoran hacia las oscuridades de “mi indecisión / y luego muertos”. Por otra parte, Antonio del Campo concibe el erotismo como algo totalizador que llega “hasta el empeine del placer.”  Muy distintas son las deliciosas “Gotitas húmedas, pringosas”, “…mojadas”, “…malhabladas”, “…libertinas / y hedonistas”, “…ardientes / y deseosas”, “…lascivas, / insaciables, / tiranas”, “…ñoñas”, “…locas, / …mías, / gotitas yo” de los versos de Isabel Llanos, que nos sumergen en una sugerente voluptuosidad íntima. Y acorde con el título, los versos de Juan Bonilla tienen como centro a la actriz Nadiuska, mito erótico de sus años adolescentes, a la cual agradece “…las cientos de pajas / que nos hicimos fantaseando / que venías a dejarte / morder las tetas”. En un giro de palabras cóncavas y emociones convexas, Tomás Sánchez Santiago evoca el nombre de la amada y la convoca al amor, un amor que sospecha el otoño, pero que aún continúa anclado al tronco de la vida y los besos. Y para terminar, nada mejor que hacerlo con el poema satírico erótico festivo y soez de Eduardo Moga, a la manera de los poetas más rijosos de la Ilustración, cuyos tres últimos endecasílabos cierran la antología así: “Sueña siempre mi polla con tus tetas; / sueña mi lengua con lamer tu culo; / sueñan mis huevos con colmar tu coño.”

A continuación el poeta José Manuel Donís leyó una selección de los poemas de la antología. Y por último la poeta y actriz de ‘Prostíbulo poético’, un colectivo de Barcelona, Isabel Llanos leyó los poemas de las poetas de esta antología, el poema de Adriana Bañares,y el de Catalina Guimaraes y como colofón ‘Gotitas’, uno de sus poemas predilectos, al que añadió una versión masculina del mismo con que le replicó uno de sus admiradores.

...

El ritual fue cumplido con la visita, que acompaña siempre a la publicación de ‘Sicalípticos’, (La serie erótica de ‘Manual de Ultramarinos’), al puticlub clausurado hace ya lustros, ‘La sirena’, en Pinilla, donde se hacen la foto oficial y se procede a deslizar un ejemplar por bajo de la puerta, para que los espíritus animales de las hetairas de allende los mares acudan a proteger la procelosa inspiración de los ultramarinos en el año venidero.

...

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: