Fats Domino y George Young, influyentes secundarios

Fats Domino fue uno de los arquitectos del rock & roll.jpg

Fats Domino fue uno de los arquitectos del rock & roll. 

Por CARLOS DEL RIEGO

Dos nuevas bajas en el planeta del rock. Fats Domino y George Young, imprescindibles arquitectos del rock & roll, no tienen la consideración de grandes estrellas, a pesar de lo cual influyeron de modo decisivo en la creatividad de primeras figuras del género.

Apenas hay semana en que el mundo del rock & roll no lamente la pérdida de alguno de sus más ilustres personajes, casi siempre veteranos de los tiempos heroicos. En esta ocasión se trata de dos nombres de gran relevancia y poder de influencia, aunque no puede decirse que fueran grandes estrellas mediáticas: el estadounidense Fats Domino, uno de los primeros diseñadores del rock & roll, y el escocés George Young, un tipo nacido para esto y que brilló en todas las vertientes del negocio.

Todo el que esté interesado por este tipo de música no tendrá problemas para identificar, al menos, tres o cuatro títulos del orondo cantante, pianista y compositor de Nueva Orleans. Pero además de su mérito como adelantado y de sus piezas históricas, Fats (Antoine) ejerció un poderoso influjo en algunos de los que, andando el tiempo, se convirtieron en permanentes números uno, como The Beatles. Tal cosa se deja notar sobre todo en los primeros momentos del cuarteto (cuando tiraban más de versiones), pero cuando le rindieron el gran homenaje fue cerca del final, y precisamente con la canción ‘Lady Madonna’. Esta injustamente menospreciada canción viene a ser un reconocimiento al rock & roll de dicha ciudad a través de Fats Domino; Paul McCartney siempre ha admitido (y con orgullo) que dicho tema tiene no poco del ‘Blue mondey’ del pianista (además también enumera los días de la semana), y que el sonido del piano y, sobre todo, el timbre de su voz, tratan de emular los modos y modulaciones de Domino: no hay más que escuchar el ‘Ain´t that a shame’ de Fats y luego el mencionado de Beatles para encontrar el parecido. Logró éxitos que sonarán siempre, pero tal vez su principal mérito sea lo que causó en posteriores creadores. Ah!, y no hay que olvidar que un tal Van Morrison le dedicó explícitamente el tema ‘Domino’, “a quien yo escuchaba en casa antes de ir a clase”, confesó el irlandés.

El compañero de viaje final del estadounidense es, a pesar de su excelente hoja de servicios, menos famoso entre el gran público que el anterior, pero George Young también tiene mucho bagaje que presentar. Lo curioso es que siempre será recordado como ‘el hermano de’. Escocés de nacimiento y australiano de adopción, mientras sus hermanos jugaban en el patio del colegio él ya había fabricado un éxito mundial como fue el siempre fresco ‘Frydeay on my mind’ de sus Easybeats; tal fue la importancia de esta brillante melodía que el propio David Bowie la incluyó en su álbum de versiones ‘Pin ups’ (1973), en cuya contraportada explicaba en primera persona y de su puño y letra: “Estas son mis canciones favoritas del periodo 64-67 en Londres…”; que un tipo con la capacidad creativa de Bowie elija y diga tal cosa sobre un tema que tú has compuesto debe resultar muy muy halagador. También supo George Young apuntarse a las nuevas corrientes como autor y productor (casi siempre con su colega Harry Vanda), logrando otros éxitos mundiales e incluso tomado parte en la aparición de aquello de la ‘new wave’ y del techno pop con los poco recordados Flash & the Pan (recomendable el ‘Walking in the rain’ o el ‘ Media man’). Sin dejar sus proyectos personales, y dado que sus adolescentes hermanitos Malcom y Angus también soñaban con el rock, George les explicó de qué iba esto y cómo funcionaba el negocio, les ayudó a poner en marcha el proyecto AC DC, luego les produjo sus primeros discos y, en fin, los colocó en la buena dirección. El resultado de este padrinazgo es de sobra conocido, y tal vez por ello el gran compositor, cantante, guitarrista, pianista, productor y sabelotodo del rock, siempre sea asociado a sus hermanos pequeños y recordado como ‘el hermano de’.

No cabe duda de que Fats y George lograron abrir nuevas vías artísticas y desencadenar la creatividad de otros músicos que, gracias a ellos, impulsaron el rock & roll en muchas direcciones. Fueron decisivos y la música popular sería hoy distinta sin ellos, pero pocas veces se coloca a uno o a otro en el giradiscos, cedé o cualquier utensilio que se use. Si acaso a través de sus ilustres admiradores. Es así.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: