‘Al pasar’, fotografías de Óscar García Bárcena en la galería Ármaga

© Fotografía de Óscar García Bárcena.

La galería leonesa Ármaga acogerá este mes de mayo las sugerentes fotografías de Óscar García Bárcena. La presentación tendrá lugar este viernes 30 de abril, de 18 a 21 horas, con todas las medidas anticovid.

Al pasar’, se titula esta muestra, en la que el fotógrafo ha disparado su objetivo sobre momentos del discurrir cotidiano, captando escenas que, en general, solo su ojo y su cámara son capaces de detener y convertir en un relato misterioso, como la imagen que ilustra esta entrada (que tanto puede remitir a un pintor como Edward Hopper, en este caso concreto).

Así se explica el propio Óscar García Bárcena: ‘’Como fotógrafo en color siempre me interesó la pintura y, como fotógrafo documentalista, integrarla en un documento. Como fotógrafo de calle me interesa la luz. Soy un lobo solitario que valora sobre todas las cosas el acto fotográfico y me interesa algo menos lo que viene después, aunque no lo desprecio. Mi escenario es mi barrio y alrededores empezando por mi portal. He desarrollado por necesidad un limitado territorio fotográfico y me fuerzo a sacarle todo el partido que puedo. Funciono por impresiones más que por un tema o motivo y no edito mis fotografías, estas deben tener lo que considero correcto desde la toma con la cámara’’.

© Fotografía: Óscar García Bárcena.

Reproducimos un texto del músico y escritor Ildefonso Rodríguez sobre el fotógrafo leonés, músico a su vez, y su mirada tan especial sobre lo que sucede y no sucede “Al pasar” por la calle.

Óscar García Bárcena ha compartido, desde hace años, las sesiones de música improvisada del colectivo Jaula 13 que conduce Rodríguez y que, en los últimos años, se llevaron a cabo en el bar Ret Marut los primeros viernes de cada mes.

FOTÓGRAFO CAMINANTE

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ

Por las calles de las sombras luminosas, las siluetas, los reflejos, ilusiones de espejismo. Figuras en estado de fluidez, circulan, levitan, parecen deslizarse, flotan en un medio no sujeto a la gravedad.

Óscar, cuando es músico, toca el bajo, se encarga de los graves, posar al grupo en la tierra, que toque tierra, que la pulse; y suele tocar unas líneas que en jazz se llaman bajo caminante, walking bass: avanzan, progresan, aunque sea en círculos. Eso mismo hace cuando es fotógrafo caminante.

Hay una hojarasca, la ciudad bajo una parra en la que pica el sol, ciudad vegetal a pesar de las aristas y los materiales pulidos que la construyen. Pero no son sólidos. Es una geometría fluyente, materias deslizantes. Se diría que también las calles pasan ante nosotros como un tren, de cercanías o de larga distancia.

O es una maqueta filtrada por haces lumínicos y rayos.
Y quienes pasan, ¿qué humanidad tienen? ¿Sienten, padecen? ¿Son transparentes también, son maniquíes? Entre las transparencias y las opacidades, ¿hay soledad en esas calles? ¿Son seres solitarios, como en los cuadros de Hopper?

En el juego de la representación (toda fotografía es fantasmal, simulacro de un afuera indiscernible) esas figuras habitan su propio espacio, el que Óscar les ha abierto con su imaginación y su cámara, y podemos suponerles la misma humanidad de quienes ahora las estamos mirando. Su condición es ir de paso. Son gente común, aunque sean bidimensionales y estén reflejadas y parezcan translúcidas. No están al otro lado del espejo, son nuestros conciudadanos, los conocemos, están yendo a lo suyo, lo común a todos y también lo que cada cual lleva dentro y es intransferible cuando pasa a nuestro lado. Van despiertos y por la calle.

Tramas, celosías, escaparates, interiores y exteriores como laberintos superpuestos: todos los espacios de la visión, del que mira con la agilidad del furtivo.

Lo vacío, lo lleno: un bazar espaciado. Cuando hay una figura parada, otra avanza, la adelanta.

Tramas superficiales que no impiden la proliferación de los planos, los corredores que se abren en la distancia. Y las trampas (“el paraíso de las trampas”, escribía André Breton en Nadja). Como si estuviéramos en un espacio curvo, hay deformaciones: el escaparate de una librería con los títulos de los libros vueltos del revés, leemos de derecha a izquierda el nombre de una autora, cabeza abajo. Pero son deformaciones inocentes: al fondo, los rótulos de los comercios están donde siempre, la heladería se entiende, dan ganas de entrar a pedir uno de fresa. Colores de alegría urbana.

 

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .