Diálogo sobre la tierra y el arte, con Fulgencio Fernández y Diego Segura, en La Vid de Gordón

El sábado 30  de septiembre, a las 18,30 horas, en el Centro de Interpretación del Clima de La Vid de Gordón (León) —donde todavía se puede ver la exposición “Estratos fracturados”— se celebrará una charla-coloquio entre dos personalidades de la cultura leonesa, el periodista de La Nueva Crónica Fulgencio Fernández y el artista plástico Diego Segura.

La propuesta de esta charla-coloquio lleva por título: “Diálogo sobre la tierra y el arte entre paisanos”, y se enmarca dentro de la exposición “Estratos fracturados” que se puede ver en el Centro de Interpretación del Clima de La Vid, en la comarca minera leonesa de Gordón. Una exposición en la que participan más de cien artistas leoneses o vinculados a León.

Diego Segura es uno de estos artistas, promotor del Taller 7 en la localidad leonesa de Genicera, en la montaña leonesa. Y Fulgencio Fernández, que vive muy cerca de Diego, en la localidad de Cármenes, lleva más de 30 años escribiendo sobre Cultura en los periódicos, pero también sobre el mundo rural y la lucha leonesa.

Centro de Interpretación del Clima en la localidad leonesa de La Vid.

:: Sobre Diego Segura

Retrato de Diego Segura, por José Pañeda.

Diego Segura (Ceuta, 1943), pionero del naturismo y del ecologismo en los años 70, pasó su infancia en Marruecos, junto al mar, y su juventud en Barcelona. Con casi 40 años, en 1982, decidió dejarlo todo, profesión incluida, para instalarse en Genicera, en la montaña leonesa, y vivir de una manera distinta: en paz y armonía con la naturaleza. Allí creó el “Taller 7” que antes había experimentado en Cataluña, un lugar de encuentro y aprendizaje donde se impartían talleres de yoga, meditación, arquitectura biodinámica, agricultura ecológica, artesanías, oficios tradicionales… Su intención era crear “una comunidad ecológica de vida natural” que funcionó durante años de forma intermitente, ya que Diego acabó encontrándose solo durante los inviernos, demasiado fríos para las gentes que pasaban por el Taller. Pero este artista espiritual y multidisciplinar ya portaba un gran bagaje vital cuando se instaló en Genicera. Antes había trabajado en una empresa internacional, como diseñador de interiores, y había estudiado arquitectura. También practicó el naturismo vegetariano y se acercó a distintas filosofías: teosofía, antroposofía, rosacruces, budismo, taoísmo, no-violencia… “Pasé por todas ellas para conocerlas y aprender de sus esencias. Esto me permitió conocer personalmente a Krishnamurti, a Lanza del Vasto (discípulo de Gandhi y fundador de la Comunidad El Arca) y a otros muchos ejemplos vivos de compromiso vital para la construcción de un mundo mejor”.

La pasada primavera, el Instituto Leonés de Cultura le dedicó una antológica en la Sala Provincia,“Miradas sensibles”, en homenaje y reconocimiento a su amplia trayectoria artística y vital.

:: Sobre Fulgencio Fernández

El periodista Fulgencio Fernández.

Fulgencio Fernández, a quien sus amigos y compañeros suelen llamar “tío Ful”, nació en 1958 en Cármenes, en la montaña leonesa, bastante cerca de Genicera (donde reside Diego Segura) y aún sigue viviendo allí. Comenzó a trabajar en la sección de Cultura del diario La Crónica de León a mediados de los años 80, cuando abrió ese periódico, y no sigue allí porque lo cerraron, pero continúa en la misma sección del diario La Nueva Crónica desde que la abrieron.

En los años 90 recibió el Premio César Morán por su dedicación al mundo rural y no se atrevió a dejar de escribir sobre ese mundo, le parecía como una traición. También recibió en el año 2000 el Premio Cossío de Periodismo, y en 2010 el accésit del mismo galardón, por sendos reportajes sobre mujeres leonesas anónimas y olvidadas, algo que sigue siendo su principal obsesión en su trabajo: hacer visible la aportación de la mujer en todos los ámbitos en la provincia leonesa. Precisamente el año pasado La Nueva Crónica publicó su libro ‘Leonesas y pioneras’, que incluye una treintena de historias recogidas por la provincia de León y en las que Fulgencio Fernández plasma la biografía de mujeres anónimas pese al trabajo que han desarrollado y a haber sido “las primeras en algo”.

Como tiene un pueblo y tres hijos, Fulgencio, que también publica artículos de opinión con un estilo único, ha escrito seis libros y plantado nueve árboles, aunque “dos se han secado y uno se lo comieron las vacas del vecino”.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: