Canciones de éxito de la primavera de 1978

1978 fue uno de los grandes años de la %27new wave%27%2c con Elvis Costello en la cresta%2c pero dejó mucho más rock para el recuerdo.jpg

1978 fue uno de los grandes años de la ‘new wave’ con Elvis Costello en la cresta, pero dejó mucho más rock para el recuerdo.

Por CARLOS DEL RIEGO

Siempre resulta gratificante recuperar piezas de rock y géneros afines que hicieron época, que gustaron en todo el mundo y que no pierden brillo con los años. Así, en las listas de la primavera de 1978 se encuentran títulos que nunca han dejado de escucharse.

Seguro que alguien dijo alguna vez que para comprender el presente hay que entender el pasado. En el terreno del rock & roll la cosa no está tan clara, ya que si se revisan los temas de éxito de hace, por ejemplo, cuatro décadas, resulta difícil encontrar algún nexo con los temas que ocupan las listas en la primavera de 2018. Cierto que en los ‘charts’ de entonces también aparecen coas mucho más vulgares, tópicas y con finalidad eminentemente mercantil, pero aun así, aquellas listas se antojan envidiables. Además, también se hizo mucho rock & roll que no tuvo reflejo en ellas, aunque sí dejó su huella.

Cuarenta años atrás, en la primavera de 1978, el rock & roll es pura efervescencia. Conviven las formas de siempre con nuevos modos de entender y de hacer. En las listas inglesas la ‘new wave’ se hace notar, quedando claro que había ansia de cambios. Así, se dejan ver los neoyorquinos Blondie con una adaptación ‘nuevaolera’ de ‘Denis’, un tema que ya había sido éxito en 1963 y que cobró una segunda vida con el trepidante arreglo que tanto gustaba entonces. Uno de los ideólogos de esa nueva ola (como compositor y como productor) es el gran Nick Lowe, que conoció el sabor de los ‘charts’ con su cadencioso ‘I love the sound of breaking glass’. Precisamente uno de sus más aventajados pupilos, Elvis Costello, a quien produjo desde el primer momento, volvía con un magnífico segundo elepé y con canciones tan representativas de aquella época como ‘(I don´t want to go to) Chelsea’, pieza que no ha perdido chispa pasados cuarenta años.  Los ‘mutantes de Akron’, Devo, se atrevieron a hacer una adaptación revolucionaria en clave techno (del de la época) del clásico ‘Satisfaction’ de los Stones, una versión con tanta personalidad que hay momentos que uno se olvida de que ‘sólo’ es una reinterpretación. Una de las musas de los nuevos movimientos era la estadounidense Patti Smith, que en su tercer álbum incluyó el poderoso ‘Because the night’, escrita a medias con Springsteen y que sonaba destinada al éxito duradero desde su aparición.

Todo eso estaba en las listas de la primavera de 1978. Pero no todo era ‘new wave’, puesto que también había espacio para otros estilos. Como el reggae y su máximo profeta, Bob Marley, que deslumbró entonces con su álbum ‘Kaya’ y el rítmico y humeante ‘Is this love’, el cual se bailó mucho en la disco. También se dio a conocer en las listas Kate Bush, cuyos modos tenían que ver poco con cualquier cosa; con su agudísimo tono de voz  llevó el ‘Wuthering Heigths’ al número uno varias semanas; y eso que, en aquella España, un gracioso dijo que a veces parecía la voz de Gracita Morales… Y también en aquella primavera lucía el sol en la londinense calle Baker gracias al ‘Baker street’ del escocés Gerry Raferty; una pieza presidida por un ‘riff’ de saxo que no ha perdido fuerza ni personalidad.

En Estados Unidos los catálogos de éxitos estaban presididos por las canciones de la película ‘Fiebre del sábado noche’, una especie de maremoto cuyos efectos tardarían un poquito en llegar a Europa. Así, sonaban sin parar Travolta y Olivia con el ‘You’re the one that I want’, los Bee Gees con ‘Staying alive’, The Tramps con el ‘Disco inferno’…, el caso es que la cosa parecía flor de un día, pero el señor Tiempo ha decidido que perdure. También se hacía notar en los ‘charts’ estadounidenses el sonido barroco y brillante de los británicos Electric Light Orchestra con uno de sus (muchos) grandes temas, ‘Sweet talking woman’. Igual que el funk de Earth, Wind & Fire y su evocador ‘Fantasy’. Una canción que seguía en lista en la primavera del 78 a pesar de haber salido meses antes era la eterna (a pesar de que la letra habla de que nada es para siempre) ‘Dust in the wind’ de Kansas; se trata de uno de esos temas que se escuchan casi a diario casi en cualquier sitio, una de esas melodías que tienen la propiedad de gustar a todo el mundo, o casi.

Pero es que, además, en la primavera de hace cuatro décadas no llegaron a tener presencia en lista muchos grupos punk y ‘new wave’ que aun hoy mantienen nombre y prestigio. Y un tal Prince publicó su primer álbum, ‘For you’. Los alemanes Kraftwerk popularizaron la música techno con su extraordinario ‘Die Mensch Maschine’. AC DC, aun con Bon Scott, seguían añadiendo granito a su discografía con ‘Powerage’. Y también publicaron en aquella lejana primavera algunos viejos guardianes del rock como Frank Zappa, o nuevos valores con mucho que decir, como Tom Petty,

Para los incondicionales del rock & roll y estilos cercanos, aquellos fueron, sin duda, verdaderos buenos tiempos.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: