Paul McCartney, 77 años de vida, 60 de estrella mundial

Aun con 77 años, el tío sigue teniendo mucho rock & roll dentro.jpeg

Aun con 77 años, el tío sigue teniendo mucho rock & roll dentro. 

Por CARLOS DEL RIEGO

El gran Macca cumple estos días (18-VI-19) 77 añazos, casi sesenta de los cuales como estrella de alcance mundial. Pocos personajes habrá más conocidos en todo el planeta, y así viene siendo desde que, con su grupo, lanzó sus primeros discos, en aquellos primeros años sesenta del siglo pasado. Parece momento oportuno para echar un vistazo hacia atrás y recordar algunos momentos de tan abigarrada biografía.

Paul MCartney es, sin duda, uno de los grandes personajes de la cultura del siglo XX. A poco de convertirse en octogenario, parecen muy lejanos aquellos años sesenta que lo convirtieron en leyenda, ya que puede afirmarse que Paul es una estrella de la cultura desde hace casi seis décadas, las cuales han dado para mucho…

Llegada cierta edad, las aventuras y batallitas juveniles o adolescentes se recuerdan con nostalgia y una sonrisa comprensiva. Los Beatles dieron sus primeros pasos en el Kaiserkeller de Hamburgo (1960), pero un día recibieron una oferta mejor del Top Ten Club de la misma ciudad y la aceptaron; el dueño del primero quiso vengarse y denunció a George por ser menor y tocar sin permiso. Por su parte, Paul y Pete Best fueron a recoger sus cosas del piso, que también era del jefe del Kaiserkeller, y para jorobarlo clavaron un condón en la pared y le prendieron fuego. Al enterarse, el hostelero denunció a Paul y Pete por intento de incendio, por lo que el bajista fue detenido, se pasó varias horas en comisaría y fue deportado.

Sabido es que fue Bob Dylan quien, en 1964, les ofreció unos canutos de maría, pues entendió mal un verso de una de sus canciones y se convención de que era fumadores empedernidos. Al parecer fue Paul el que mejor asimiló el humo, ya que declaró que entonces fue la primera vez que “realmente pensé”. Con el paso de los años ciertas sustancias se hicieron notar en algunas canciones, como ‘Got you get into my life’ (‘Tengo que meterte en mi vida’). Y parece que así lo hizo, ya que Macca siempre tuvo un canuto a mano…, hasta 2015, cuando declaró que había dejado los porros, ya que no quería dar mal ejemplo a sus hijos, explicó. No hay que olvidar que había sido detenido varias veces en otras partes del mundo por idéntica causa. Como aquella en 1980 cuando fue arrestado en Japón por posesión de unos 200 gramos de marihuana en la maleta; la pena allí por esa cantidad era de siete años de cárcel, aunque dada la notoriedad del personaje ‘sólo’ pasó nueve días a la sombra y fue deportado; dice la leyenda que una vengativa Yoko Ono fue la que dio el soplo a las autoridades, ya que no soportaba que John ‘mancillara’ el hotel de Tokio donde ella y John vivieron sus días más apasionados.

Sí, es imposible hablar de Beatles o de cualquiera de sus integrantes sin que aparezca la sombra de Yoko Ono. Siempre será acusada de ser la causante de la disolución, y si es cierto que no fue factor determinante, seguro que algo ayudó a la desbandada. En los últimos tres años de vida del cuarteto, explicaba McCartney que “nos sentíamos un poco incómodos, casi amenazados por Yoko, que siempre estaba allí durante las grabaciones, sentada en los amplificadores; nosotros lo aceptamos, pero no demasiado bien”. Luego pensó que “si John ama a esa mujer, está bien, hay que aceptarlo y superar cualquier animadversión”. Hoy declara que su relación es “muy buena” con Ono. Fuera como fuese, aquella presencia debió contribuir lo suyo al choque de egos e intereses artísticos que los llevó al final.

Ya en solitario, Paul logró varias veces reverdecer la sensación de llegar al número uno, como con su disco ‘Band on the run’. Sin que se sepa muy bien por qué, Paul y sus Wings decidieron grabarlo en Lagos, capital de Nigeria; fue en 1973, año de enorme inestabilidad política que se sumaba a la violencia cotidiana en las calles, la corrupción generalizada, el gobierno dictatorial…; y además era verano, o sea, plena época de monzones. No puede extrañar que una noche Paul y Linda fueran asaltados y los ladrones les robaran lo que llevaba encima, incluyendo las primeras maquetas de algunas canciones del disco; al poco, en el estudio, Paul sufrió un desmayo que parecía un infarto, pero sólo fue un espasmo provocado por los muchos humos que se metía entre pecho y espalda. Y para rematar la ‘feliz idea’ de grabar en Nigeria, el icono de la música nigeriana Fela Kuti lo acusó públicamente de apropiarse y robar  música africana; el exbeatle lo llevó al estudio para que viera y escuchara por sí mismo, de modo que Kuti rectificó: “no, por supuesto que no nos robas”.

También se sabe de aquella noche de marzo de 1976 en la que Paul y John estuvieron a punto de volver a tocar juntos. Un ejecutivo de la televisión NBC lanzó en directo una especie de broma que empezó diciendo: “Los Beatles es lo mejor que nos ha pasado, no es sólo un grupo musical, sino parte de nosotros”, para a continuación añadir “La NBC me autoriza a ofrecer este cheque de 3.000 dólares para que vengan juntos a nuestro programa”. Ni que decir tiene que, de haber aceptado, el cheque hubiera tenido más ceros. El caso es que John y Paul estaban viendo el programa en el piso que aquel tenía en Nueva York (en el edificio Dakota); divertido, John bromeó: “Deberíamos ir, sólo estamos tú y yo, nos repartiríamos la pasta a medias”. Paul contestó que no, que estaban “de vacaciones y eso es trabajo, así que no”. Sin embargo, otra versión dice que John y Paul vieron con buenos ojos aquella posibilidad, pero no fueron juntos a la tele porque Yoko se negó, porque se puso pétrea como una esfinge y dijo que eso no iba a pasar (otra vez la sombra japonesa).

Se dice que, después del éxito monstruoso de ‘Trhiller’ (y tras haber realizado varias colaboraciones), Michael Jackson le preguntó qué hacer con tanta pasta. Paul le contestó que lo mejor era invertir en la compra de derechos de canciones famosas que, previsiblemente, iban a sonar durante años. Jackson le hizo caso y compró el 50% del sello Northern Songs, que poseía, entre otros muchos, gran parte del catálogo de Los Beatles. Paul se sintió traicionado, engañado, y quiso recomprar aquellos derechos, pero Jackson se negó, por lo que el exbeatle le retiró el saludo y lo trató de traidor.

En todo caso, Paul McCartney sí que invirtió bien: es propietario de los derechos de sus canciones, así como de parte de las que escribió y grabó con Beatles (con la compañía MLP, McCartney Productions Ltd.); y también de muchos otros títulos que van desde el rock & roll clásico (como el ‘That´ll be the day’ de Buddy Holly o el ‘Blue suede shoes’ de Carl Perkins), hasta piezas tan emblemáticas como ‘Hello Dolly’ (inolvidable la versión de Louis Armstrong), pasando por temas que fueron éxito en los años, 30 y 40 del siglo XX. En fin, que cada vez que suena una de su propiedad en la radio, en la tele, en el cine, en una cancha deportiva o en un concierto, Paul ingresa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: