La escritora leonesa Ana Isabel Conejo Alonso gana los 120.000 dólares del premio de poesía Manuel Acuña

La poeta y escritora leonesa Ana Isabel Conejo Alonso.

Con el libro titulado “Todo lo abierto”, la escritora leonesa Ana Isabel Conejo Alonso se ha alzado como ganadora de la quinta edición del Premio Internacional Manuel Acuña de Poesía en Lengua Española (México), dotado con 120.000 dólares y la publicación del poemario.

El fallo se dio a conocer el pasado 10 de noviembre en Coahuila (México), por parte de Ana Sofía García Camil, secretaria de Cultura en el Estado de Coahuila; Luis Fernando Valdés Cabello, notario público de la ciudad de Saltillo, y Salvador Álvarez de la Fuente, director de Literatura y Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura. Ana Sofía García resaltó que Ana Isabel Conejo Alonso es la primera mujer que obtiene este premio, puesto que en otras ediciones han sido ganadores poetas hombres y con procedencia de otros países.

El jurado calificó la obra como un libro unitario que arriesga sobre un tema vivencial al límite como lo es la enfermedad y de acuerdo a lo expresado, poseedor de originalidad lírica, calidad sostenida y un diálogo acertado con diversas fuentes de la tradición poética y cultural. El jurado estuvo integrado por Dana Gelinas, Jeniffer Clement y el maestro Juan Domingo Argüelles.

Enseguida se realizó una llamada telefónica a la ganadora, a quien se le dio esta sorpresa, así como la invitación para viajar a México y recoger su premio, ceremonia que tendrá lugar el próximo 28 de noviembre a las 7 de la tarde en el patio del Palacio de Gobierno del estado de Coahuila. Ana Isabel Conejo, en medio de la emoción, agradeció la noticia y destacó que su trabajo surge de la inspiración sobre el tema de la enfermedad, en especial del cáncer de mama, que ella misma padeció. “Es la mejor noticia para cerrar un año que empezó muy mal, no lo podía imaginar porque un premio de este prestigio realmente me parecía que estaba fuera de mi alcance, pero decidí atreverme, y presentarme, y no lo podía imaginar, muchísimas gracias”, expresó por teléfono la ganadora.

:: Ana Isabel Conejo, poeta; Ana Alonso, novelista

Ana Isabel Conejo Alonso (Tarrasa, Barcelona, 1970), hermana de la también poeta Julia Conejo, vivió su infancia y juventud en León, donde se licenció en Ciencias Biológicas. Tras aprobar una oposición, estuvo varios años dando clases en distintos institutos, en Albacete y La Mancha. Mientras, escribía y escribía, siempre. Actualmente reside en Ciudad Real, y se dedica de lleno a la literatura infantil y juvenil.

Como poeta ha publicado unos ocho poemarios, en su mayoría premiados. En 2003 obtuvo un accésit del premio Adonais, y en 2005 ganó el Hiperión, pero también se ha alzado con galardones como el Antonio Machado o el Ojo Crítico de Poesía-Segundo Milenio. Estos son sus poemarios publicados hasta ahora:

  • Umbral. Universidad de León, 1990.
  • Prisión o llama. Ponte Aérea, 1994.
  • Ciclos. Ayuntamiento de Campo de Criptana, 2002.
  • Vidrios, vasos, luz, tardes. Rialp, 2004.
  • Grises. Ediciones Azuzel, 2004.
  • Atlas. Ediciones Hiperión, 2005.
  • Colores. Editorial La Garúa, 2006.
  • Rostros. Ediciones Hiperión, 2007.

Sin embargo, lo que realmente le ha permitido abandonar la enseñanza y dedicarse a escribir no ha sido la poesía, sino la narrativa. Como autora de novelas juveniles, en colaboración con Javier Pelegrín, esta autora firma como Ana Alonso.

Desde 2006 Ana Alonso y Javier Pelegrín han firmado juntos más de una veintena de novelas —entre dos y tres por año— destinadas al público juvenil, y su serie “La llave del tiempo” es todo un referente del género. En 2008, además, ambos obtuvieron el premio El Barco de Vapor por el libro “El secreto de If”.

:: Un poema de Ana Isabel Conejo

NEGRO

Hay en los trajes de los muertos arrugas tan perfectas como el instante; puede verse en cualquier fotografía.

Mi bisabuelo con bigote, sombrero y ojos tristes, con todas las golondrinas de África pasando muy deprisa por detrás de sus párpados,

mi bisabuela vestida de silencio y de sombra, sus labios sin sonrisa apretados como lazos de corsé (qué pensaría ella del azul, de los desvergonzados colores del verano y del cielo),

mi padre inconcebiblemente joven, con la sotana de seminarista y, detrás de las gafas, una ignorancia total de la alegría,

mi madre caminando con su falda de tubo por una calle arbolada de Madrid (todos esos zapatos y bolsos de charol que su memoria expone como trofeos juveniles en los rastrillos de la conversación),

aquel vestido mío de terciopelo, tan cálido, tan triste y ajustado como entonces las noches a la ternura desolada de mis dieciocho años,

todas las ocasiones perdidas, todas esas

eternidades fraudulentas,
todas esas miradas coaguladas

en el instante de atención más falso,

todo ese hollín del fuego de la vida,

ese luto

de los cuerpos inmóviles revelados en plata

y en emulsión de olvido,

de rencor.

(Del libro: Colores. La Garúa, 2006)

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: